Inra, no aptos para oídos sensibles al ruido

Inra, no aptos para oídos sensibles al ruido

Los madrileños Inra continúan presentando en directo las canciones de Pripyat estaba por aquí, acompañados en esta ocasión por los zaragozanos In Materia.

El pasado sábado 8 de septiembre tuvimos una cita en la ecléctica sala de conciertos Moby Dick Club, que se convierte en uno de los locales con terraza más agradables de la capital cuando apaga las luces de neón y desconecta los cables. Inra, banda madrileña de rock alternativo, se adueñó del lugar durante una hora con la intención de hacer vibrar a todo su público… y lo consiguió.

Antes de dar paso a los capitanes del evento, In Materia abrió las puertas de la noche con su toque fresco y libre que fue dándonos pistas de lo que continuaría después. Ambos grupos se conocen muy bien, pues no es la primera vez que los zaragozanos In Materia comparten escenario con Inra.

La aparición en escena de estos últimos llamó especialmente la atención al ver la nueva incorporación —según explicó el propio cantante Piter Parellada— de su guitarrista, una chica de menor edad que el resto de la banda, pero que irradiaba el mismo virtuosismo y fuerza que los demás. Precisamente ese último adjetivo es el que caracterizó los últimos sesenta minutos de la noche desde que entonaron la primera nota. Los madrileños no dieron tregua al público, haciendo casi imposible que no se te movieran los pies, las manos y la cabeza. El buen rollo de todos los integrantes, la cercanía que mostraban con el público en todo momento y sobre todo la espectacular acústica, cuidada hasta el más mínimo detalle, formaban un cóctel molotov que hacía destruir todo lo que pasaba fuera para centrarse únicamente en las canciones, todas con una esencia rockera muy apetecible hasta para los menos dados a ese tipo de música.

Inra - Fotografía: Cristina Cuenca

Quiero acabar el artículo mencionando un gesto que tuvo el grupo muy original y muy bonito, que estoy segura de que puso la piel de gallina a todos los allí presentes. El bajista y el cantante ya habían bajado del escenario y se habían encarado al público en más de una ocasión, pero nadie se esperaba que de repente, para la interpretación de «Que nos pisen la cabeza» decidieran bajar a mezclarse entre la gente con únicamente dos guitarras, sus voces y el chasquido de las palmadas. Los cuatro integrantes de Inra ofrecieron allí, entre el fascinado y enternecido público de la Moby un tema en acústico que dejó el listón del grupo en lo más alto. Arropados por los más íntimos admiradores de su música, esa idea fue, sin duda, lo mejor del concierto.

El grupo puso fin a la velada agradeciendo al público el interés por acudir, a pesar del amplio abanico de oferta cultural que ofrecía esa noche la ciudad de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola