Entrevista a Blacanova: «Estamos muy satisfechos con nuestro disco de despedida»

Entrevista a Blacanova: «Estamos muy satisfechos con nuestro disco de despedida»

Interrogamos al guitarrista Paco Arenas acerca del ¿final? de Blacanova, deteniéndonos en su álbum póstumo La cabeza y sin pasar por alto los numerosos proyectos actuales y futuros de los componentes del sexteto sevillano.

Fotografía: Cristina Rodríguez Ibáñez / Juan Manuel Alonso

Para quien no os conozca, contadnos quiénes sois Blacanova y el origen de vuestra obsesión por esos niños inquietantes que pueblan las portadas de vuestros trabajos.
Somos un sexteto (Edu, Cristian, Inés, Armando, Villa y Paco), habitualmente asociado a estilos como el shoegaze, el dream pop, al post-punk e incluso al post-rock. Siempre hemos intentado hacer canciones con una cierta identidad propia y con los años, a medida que íbamos aprendiendo, creo que conseguimos definir sonidos, estructuras y líricas personales en nuestras canciones. El componente visual siempre fue importante ya desde nuestros primeros conciertos en 2006 o el primer EP que editamos en 2007. El sonido del grupo tendía a la creación de atmosferas densas y a experimentar con muchas texturas que combinaban momentos luminosos con otros más bien oscuros y desasosegantes, lo que se complementaba bien con letras muy oníricas y cargadas de referencias literarias y cinematográficas y con proyecciones que servían de apoyo a la música. Las portadas de los discos pueden encuadrarse dentro de esa estética.

Según vosotros, ¿cuándo deja una banda de ser emergente? ¿Os incomoda que se os aplique ese adjetivo?
Está bien que cada persona aplique los adjetivos que quiera. Desde el principio nos dimos cuenta de que el tipo de música que nos gustaba hacer no era precisamente la alegría de la huerta y ello nos alejaba de ciertos ámbitos. Pero al mismo tiempo, tengo la sensación de que nuestra música ha sido respetada y apreciada por personas menos obsesionadas con la caducidad de las canciones o que no tenían prisas al escucharlas. Así que, aunque no fuese algo buscado, más que emergentes no sé si hemos sido más bien una banda un poco divergente dentro del panorama nacional. Por ello, haber conseguido editar cuatro LP, varios EP y singles dentro de nuestro ámbito me parece que es algo de lo que debemos sentirnos contentos.

Intuimos que la dedicación a la música ocupa un espacio muy grande de vuestro tiempo. ¿Qué supone ser músico para vuestras relaciones laborales, diarias o personales?
Está claro que no podemos vivir de esto, pero le hemos dedicado mucho tiempo, esfuerzo y recursos. En mi caso es algo muy importante de lo que no quiero prescindir mientras tenga ideas en la cabeza. A mí me encanta hacer canciones con mis compañeros, grabarlas en las mejores condiciones posibles y ensayar. Y si esto te gusta realmente, la verdad es que, en la medida de tus posibilidades, no puedes evitar ir cambiando y mejorando tu equipo con el tiempo, siempre buscando conseguir nuevos sonidos que te resulten emocionantes. Es una inversión que te hace muy feliz, aunque económicamente sea un absoluto desastre, claro.

Es preferible dejarse de lloriqueos y pasar a la acción, haciendo canciones y tocando en la medida de tus posibilidades.

¿Consideráis que el modelo musical actual ayuda a las bandas emergentes? ¿En qué creéis que es necesario hacer cambios?
Ni siquiera sé si existe un modelo actual que ayude a nadie. A nivel público hace años que el apoyo a músicas más alternativas se desplomó y cada grupo hace lo que puede y le dejan. Se ha llegado a un punto en el que se habla de entretenimiento más que de cultura y si se hace música poco lúdico-festiva o al margen de la demanda imperante la cosa todavía está más difícil. En cualquier caso, estos inconvenientes no deben importarle lo más mínimo a alguien que quiera hacer música, claro. Es preferible dejarse de lloriqueos y pasar a la acción, haciendo canciones y tocando en la medida de tus posibilidades.

La última Ley de Presupuestos Generales del Estado ha reducido al 10% el IVA aplicado a la música en directo, ¿qué suponen estas pequeñas victorias?
Está muy bien que el IVA cultural haya bajado. No está claro si esa bajada repercutirá en el público o servirá para aumentar los márgenes de otras personas. Ya lo veremos.

¿Qué opinión tenéis de los festivales que inundan la programación?
Hay algunos con carteles extremadamente similares, pero creo que eso ya lo sabe todo el mundo y no tiene mucho sentido abundar en ello y en sus causas. Algunas personas seguimos creyendo que a la gente le encanta encontrarse con músicas que se salen de lo común, aunque se lo pongan difícil. Nunca se sabe dónde vas a encontrarte con el grupo que va a cambiar tu vida, así que es bueno explorar y buscar cosas desconocidas en los festivales.

¿Cómo os preparáis para un concierto?
Los conciertos sólo se pueden preparar ensayando todo lo que se pueda, especialmente si la producción de lo que vas a interpretar es compleja. Si no ensayas bien, vas a interpretar mal siempre, por muchas posturas imaginativas que se te ocurran. Personalmente, me encantaría tener más tiempo para ensayar y preparar al milímetro los enlaces entre canciones con cosas sorprendentes que no están en las grabaciones, pero todos tenemos obligaciones laborales que limitan en parte todo esto. Esa debería ser la meta siempre: sorprender para bien a la gente que conoce tus canciones.

Estamos muy satisfechos con nuestro disco de despedida. Pensamos que es un buen compendio del tipo de canciones y de la producción que nos gusta y hemos venido desarrollando a lo largo de estos años.

Creemos que con cuatro álbumes publicados vuestros principales referentes ya deberían ser conocidos, pero sí nos gustaría saber qué elementos fundamentales influyeron en la creación de las canciones de La cabeza.
Estamos muy satisfechos con nuestro disco de despedida. Pensamos que es un buen compendio del tipo de canciones y de la producción que nos gusta y hemos venido desarrollando a lo largo de estos años. Además, repetimos grabación con Raúl Pérez en los estudios La Mina. Además de las habituales capas superpuestas de guitarras, de la base rítmica contundente y de las combinaciones de voces, el nuevo disco también profundiza en el uso de sintetizadores que ya hicimos en Regiones devastadas. En La cabeza hay quizás una mayor combinación de percusiones electrónicas y baterías acústicas, que enlazamos de manera natural en varias canciones, así como un mayor uso de las disonancias y los cambios de escalas. Es un disco de contrastes, que es algo que siempre nos ha gustado especialmente.

¿Cuánta importancia le dáis al diseño de sonido y al trabajo de producción con respecto a la composición?
En el caso de Blacanova ese trabajo es fundamental. Para bien o para mal, nuestras canciones siempre están repletas de pistas y capas y le damos muchas vueltas a la configuración de los efectos, de las texturas y a la propia mezcla. Yo creo que el oyente que se para a escuchar las canciones con tranquilidad aprecia todo esto y lo disfruta mucho. Cuando escucho un disco me encanta recrearme en todos los detalles y no quedarme sólo con la sensación de conjunto, así que cuando lo grabamos intentamos aplicar esta misma filosofía.

Pensar que la vida de un disco se reduce a unos meses me parece una locura y denota poco aprecio por lo que un disco significa.

El carácter efímero de las publicaciones musicales hace que cada vez más grupos se decanten por formatos como el single y el EP pero vosotros siempre habéis defendido el álbum. ¿Qué os liga a los discos de larga duración?
Con el trabajo que puede llegar a tener la grabación de un disco, eso de la caducidad me parece algo impropio de la gente que de verdad disfruta con la música. Sé que es el mantra actual de la industria musical, pero la verdad es que no comulgo con ello. Yo soy incapaz de escuchar todos los meses cincuenta discos nuevos y voy mucho más despacio intentado asimilar lo que me llama la atención, con independencia de su fecha de edición. Puedes no conectar con el disco de un grupo en el año que sale, pero sí hacerlo tres años después y comprártelo si te gusta mucho; eso es algo natural o creo que debería serlo. Por eso, pensar que la vida de un disco se reduce a unos meses me parece una locura y denota poco aprecio por lo que un disco significa. En nuestro caso, empezamos haciendo EP y luego nos pasamos a los LP porque teníamos canciones para hacerlo. Ambos formatos me parecen buenos y cada grupo puede optar por lo que más le guste, pero no pensando en términos de caducidad desde luego. Las canciones se quedan ahí para quien quiera escucharlas y los grupos debemos esmerarnos siempre en hacerlas lo mejor que podamos y en explorar nuevas posibilidades.

La grabación de La cabeza finalizó en junio y su publicación fue anunciada inicialmente para septiembre del año pasado. ¿Cuál ha sido la causa de la demora?
Una vez que decidimos que no íbamos a girar presentando el disco y que nos íbamos a centrar en otros proyectos, no teníamos una prisa especial en editar el disco en septiembre. Así que nos pusimos de acuerdo con nuestro sello [El Genio Equivocado], para elegir una fecha de edición que encajase bien con el resto de sus lanzamientos.

No vamos a hacer ningún concierto de despedida y, por lo que respecta al directo, preferimos centrarnos ya en las nuevas formaciones.

¿Es La cabeza un disco póstumo, al menos por el momento? ¿Váis a realizar algún concierto de despedida?
No vamos a hacer ningún concierto de despedida y, por lo que respecta al directo, preferimos centrarnos ya en las nuevas formaciones. Con Blacanova nos tomamos un descanso indefinido y de momento no tenemos intención de dar conciertos o girar. Eso sí, lo importante es que nos despedimos con un nuevo disco hecho con el mismo interés y dedicación que los anteriores, que esperamos emocione a otras personas tanto como a nosotros.

Algunos de vosotros tenéis otros proyectos de carácter musical, ¿a qué os dedicaréis mientras dejáis descansar a Blacanova?
En realidad, 2018 va a ser un año con bastante actividad para la mayoría de los miembros de Blacanova y algunos seguimos haciendo música juntos. Inés, Cristian y yo seguimos haciendo shoegaze y dream pop con Martes Niebla, donde también están Erica de Terry vs. Tori y Davis de Escuelas Pías. En breve se van a editar nuestras primeras canciones con esta formación y pronto nos estrenaremos en directo. Precisamente, Escuelas Pías (donde también está Cristian) editarán pronto un EP y más adelante su segundo LP. Por su parte, Edu ha grabado recientemente con Clover Deaf Mary, su proyecto kraut, y esperamos que también se estrenen pronto. Finalmente, Villa y yo, junto con Iñaki de Tannhäuser y Pablo, llevamos un tiempo haciendo canciones que tiran más al noise, al post-punk y a la psicodelia densa y que queremos grabar a lo largo de este año como Beladrone.

Por último, recomendadnos algún grupo que hayáis estado escuchando últimamente.
Últimamente he estado escuchando mucho discos de True Widow, The Stargazer Lilies, Beach Fossils, Japanese Breakfast, Sound of Ceres y Blouse. También he recuperado últimamente mis discos de Sonic Youth, que son siempre una fuente inagotable de ideas y disfrute.

Politólogo a mi pesar.

One Response
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies.    Ver