Jabalina on the Rocks: Captains + Papaya

Jabalina on the Rocks: Captains + Papaya

El pasado jueves tuvimos la oportunidad de asistir a Jabalina on the Rocks, la fiesta veraniega protagonizada por dos de los grupos punteros de la discográfica madrileña Jabalina: Captains y Papaya.

Fotografía: Eva Sanabria

Tiendo a asistir a conciertos tras haber hecho los deberes aunque he de admitir que en el caso de Papaya no me había interesado previamente por su propuesta, de la que apenas sí había escuchado un par de canciones. Pero mi opinión cambió rápidamente cuando la banda subió al escenario de la sala Siroco. Tras abrir con «Carne de carroña», Yanara Espinoza echó mano de una guitarra que ya no soltaría y, continuando con «Mira su fuego», procedió a demostrar lo que es capaz de hacer cuando la escoltan unos compinches tan excepcionales como el guitarrista y teclista Sebastián Litmanovich y el bajista Miguel Aguas. Papaya sonó con un empaque que desmontaba las usuales alegaciones acerca de la necesidad de una batería acústica que aporte contundencia y presencia escénica: aparte de las percusiones programadas les bastó con un crash y una pandereta para conseguir un sonido enorme. Y no puedo dejar de mencionar la pericia de Yanara a la guitarra, tocando ritmos sincopados, sin arrugarse ante las frases melódicas y programando sobre la marcha el tempo de su pedal de delay: todo ello sin descuidar lo más mínimo su interpretación vocal. Habría que esperar hasta el final del concierto para escuchar «El rey de las camas» y «Cosas fascinantes y sencillas» —los hits que los asistentes más profanos aguardábamos— aunque una «Obsesiones» que sonó inmediatamente antes también ha estado rondándome la cabeza desde entonces. En definitiva, son pocas las ocasiones en que asistir a un concierto me ha hecho cambiar tanto mi perspectiva sobre un artista. Lo único que puedo hacer al respecto es agachar la cabeza con un poco de vergüenza por no haberle prestado mayor atención a un disco tan divertido como No me quiero enamorar (Jabalina, 2015), mientras espero la llegada de un segundo trabajo cuya grabación ya ha comenzado.

Papaya - Fotografía: Eva Sanabria
Papaya – Fotografía: Eva Sanabria
Papaya - Fotografía: Eva Sanabria
Papaya – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

Tras el tiempo imprescindible para el montaje y el line check —la velada había comenzado tarde y el tiempo apremiaba— Captains subieron al escenario. A diferencia de Papaya, la de Captains es una propuesta con la que sí estoy familiarizado y de la que ya había podido disfrutar en concierto en una ocasión anterior. Aún así, mi experiencia previa se remontaba a casi medio año antes de la publicación de su disco de debut y el recuerdo que conservaba de ella era más bien vago. Así que sentía cierta expectación por ver cómo una formación eminentemente rockera afrontaría los temas de un álbum que se caracteriza por una gran intención ambiental en muchos de sus pasajes. La solución adoptada ha sido llevar los temas al terreno del rock, gracias a la competente sección rítmica formada por Aaron Dall y Oskar SD. Se creaba así una base sobre la que David Baldo desplegó su habilidad con la guitarra, en la que cabe destacar un notable dominio del feedback y demás pirotecnia ruidista. Y cómo olvidar la presencia de una Fee Reega completamente entregada a su rol de histriónica frontwoman, sin que en ella se percibiera asomo alguno de impostura.

Captains - Fotografía: Eva Sanabria
Captains – Fotografía: Eva Sanabria

Pero no todo el repertorio de Captains se presta por igual a esta metamorfosis rockera y así, me pareció que una canción como «I’m Your Ship» sufría un poco al intentar hallar acomodo en este nuevo molde. El grupo pareció mucho más resuelto durante las musculosas y formidables «Heavy Metal Works» y «Noisy», al igual que en una «Gracias por dejarme» que sí se beneficia de la reinterpretación que se hace de ella en directo. Por el contrario, «Touch Me, I’m Driving» me produjo una sensación similar a lo experimentado con «I’m Your Ship». Pero para el final quedaba la gran sorpresa, una «Schwarzes Wasser» que no solo es la proverbial joya oculta del álbum, sino que en directo cobró una inesperada prestancia y cerró la actuación de una manera absolutamente fabulosa, con Fee y Baldo por los suelos al sumarse este último a uno de los alardes teatrales de la cantante. Al buen espectáculo ofrecido por Captains solo le reprocho el sacrificio que hace de algunas de las facetas exhibidas en su trabajo en estudio en aras de una mayor energía sobre las tablas.

Captains - Fotografía: Eva Sanabria
Captains – Fotografía: Eva Sanabria
Captains - Fotografía: Eva Sanabria
Captains – Fotografía: Eva Sanabria
Captains - Fotografía: Eva Sanabria
Captains – Fotografía: Eva Sanabria
Captains - Fotografía: Eva Sanabria
Captains – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad