El Pardo nos dice «¡Hasta pronto!»

El Pardo nos dice «¡Hasta pronto!»

Aunque los componentes de El Pardo han insistido en restarle dramatismo a una separación que han calificado de temporal, la escena madrileña está a punto de quedar huérfana de uno de sus grupos más comprometidos.

Fotografía: Eva Sanabria

Tras cuatro años de una trayectoria durante la cual han publicado tres discos de larga duración, los componentes de El Pardo han decidido hacer un alto en el camino para replantearse su situación a largo plazo. El motivo no es la necesidad de tomarse un descanso: la mayoría de estos músicos están involucrados en otros proyectos —como Campeón— y resulta especialmente difícil seguir de cerca las múltiples actividades de un Raúl Querido aparentemente infatigable y que hace un par de meses ya nos entregara Máquina (autoeditado, 2017), primera parte de un futuro tríptico cuyas capítulos restantes irán viendo la luz durante los próximos meses.

El proyecto llega a finales de 2017 con la necesidad de hacer una parada y reflexionar sobre su continuidad: ¿cómo seguir para que todo tenga sentido y sea sostenible?

Las razones aducidas tienen que ver más bien con las dificultades que atenazan a todo grupo emergente y, así, la banda ha declarado que «el proyecto llega a finales de 2017 con la necesidad de hacer una parada y reflexionar sobre su continuidad: ¿cómo seguir para que todo tenga sentido y sea sostenible?». Pero El Pardo dejará un vacío en la escena underground difícil de llenar. Los numerosos espejismos, cortinas de humo y falacias difundidas desde arriba hacen que las reivindicaciones llevadas a cabo desde el compromiso artístico sigan siendo necesarias, en especial en un ámbito tan desmovilizado como el musical. Y no se trata de que no deba haber espacio en la música para el puro hedonismo o las vivencias personales, pero la existencia de letras tan corrosivamente combativas como las de El Pardo sigue pareciéndome tan inusual como imprescindible. Por fortuna nos dejan sus discos, con un discurso de tal universalidad que cuando los referencias que manejan hayan dejado de ser fácilmente reconocibles, su mensaje continuará manteniendo toda su vigencia.

Desde aquí os invito a repasar la guía de escucha que dedicamos a El Pardo hace unos meses, a ver el todavía humeante videoclip de la celebrada «Skasta» realizado por Manglano y a asistir al concierto de despedida que el grupo ofrecerá en compañía de La Sonidera Garbanza el próximo sábado 23 de septiembre en el Maravillas Club de Madrid. Las entradas están disponibles aquí.

El Pardo + La Sonidera Garbanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.