Celéstica en Juglar

Celéstica en Juglar

Tras la obligatoria pausa veraniega hemos inaugurado nuestra particular temporada de conciertos asistiendo a la actuación ofrecida por Celéstica en la sala Juglar de Madrid.

Fotografía: Beatriz García

Durante el mes de agosto que acaba de terminar Madrid no ha estado tan desprovista de oferta musical como en años anteriores, gracias a algunos conciertos —como los que tuvieron lugar en el Teatro Pavón durante las pasadas Fiestas de San Cayetano— que hicieron las veces de improvisado oasis estival. A pesar de todo estaba deseoso de que llegara el mes de septiembre, una época muy propicia para que las bandas publiquen nuevo material y pongan en práctica el resto de planes fraguados durante el verano. Pero no hay nada mejor que asistir a un concierto para dar por iniciada la nueva temporada musical y, de entre todas las posibilidades de la abultada agenda para este fin de semana, finalmente decidí quedarme con Celéstica. Ya había tenido ocasión de verlos en directo durante la época en que publicaron el EP Círculos perfectos (autoeditado, 2014), si bien desde entonces les había perdido la pista y la presentación de sus nuevas canciones parecía una ocasión idónea para retomar el contacto.

Celéstica comenzó su concierto con una breve introducción instrumental, seguida de una «Círculos perfectos» que pronto dio paso a «Carros de fuego», el primero de los temas nuevos que se presentaron durante la actuación. No terminé de enterarme de si se trataba de un homenaje a Vangelis o una mera coincidencia de títulos pero mientras meditaba sobre ello tuvo lugar el que probablemente fue el punto más intenso de la velada, correspondiente al binomio formado por la excelente «Casi invencibles» y «Saltando entre gigantes». Tras un «Vals de Cracovia» que hizo las veces de interludio instrumental pudimos escuchar otra de las novedades presentadas por el grupo, una canción titulada «Berlín» con letra de la teclista Marisol. Después de dos temas tan señeros como el reciente single «En mi cabeza» y «Viajes de verano» la banda interpretó la única versión de la noche, una revisión de «Yo quiero verte danzar» del cantante siciliano Franco Battiato que sirvió de falso final del concierto: los miembros de Celéstica no tardaron en regresar al escenario para, esta vez sí, poner fin a la actuación con «Palabras» —su último sencillo— y «Refugio invernal».

La actuación de Celéstica presentó escasas fisuras, estando planificada al detalle y dejando apenas nada al azar pero sin que se sintiera en absoluto encorsetada. La sección rítmica hizo gala de solidez y arropó debidamente a su cantante Juan Sebastián Alarcón, cuyo trabajo como guitarrista cobra mayor interés cuando exhibe su vis más melódica. Pero Marisol Pindado merece una mención especial puesto que, además de concentrarse en los sintetizadores tras los cuales se parapetaba, estuvo a cargo del sampler que la banda usa frugalmente y empuñó una guitarra durante la porción más rockera del repertorio, sin que sus tareas vocales se resintieran por ello. La duración de hora y cuarto distó de ser comedida pero no llegó a resultar excesiva, teniendo en cuenta que Celéstica había tomado posesión del escenario de la sala Juglar en exclusiva, sin estar acompañados por otra banda. Y, después de lo visto ayer, esperamos tener pronto noticias suyas acerca de la publicación de sus nuevas canciones.

Celéstica en Sala Juglar

Politólogo a mi pesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola