Alborotador Gomasio en Café La Palma

Alborotador Gomasio en Café La Palma

Relatamos lo visto y oído durante el último concierto de Alborotador Gomasio, una de las bandas esenciales de la escena emergente madrileña.

Fotografía: Eva Sanabria

El pasado sábado 3 de febrero nos dirigimos una vez más al Café La Palma, una sala que durante los últimos meses hemos visitado con gran frecuencia. En esta ocasión el motivo era el concierto de Alborotador Gomasio, a quienes no hemos prestado demasiada atención desde estas páginas debido a su relativa inactividad durante los últimos tiempos. No obstante, la presentación en directo de su tercer álbum —el reciente Luz y resistencia (Limbo Starr, 2018)— nos ha proporcionado un buen pretexto para aproximarnos por vez primera a esta banda madrileña.

Mientras los componentes de Alborotador Gomasio se disponían a salir a escena no pude evitar sentir una cierta sensación de déjà vu pese a no haberlos visto antes en directo. El más que probable causante era Miguel Lopez Breñas, quien debe ser uno de los músicos más pluriempleados de la escena local de Madrid: guitarrista en Puzzles y Dragones y bajista en Cómo Vivir en el Campo y los propios Alborotador Gomasio, protagonistas de la velada. Pero al otro lado del escenario la situación era similar, con un David Ripoll que hasta hace poco también militaba como guitarrista de mis añorados El Pardo, un proyecto que en estos momentos yace a la espera de una hipotética reactivación.

Este tipo de detalles serían susceptibles de ser interpretados como la existencia de un núcleo extraordinariamente creativo dentro de la escena madrileña o como un indicio de la endogamia existente en la misma, dependiendo de la mala intención de quien emita el juicio. Pero no tuve demasiado tiempo que perder en estas disquisiciones: comenzaba la gran noche de Alborotador Gomasio, quienes venían a resarcirse de su ausencia de los escenarios con tanto ímpetu que decidieron prescindir de acompañantes. Así, el cuarteto tomó el escenario con la aparente confianza que proporciona el hecho de saberse protagonistas y que el público que inundaba el Café La Palma aquella noche había ido a verlos exclusivamente a ellos.

El comienzo corrió a cuenta de «El final de la tarde», precisamente la canción que abre Luz y resistencia. La voz de Marco no sonaba especialmente fina durante aquellos momentos iniciales e incluso llegamos a escuchar algún gallo durante «Parece que no pasa el tiempo», aunque pronto consiguió ponerse a la altura de las circunstancias, revelando posteriormente que la fiebre le estaba impidiendo dar lo mejor de sí mismo. Superado ese bache inicial el concierto transcurrió sin otras incidencias, más allá de las idas y venidas de Atilio González, quien suplementaba a la banda al teclado y subía al escenario cuando se requería su presencia. A decir verdad, que la manera de llegar al teclado fuera a través de unas escaleras ubicadas en el centro de la boca del escenario no fue algo que aportara grandiosidad a la puesta en escena y hubo algún momento en el que el teclista hubo de abrirse paso entre Koldo y Marco para poder bajar del escenario cuando ya había comenzado el siguiente tema.

Dejando de lado estos detalles, la banda ofreció un espectáculo solvente en el que destacaron muy especialmente canciones como «Errores» con sus aires à la New Order; «Luz y resistencia», que da nombre al álbum y que sonó realmente inspirada o, ya más cerca del final, una «Agosto, bailando el caos» que fue mi favorita de la noche. Alborotador Gomasio es un grupo que rezuma energía guitarrera, pese a lo cual disfruté sobre todo canciones como «El sitio donde empezó todo», protagonizada por el sintetizador y una línea de bajo más presente que en su versión de estudio; o la mencionada «Agosto, bailando el caos» con su percusión interpretada por un Alberto Robla que dejó momentáneamente a un lado su batería acústica para emplearse con un pad electrónico. Con todo, fue un concierto interesante en el que la banda demostró su voluntad de explorar diferentes parajes sonoros que se alejen del indie pop a piñón fijo.

Alborotador Gomasio - Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio – Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio - Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio – Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio - Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio – Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio - Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio – Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio - Fotografía: Eva Sanabria
Alborotador Gomasio – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad