Emergente de la Semana: El florecimiento de Gatomidi

Emergente de la Semana: El florecimiento de Gatomidi

Escuchamos el reciente The Flowers’ Cavern, tercer álbum en la creciente discografía de nuestro Emergente de la Semana: los conquenses Gatomidi.

Fotografía: VikPamNox

Dentro del mundo underground (o cualquier sustantivo escrito en castellano que atienda a la corriente no popular artística), la rutina habitual parte de la composición, producción y diseño de cada uno de los discos que van fraguándose a fuego lento, con buen tiento y poniendo en el asador ilusiones, tiempo y dinero. Ser Juan Palomo aparece una y otra vez como si de un lugar común se tratase en este tipo de formaciones, en las que el DIY llega a cotas impensables en otro tipo de empleos. Y en esto Gatomidi han demostrado ser todo unos expertos. Sólo hay que escuchar The Flowers’ Cavern (Molusco Discos, 2017), su último trabajo.

Si bien han contado con la ayuda de Carlos Soler en la masterización, son los propios Gatomidi quienes se han encargado de la producción del disco en su propio estudio. Afincado en Mota del Cuervo, localidad de origen de dos tercios de la banda, ha conseguido aportar la frescura y atmósfera necesarias para llevar a otro punto a la discografía, un vuelco que pervierte la oscuridad en focos de luz tan estruendosos como melódicos. Rock atemporal en estado puro, señores. The Flowers’ Cavern está siendo distribuido por Molusco Discos y sus diez temas están disponibles tanto en formato físico (vinilo de 12” y CD) como en plataformas digitales.

Durante los diez cortes que componen The Flowers’ Cavern, la transformación musical de Gatomidi se palpa desde la primera escucha. Si la oscuridad se ceñía sobre sus anteriores trabajos, en The Flowers’ Cavern la luminosidad es la protagonista absoluta, una luz que juega a las tinieblas durante todo el metraje, con cortes brumosos, chispazos prendidos o luces incandescentes. The Flowers’ Cavern empieza con «Have Fun» y «Walking Around You», temas que han servido de adelanto y que piden a gritos su paso por el directo. The Kills desde La Mancha con amor.

Como tercer corte llega, sin lugar a dudas, una de las mejores canciones del disco. En «Stay» son visibles tanto las raíces de los primeros Gatomidi y su reciente lavado de cara hacia un camino más luminoso. Cinco minutos en los que disfrutar de una virtuosa guitarra, la característica dualidad vocal a los coros y una melodía que va adentrándose en tu mente hasta alcanzar la locura y que, incluso, consigue parar la escucha global de The Flowers’ Cavern para prestar una mayor atención a la canción. Realmente memorable. A continuación aparece la versión más gamberra del trío manchego por medio de la tarareable «Na Na Na (Everything’s Better with Love)», un corte pegadizo que entronca con el power pop más memorable en un metraje milimetrado.

Tras estos primeros temas, el disco se convierte en una fuente inagotable de recursos estilísticos donde los homenajes al punk, al noise y al rock desde los años setenta en adelante, bien sea con la inclusión de su aplaudida versión de «I’m Waiting for the Man» de The Velvet Underground, la atmósfera conseguida con «If You Want» en la que es inevitable acordarse de My Bloody Valentine o la sentida «Love Is Overrated». Un disco lleno de matices en el que se corrobora que el panorama nacional también se hace fuerte desde composiciones angloparlantes. ¡Gatomidi han vuelto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.