Yung Beef y la fariña de Galicia: atrapados en su jaula

Yung Beef y la fariña de Galicia: atrapados en su jaula

¿Es Yung Beef un artista emergente? Desde luego es uno de los nombres que más lo peta en los últimos tiempos. Desde Andrea Levy a Ernesto Castro, todos quieren verle. Los Planetas publicaron un split con él, así que no podíamos quedarnos al margen. Ahí va una crónica del concierto que dio el viernes en Compostela.

Boom. Yung Beef pasó el pasado viernes 23 por Santiago. Se subió a la jaula desde la que está haciendo sus últimos shows y la pregunta que lanzó a sus fieles fue facilona: «¿qué pasa, Galicia, os gusta la fariña?».

Un show. Porque lo de Yung Beef no son conciertos. Su trap atrapa y, por si alguien lo dudaba, las canciones más potentes e intensas fueron las protagonistas en detrimento del reguetón. Solo se oyó el que despliega en «Infierno».

Y es que en la Sala Capitol, el granadino, la estrella del «nuevo punk», el modelo de Calvin Klein, el chico que recogía chatarra con trece años (es todos en uno y es mucho más), presentó los temas de su última mixtapeADROMICFMS 4 (La Vendicion Records, 2018).

Sonó «Me perdí en Madrid» y sonó «Rosalía», esa oda a la catalana que según él mismo ha confesado compuso colocado de MDMA. Y hay que hacer hincapié en ese «sonó», porque en el trap lo de menos es acordarse de las letras: es lo que tiene el playback.

Junto a él, Hakim, dando saltos sobre la jaula (que antes y durante la actuación sirvió como zona para los platos), se encargaba de animar los ya de por sí encendidos ánimos de un público abrumadoramente adolescente.

Por su parte, Yung Beef llenó la sala con su presencia magnética. Aunque fuera casi a oscuras o a contraluz. La puesta en escena encima de una jaula merece un 10 en efectividad. Por lo que consigue transmitir, tanto en potencia como en implicación con los asistentes, que rodean al ídolo.

Desde ahí arriba, El Seco arrojó botellas de agua y se dejó querer por sus fans, que le lustraban las zapatillas cuando se sentaba a «trapear» un rato con los pies colgando. Incluso se grabó algún vídeo con uno de los teléfonos que le prestaban los que estaban en primera fila de jaula.

En resumen, una hora de espectáculo en el que no podía faltar el hit «Dinero e la ola» y que terminó con la la gente coreando su nombre en «Beef boy». ¿Cómo si no?

Yung Beef
Yung Beef y Hakim, en la sala Capitol
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad