Atrás Tigre: «En Galicia apenas hay bandas locales en nuestros propios festivales»

Atrás Tigre: «En Galicia apenas hay bandas locales en nuestros propios festivales»

Concluimos la serie de artículos que hemos dedicado a Atrás Tigre con esta batería de preguntas acerca de las más variadas cuestiones.

Fotografía: Alfonso Sestelo

Para quien no os conozca, contadnos quiénes sois Atrás Tigre y si lo que hacéis es pop guitarrero con sintetizadores o más bien electropop con guitarras.
Somos Pedro, Olalla, Xiana y Antón y vivimos en Santiago. La historia de Atrás Tigre es una historia de amistad entre personas que se pasan años yendo a conciertos y que un día terminan montando un grupo. Pop guitarrero con sintetizadores nos parece una buena definición de lo que hacemos, aunque a veces nos oscurezcamos o nos salgan temas más introspectivos que nos acerquen más al synth pop o el shoegaze.

Según vosotros, ¿cuándo deja una banda de ser emergente? ¿Os incomoda que se os aplique ese adjetivo?
No lo sabemos muy bien. Emergente suena un poco a «aspirante», como en boxeo. Parece que te emplaza a demostrar algo en el futuro. Nosotras vamos un poco al día, pensamos en hacer la música que queremos aquí y ahora, y no tanto en términos de «trayectoria musical». Pero no nos incomoda, al contrario, nos hace sentir eternamente jóvenes.

Intuimos que la dedicación a la música ocupa un espacio muy grande de vuestro tiempo. ¿Qué supone ser músico para vuestras relaciones laborales, diarias o personales?
Supone andar haciendo equilibrios, encajes de horarios y de prioridades. Nuestros trabajos nos dejan poco margen, aunque a la hora de componer y ensayar hemos ido manteniendo el ritmo. Supone renunciar a hacer cosas que antes hacíamos en nuestro tiempo libre, socializar menos… Las cuatro vivimos en Santiago, pero nuestras familias están en diferentes puntos de Galicia y eso también hay que encajarlo. En cuanto a las relaciones, nosotras éramos amigas de antes pero tener un grupo exige respeto, cuidado, paciencia… Tener una banda puede poner a prueba las relaciones de amistad, pero también ensancharlas, hacerlas grandes.

En Galicia, salvo honrosas excepciones, apenas hay bandas locales en nuestros propios festivales.

¿Consideráis que el modelo musical actual ayuda a las bandas emergentes? ¿En qué creéis que es necesario hacer cambios?
Para hablar de modelo tendríamos que poder hablar de unas reglas del juego, y no nos parece que esas reglas estén muy claras. Sí conocemos el modelo asociativo y autogestionado, que funciona por puro amor al arte y por iniciativas salidas de la propia sociedad civil. Menos mal que tenemos esto. Fuera de ahí reina la incertidumbre. En Galicia, salvo honrosas excepciones, apenas hay bandas locales en nuestros propios festivales. La pescadilla se muerde la cola: quien programa no las mete en cartel porque el gran público no las conoce, luego la gente sigue sin conocerlas. Políticas públicas de promoción cultural y medios de comunicación públicos que realmente lo fuesen podrían servir para empezar a poner en valor la música local, ampliar públicos y generar apoyo.

La Ley de Presupuestos Generales del Estado para el presente ejercicio ha reducido al 10% el IVA aplicado a la música en directo, ¿qué suponen estas pequeñas victorias?
Para cualquier banda que se mueva en los márgenes, supone tener algo más de margen de maniobra, pero nada que altere sensiblemente la situación.

Atrás Tigre

Se ha impuesto una cierta cultura de la música como «experiencia total», que es un poco lo que vende un festival grande.

¿Qué opinión tenéis de los festivales que inundan la programación?
A veces nos parece que se ha impuesto una cierta cultura de la música como «experiencia total», que es un poco lo que vende un festival grande. Y sospechamos que guarda algo de relación con la falta de público en salas para ver a bandas menos populares o que no dan el perfil de festival veraniego. Nos gustan más algunos festivales pequeños que apuestan por sorprenderte y donde puedes disfrutar realmente de los conciertos sin preocuparte de las aglomeraciones. En esto Portugal nos lleva ventaja, son grandes organizadores de festivales. Y por cierto, ¡existen otras tres estaciones para organizar festivales, aparte del verano!

¿Cómo os preparáis para un concierto?
Ensayando todo lo que podemos, hablando de como podemos sacar partido a nuestro repertorio, pensando en el público que habrá… Le damos bastantes vueltas al orden de las canciones y en cómo funcionó la última vez. Por lo demás, no hacemos pactos de sangre, ni ritos paganos, ni nada. Algún chupito antes de empezar y ya.

¿Cómo nacen vuestras canciones? ¿Alguien presenta ideas al resto del grupo o partís de cero en el local de ensayo?
Sí, alguien presenta un riff, una melodía o una estructura de canción y a partir de eso vamos incorporando ideas en el local de ensayo.

Vuestra propuesta conjuga un buen número de influencias sonoras y resulta bastante ecléctica y saludablemente difícil de clasificar bajo una una sola etiqueta. ¿Os definís de algún manera en especial o sentís mayor afinidad por algún sonido en concreto?
Desde que sacamos nuestro primer EP nos autodefinimos como jangle pop. El soporte de ese EP, la casete, nos llevó irremediablemente a los grupos del C86, también porque Jorge, integrante de nuestro sello Triunvirato, lo vio claro al escuchar nuestras primeras canciones. Quizá luego con el LP el repertorio se volvió más heterogéneo. Las cuatro tenemos referencias muy distintas y somos más bien picaflores, pero quizás el indie pop británico, el shoegaze y puntualmente las herencias más oscuras del synth pop han marcado las canciones de nuestro LP, Fainos saír.

Componemos de forma muy libre, siempre buscamos que sintes y guitarras dialoguen en todo momento.

Sintetizadores y guitarras parecen tener un peso similar en vuestra música, con parecida importancia melódica y armónica. ¿Intentáis llegar a este equilibrio de manera consciente?
Sí. Aunque componemos de forma muy libre, siempre buscamos que sintes y guitarras dialoguen en todo momento. A Olalla le gusta que los sintetizadores no sean solamente un colchón ambiental, sino que tengan expresividad y vida propia. Su propia forma de tocar ya genera melodías autónomas, que funcionarían solas. La guitarra de Pedro suele ser rítmica, en parte porque también es el vocalista principal, por eso muchas veces la línea de sinte vendría a ser la de una guitarra solista. Otras veces le damos la vuelta a eso y vamos jugando.

Atrás Tigre

Donde dos idiomas coexisten en situación de desigualdad la elección de uno u otro siempre tiene un significado político.

Es inevitable que nos refiramos a la cuestión lingüística. ¿Las razones que os llevan a emplear el gallego son únicamente culturales o también hay una motivación política o de algún otro tipo?
En cualquier lugar donde dos idiomas coexisten en situación de desigualdad la elección de uno u otro siempre tiene un significado político, no es posible aislar una cosa de la otra. Dicho esto, en nuestro caso todo es muy elemental. Es nuestra lengua materna y el idioma en el que nos expresamos diariamente, por eso lo natural es que escribamos y cantemos en él.

¿Pensáis que vuestro uso del gallego puede suponer una renuncia a la posibilidad de conseguir mayor difusión en el resto del estado o no necesariamente?
Suponemos que sí, pero es algo que ni nos planteamos. Aquí y de esta forma es donde queremos estar, Atrás Tigre no tendría razón de ser cantando en castellano o en inglés. Nos sentimos parte de algo muy potente que se está viviendo en Galicia: un panorama musical alternativo en plena efervescencia, creativo, rico, desacomplejado, con propuestas muy diversas. A quien le guste lo que hacemos nos acabará encontrando. Por ejemplo, que segundopremio nos haga esta entrevista nos hace felices y nos hace pensar: «qué guay, se acercan a nosotros por la música que hacemos, no importa el idioma».

Últimamente he tenido la sensación de recibir cada vez más noticias de grupos gallegos, ¿diríais que la escena musical de Galicia goza de buena salud?
Más que eso. No nos cansaremos de decirlo. Lo que vemos a nuestro alrededor es, sobre todo, originalidad, frescura y autenticidad. No es que haya tres o cuatro bandas interesantes, es que hay varias docenas. Es genial estar en contacto con todo esto, tanto en un sentido creativo como humano, porque hay intercambio y hay amistad. Nos parece que se ha hablado poco de ello y eso también se traduce en que se ha escuchado muy poco a la mayoría de estas bandas, sobre todo en directo.

Poesía y música están en íntima relación, en las dos el primer impulso es fundamental.

Las letras de algunas de vuestras canciones están inspiradas o basadas en poemas. ¿Es la poesía una fuente importante de inspiración para vosotros?
Poesía y música están en íntima relación, en las dos el primer impulso es fundamental, las dos son creadoras de imágenes, el ritmo es su médula dorsal. Se entienden a la perfección, aunque lo has dicho muy bien: nuestras canciones se inspiran o se pueden basar en poemas; ahora bien, traducir un poema o hacerlo canción, eso ya es otra cosa.

¿Con qué otros elementos —como cine, música o literatura— contáis entre vuestros referentes?
Procuramos alimentarnos de forma sana y equilibrada cuando nuestras vidas nos lo permiten. Aunque, a juzgar por nuestras letras, parece que uno de nuestros referentes más importantes son nuestros abuelos y abuelas, que andan siempre campando por ahí. Seguramente sea la propia música, ir a conciertos, lo que más nos llene a la hora de ponernos a crear, pero también hemos sacado más de una idea a partir de imágenes o frases encontradas.

Atrás Tigre es un grupo aún relativamente joven pero ya habéis publicado un álbum y estáis participando en eventos de importancia. ¿Cuáles son vuestros planes de futuro tras vuestra actuación de mañana en el Festival Noroeste?
Después del festival vamos a darnos unas minivacaciones y a partir de septiembre daremos algunos conciertos en salas para presentar el disco un poco más. Pronto sacaremos también un tema inédito, que irá incluido en el nuevo recopilatorio de Galician Bizarre, una foto de familia del underground actual en Galicia que ya va por la tercera edición y que NADIE se puede perder. No hemos dejado de componer, así que seguiremos probando canciones nuevas en directo y nos gustaría volver a editar algo en 2018.

Y por último, recomendadnos algún descubrimiento musical que hayáis realizado en fecha reciente.
En este último mes nos han encantado los directos de Zebra Hunt y Me and the Bees.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad