Elías e Ignacio: «Lo que buscamos es hacer temazos»

Elías e Ignacio: «Lo que buscamos es hacer temazos»

Intrigados por la propuesta del dúo riojano-madrileño Elías e Ignacio, nos dirigimos a ellos para interrogarlos brevemente sobre la naturaleza de su música.

A menudo empleáis la etiqueta «música española» para referiros a lo que hacéis. ¿Consideráis que el eclecticismo de vuestra propuesta la convierte en inclasificable?
Elías Bueno… nos convierte en músicos españoles [risas]. En realidad creo que no hacemos nada que no hagan otros. Se puede decir que lo que hacemos es pop, pero lo que intentamos abarcar creo que va más allá de una banda tradicional. Es otro rollo.
Ignacio Es pop rock. Pop rock es como no decir nada, está guay.

En vuestras canciones hay numerosas alusiones y referencias al folclore español, tanto musicales como líricas. ¿Diríais que vuestro uso de ese tipo de aspectos es una reivindicación genuina de lo popular o se trata de una apropiación más bien irónica?
Ignacio A mí me gusta mucho la música popular, y en concreto me gusta mucho más la que está cantada en castellano porque las letras son muy importantes para mí y es el idioma en el que siento, pienso y hablo. Me emocionan las rancheras, la rumba, las jotas, las habaneras, la copla, la salsa. Nunca jamás se nos ocurriría apropiarnos de algo así irónicamente. Creo que incluso cuando intentamos imitar otras maneras y estilos que no tienen tanto que ver con el folclore y que no nos gustan nada, como puede ser cierto tipo de música mainstream española de ahora, tampoco lo hacemos solo desde el humor. Hay algo de cariño por esos arreglos locos y esas letras extrañas. Un placer muy formal que tiene más que ver con mirar y escuchar las cosas desde un lugar distinto que con la ironía o la burla.
Elías Lo que dice Nacho. Yo, salvo cuatro cosas, apenas le he prestado mucha atención a la música española nunca, pero para montar los collages estilísticos de Elías e Ignacio me paso horas devorando canciones españolas y latinas con arreglos perdidos en decisiones de producción de otro planeta y surge la necesidad de querer entenderlo y copiarlo. Igualmente, a mí me parece imposible ironizar sobre algo sin terminar, de algún modo, respetándolo y cogiéndole cariño. Hay temas como «Audio mejorado» en los que he empezado a trabajar en la música desde mis mayores fobias estilísticas y he acabado disfrutando como un enano con cada arreglo. Y eso al final se nota, creo. Algo meramente irónico condenaría la canción a la mediocridad. Nosotros lo que buscamos es hacer temazos.

¿De qué otros elementos extraéis inspiración? ¿Cuáles son vuestros principales referentes?
Ignacio De un montón de cosas muy distintas, pero por lo que me toca y por seguir hablando de canciones en castellano que me parecen perfectas te diría grupos y personas como Espanto, Chico y Chica, Cecilia, Chicho Sánchez Ferlosio, Ciudad Jardín, Cosmo K, Kiko Veneno, Carlos Berlanga, Violeta Parra, Golpes Bajo, Gabinete, Vainica Doble o el Gato Pérez.

Nos dan igual sintes, que guitarras que trompetas o rascar una botella de anís del mono. Lo que nos importa es que la canción vuele lo más alto que sepamos.

Vuestra música muestra una coexistencia de guitarras eléctricas y sintetizadores, aunque a veces predominen las primeras sobre los segundos, o viceversa. ¿Os sentís cómodos con etiquetas convencionales como rock o electrónica?
Elías Mira, en realidad si tú a una canción le despojas de todo lo que la viste, al final tienes un esqueleto que puedes cubrir de muchas formas, pero el esqueleto es el mismo. Nosotros no nacemos de un local de ensayo, son las canciones las que nos mueven, y nuestro trabajo es vestirlas con lo que creemos que le queda mejor. Con esta majarada lo que quiero decir es que nos dan igual sintes, que guitarras que trompetas o rascar una botella de anís del mono. Lo que nos importa es que la canción vuele lo más alto que sepamos. Si algún día lo petamos y tenemos acceso a, yo qué sé, la orquesta de RTVE, pues grabaremos unos cuplés bien contentos. Quien quiera etiquetar eso, pues allá él.
Ignacio Sí, a mí me pasa lo mismo cuando escribo las canciones. Nunca intento pensar en términos como «esta canción va a ser de coña» o «ojo, que esta va a ser seria». Sería un error. Lo que procuro hacer es buscar puntos de confluencia, cierta armonía. Con la música es lo mismo.

¿Cómo funciona vuestro proceso compositivo? ¿Llegáis a la letra desde la música o procedéis a la inversa?
Ignacio Yo compongo casi siempre con la guitarra, pero la toco muy mal. Me sé como ocho acordes y uso tres, pero me apaño para sacar la melodía y la estructura. Voy con eso a casa de Elías y se lo enseño, él suspira profundamente y se pone a pensar. Mis indicaciones son del tipo: «esta canción me la imagino muy primaveral». Él dice «OK», pero en realidad le suele dar igual lo que yo diga. Él no se mete casi nunca en las letras y yo no me meto casi nunca en la música, y nos va genial porque siempre nos parece superbien lo que haga el otro. Hay canciones como «Audio mejorado» que yo escribí sin pensar mucho en la música pero que cuya letra no cobró su sentido total hasta que Elías la compuso de verdad. Es magia. Alguna vez lo hemos hecho al revés, Elías hace la música y luego yo le meto la letra. Así hicimos «Sangría», por ejemplo, o un reguetón con el que estamos ahora.
Elías A ver, aclaro que en esos cuatro acordes y melodías simples de Nacho está la esencia de Elías e Ignacio. Sí es cierto que Nacho me da toda la libertad del mundo con la música, pero cuando realmente lo petamos es cuando vamos los dos a una y se da esa magia que comentaba.

Creo que en reivindicar ciertas músicas denostadas por lo sistemático algo de política hay.

Buena parte de vuestra producción está animada por un incuestionable componente lúdico. ¿En algún momento permitís que se vislumbre vuestro posicionamiento político o preferís dejarlo fuera de vuestras canciones?
Elías Oh, esta es para Nacho. Nacho, responde.
Ignacio [risas] No sé, al final, ya sea por lo que se diga o por lo que se deje de decir, todo es política. En nuestro caso, creo que en reivindicar ciertas músicas denostadas por lo sistemático algo de política hay. Es cierto que esto no lo reflejamos mucho en las letras, aunque algún vislumbre hay para quien lo quiera ver. No lo sé, lo mejor es preguntarle a Lenore.

¿Qué opináis acerca de la escena musical de carácter emergente o underground? ¿Pensáis que debería recibir mayor apoyo institucional?
Elías La respuesta corta sería «sí, por qué no». La respuesta larga sería que probablemente no sirviese de mucho, o sirviese para lo mismo que sirvió en la movida y el indie en los noventa: generar una élite musical que en el fondo es una chorrada. Creo que bastaría con más espacios financiados, accesibles y con carácter cooperativo. Que los hay, pero no son todo lo integradores que creo que debieran ser. Al final esto es un sálvese quien pueda en el que todos somos un barco de piratas malditos que nos vamos cruzando unos con otros en movidas que no le importan a casi nadie. Y juventud, aquí hace falta menos treintañero y más chaval experimentando qué es esto de la música.

El concepto nunca debe comerse la música. Aunque sí, algo de concepto hay, vaya

Es inevitable que nos refiramos a vuestros conciertos, que quizá tienen más de performático que de interpretaciones musicales propiamente dichas. ¿Cuál es el discurso tras esta subversión que realizáis de las actuaciones en directo?
Elías Pues cada uno tenemos nuestras motivaciones, pero creo que, como una peli de Lynch, parte de la gracia está en no explicarlo demasiado. Hay algo de homenaje, algo de crítica, pero sobre todo hay mucho de gozarlo y pasarlo bien. A mi parecer, el concepto nunca debe comerse la música. Aunque sí, algo de concepto hay, vaya.
Ignacio Para mí, al principio, era difícil estar encima de un escenario y ser el centro de atención. Yo quería hacer esto porque quería hacer canciones, en ese momento no pensaba en que eso iba a acarrear dar conciertos y todo esto que hacen los grupos. Pero he aprendido a disfrutarlo y a entenderlo como algo fundamental de Elías e Ignacio y ahora me lo paso muy bien. Hace poco escuché en una entrevista a Ernesto de Fasenuova, con los que estoy un poco obsesionado últimamente, decir que estar encima de un escenario era algo muy distinto a la vida, algo difícil de explicar. Hablaba de disfrutar de cantar y bailar, de la desinhibición, de lo que pasa ahí con las luces, la música, la gente. Nosotros intentamos generar cierto contexto y, cuando sucede, es muy gratificante, muy bonito. Me gusta y me ayuda pensarlo así, salvando las distancias, porque lo que pasa en un concierto de Fasenuova pues es muy diferente a lo que pasa en uno nuestro.

¿Qué tipo de feedback habéis recibido al respecto y cómo ha afectado al planteamiento de vuestros conciertos, si es que lo ha hecho?
Elías Pues yo vengo de tener mis bandas y mis proyectitos musicales desde los trece años y con Elías e Ignacio es la primera vez que he hecho bailar como loco a alguien. Y es la hostia tener a gente agitándose y coreando tus canciones. En cuanto vimos que funcionaba, ya desde el primer bolo, supimos que esto no lo íbamos a dejar así como así.
Ignacio Al principio yo hablaba mucho entre canción y canción porque pensaba que eso había que llenarlo de alguna manera, pero con el tiempo me he dado cuenta de que no, de que la forma en la que «tocamos» las canciones es lo valioso, así que ahora soy mucho más escueto. Me siento muy seguro con Elías en el escenario, es un ídolo de masas.
Elías Y Nacho es un showman increíble, la quintaesencia de un buen frontman. Apenas planificamos nada. Confiamos en lo que hace el otro y nos lanzamos a hacer lo nuestro.

¿Cuáles son vuestros planes para el futuro? ¿Es cierto que preparáis un disco para 2018?
Ignacio No te lo vamos a prometer porque llevamos como un millón de años diciendo que sacamos disco al siguiente. Pero sí, hay un 99 % de posibilidades de que saquemos disco en 2018. Elías está trabajando duro en las canciones nuevas, hasta que que cada una no tiene un mínimo de 900 pistas distintas él no para. Yo lo aplaudo y lo respeto. Vamos a sacar algún adelanto más pronto que tarde. También más pronto que tarde vamos a sacar un split con Tronco, uno de nuestros grupos favoritos del mundo, y el primer EP de Los Celos, el conjunto musical que tenemos con Sabina Urraca y que se dedica exclusivamente a la canción romántica.
Elías En mi defensa diré que cuando intentas que cada canción sea su propio planeta estilístico la cosa lleva su tiempo [se sube las gafas nervioso].

Por último, recomendadnos algún grupo que hayáis estado escuchando últimamente.
Ignacio Yo no sé qué he estado escuchado últimamente, es todo un revoltijo. Pero por seguir con nuestra historia os voy a decir algunas personas que también se usan de la música tradicional para hacer sus cosas y que no me canso de escuchar nunca como son Los Hermanos Cubero, Lorena Álvarez, Rodrigo Cuevas y Ajuar.
Elías Modeselektor, DeVotchka, Jaga Jazzist, Darkko Kolossuss… Los viejos clásicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad