Kings of the Beach + Nogato en Wurlitzer Ballroom

Kings of the Beach + Nogato en Wurlitzer Ballroom

El pasado martes asistimos al concierto de presentación en Madrid del primer álbum de los vigueses Kings of the Beach, acompañados por Nogato en una velada organizada por la discográfica y promotora Ciudad Oasis.

Fotografía: Eva Sanabria

Llevaba ya algún tiempo sin asistir a un concierto en la Wurlitzer Ballroom. La programación de esta sala madrileña siempre ha puesto el acento en el rock, el punk, el garage y la mayoría de estilos que enfatizan la distorsión guitarrera. Es decir, lo usual es ir a la Wurlitzer a escuchar música con tanto nervio como músculo y, por ello, el concierto de Kings of the Beach se me antojaba una manera sensacional de reencontrarme con este lugar, a manos de una banda de la que había oído hablar mucho pero a la que —una vez más— solo le había dedicado una somera escucha. Bastó una ojeada al merchandising puesto a la venta en la sala para apreciar las ganas de cachondeo que este trío vigués gasta: unos calcetines con su logotipo eran el objeto menos estrafalario en un puesto de venta que, además de los ineludibles ejemplares del reciente Super Awkward, Fucking Awesome (Ciudad Oasis, 2018), contaba con posavasos decorados con la portada de «Goats» (Triunvirato, 2017) y hasta un artilugio que resultó ser un triturador de marihuana.

Que los Kings of the Beach estuvieran acompañados por Nogato añadía una pizca de misterio al asunto. Esta es una época en la que las grabaciones de campo y el acceso a los estudios de grabación —aunque sean domésticos— se ha democratizado tanto que resulta extremadamente difícil ir al concierto de una banda con la ignorancia por todo armamento. Así, conseguí mantener la expectación hasta unos momentos después de que los componentes de Nogato subieran al escenario para realizar un breve line check. No hizo falta mucho tiempo más para darme cuenta de que, lejos de moverse por tierra incógnita, el grupo cultivaba un rock de guitarras en el que se mezclaban diversos sabores noventeros de filiación primariamente estadounidense. El sonido de Nogato recordaba por momentos a unos Pixies quizás más endurecidos, además de tomar prestado algún fraseo del acervo grunge. Era este uno de los primeros conciertos del cuarteto, que se presentó como gallego al 75%, con un miembro madrileño completando su formación. Derrochando una energía visible en el descamisamiento de su baterista ya desde los primeros momentos, la banda ofreció un pequeño repertorio en el que se percibían algunos indicios de su aún breve trayectoria: un tiempo muerto aquí, una incorporación a destiempo allá. Detalles sin importancia en todo caso, y más en un grupo que se ha subido a un escenario por vez primera en marzo, según lo narrado en unas octavillas que se pusieron a disposición de los asistentes.

Nogato - Fotografía: Eva Sanabria
Nogato – Fotografía: Eva Sanabria
Nogato - Fotografía: Eva Sanabria
Nogato – Fotografía: Eva Sanabria
Nogato - Fotografía: Eva Sanabria
Nogato – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

Madrid nos encanta, aunque sea la capital y nosotros seamos gallegos.

Tras el breve interludio de rigor los Kings of the Beach salieron a escena. Parte del público aún se encontraba fuera de la sala, entregados a sus cigarrillos —o a lo que fuera: no olvidemos los adminículos a la venta en el puesto de merchandising— y el guitarrista Adrián Rodríguez anunció con socarrona comprensión que comenzarían con una lenta para dar tiempo a que la gente regresara. «Slacker» fue la escogida, ganando en energía a medida que el público afluía de nuevo hacia las inmediaciones del escenario. Terminada esta introducción, el grupo prosiguió con «Eat Snot», alcanzando una intensidad que ya no abandonarían. No obstante, los mejores momentos llegarían con la noche más avanzada, al encadenar «Creisi or What», «Goats» y una «Why Hawaii» con mosh pit incluida. El concierto llegó así a su recta final, subiendo la apuesta aún más con «Nasty Beach», «Wasted / Young» y «Jumanji», alcanzando unos niveles de desmadre casi inenarrables, con el público alzando en volandas al bajista Yago Guirado y manteniéndolo en vilo durante un interminable minuto durante el cual ni perdió el compás ni falló una sola nota. Era imposible terminar más arriba —en todos los sentidos— pero la banda decidió despedirse con una «Surfin’» que dedicaron a los presentes con la siguiente proclama: «Madrid nos encanta, aunque sea la capital y nosotros seamos gallegos».

Kings of the Beach - Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach – Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach - Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach – Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach - Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach – Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach - Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach – Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach - Fotografía: Eva Sanabria
Kings of the Beach – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

Politólogo a mi pesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *