Entrevista a Ayoho: «La vida de la banda autogestionada es jodida, pero merece la pena»

Entrevista a Ayoho: «La vida de la banda autogestionada es jodida, pero merece la pena»

El Vodafone Yu Music Talent ha cambiado la vida de muchas bandas españolas. Una de ellas sorprendió a propios y extraños desde Murcia con su personal propuesta. Sí, hablamos de Ayoho y aquí os dejamos la entrevista que les hicimos con motivo de su pasada visita por Madrid.

Según la experiencia personal de Ayoho, ¿cuándo una banda deja de ser emergente? ¿Os incomoda ese adjetivo?
No nos incomoda, lo consideramos como una forma de referirse a bandas nuevas o que llevan poco tiempo, como es nuestro caso. La música requiere tiempo y constancia. Una banda deja de ser emergente cuando alcanza cierta repercusión, a nivel de público, a nivel de industria y de presencia. Cuando empieza a ser más fácil que te abran la puerta al llamar. De momento, a nosotros nos toca seguir currando.

Intuimos que la dedicación a la música ocupará un espacio muy grande de vuestro tiempo. En vuestras relaciones laborales, diarias, personales… ¿qué lleva consigo el dedicarse a la música?
Sinceramente, mucho sacrificio. Yo, además, vivo en otra ciudad y estudio un master exigente. Hay que levantarse temprano y acostarse tarde, comerte muchos kilómetros, y esforzarte mucho. Pero tanto tanto mis compañeros como yo estamos muy agradecidos porque, a pesar de todo el esfuerzo, es lo que nos llena. Y en lo personal, la gente que nos rodea nos apoya y está muy implicada con nosotros, no podemos pedir mucho más.

La vida de la banda autogestionada es jodida, pero la pasión por lo que hacemos nos da el oxígeno que necesitamos para seguir.

¿Creéis que el modelo actual musical ayuda a las bandas emergentes? ¿En qué creéis que es necesario hacer (o no) cambios?
Siempre ha sido difícil para las bandas pequeñas. Salir de gira cuesta mucho dinero, tocar en salas cuesta mucho dinero, la promoción cuesta mucho dinero, los aspectos logísticos cuestan mucho dinero. Es muy difícil ser rentable. Creo que eso no ha cambiado. Es cierto que hay mucha actividad, lo que genera más oportunidades, pero sigue siendo igual de difícil llamar a ciertas puertas sin, por ejemplo, una agencia detrás. La vida de la banda autogestionada es jodida, pero la pasión por lo que hacemos nos da el oxígeno que necesitamos para seguir. Cada vez que terminamos un concierto nos damos cuenta de que hay que seguir peleando. Merece la pena.

¿Qué opinión tenéis de los festivales que inundan la programación?
Se han multiplicado muchísimo en los últimos años, probablemente porque hay más gente dispuesta a comprar tickets, es un medio de promoción genial y un espacio cultural muy interesante. La accesibilidad para las bandas emergentes es otra historia. Es difícil tener un hueco. Para las bandas pequeñas aparecer en el cartel de un festival medio implica muchísimas cosas, es una ayuda tremenda para crecer a nivel promocional, y siempre es una ilusión. Por eso cada festival en el que te confirman es una victoria.

En los últimos Presupuestos Generales del Estado se ha reducido al 10% el IVA de la música en directo, ¿qué suponen estas pequeñas victorias en el mundo emergente?
Lo cierto es que creemos que no supone nada para las bandas emergentes. Quizás repercutiría de alguna manera si fuese el dueño del negocio quién diera de alta al artista, pero hasta el momento, el tema no va así. Es el grupo el que tiene que acudir a cooperativas u otras entidades para que le den de alta en la seguridad social y actuar legalmente, así que de momento no nos resulta relevante.

¿Cómo os preparáis para un concierto?
Pues a base de echarle horas y de constancia. Acabamos de hacer una producción de directo con Antonio Navarro para dar un paso más en el camino hacia la profesionalización. La verdad es que creemos que ha quedado muy chulo. En cuanto al día del concierto, nos tomamos la mañana relajados, comemos pronto, y nos vamos a las pruebas de sonido muy pronto también. Solemos hacer un corro antes de salir al escenario. Y voy a confesar algo: para calmar los nervios siempre digo que los ensayos son para el público, pero el concierto es para nosotros. Hay que disfrutar. Si nosotros disfrutamos, la gente disfruta con nosotros. Lo tenemos comprobado.

Ayoho - Ikigai

Para quien no os conozca, quien sois, qué hacéis y qué poema utilizáis para ligar.
Me llamo Fran, estudio Neurociencia y canto en una banda que se llama Ayoho (te recomiendo que nos busques en Spotify y todas las redes sociales existentes), y creo que respeto mucho la poesía como para utilizarla para ligar. Me encanta la poesía, de hecho. Y me puedo liar hablando de esto un buen rato, pero creo que estamos a otras cosas. Solo contaros que el nombre de Ayoho nació de un poema de un escritor murciano llamado Javier Marín Ceballos. Otro día seguimos con esto.

Antes de hablar de lo que se viene, toca hablar de Murcia y, más exactamente, de Cartagena. ¿Qué tiene la huerta murciana que nacen tantas bandas (y tan buenas)?
Nos suelen preguntar mucho esto. Sobre todo haber crecido en un ambiente en el que hay tres o cuatro conciertos semanales, muchos de ellos de bandas murcianas influye muchísimo. En nuestro caso, haber tomado ejemplo de bandas que dejaban de ser colegas en un local para avanzar hacia la profesionalización ha sido un espejo importante en el que mirarnos. Imagino que a la generación anterior le habrá pasado algo parecido. Es un ambiente muy rico y propicio para montar proyectos. Murcia mola mucho.

La pregunta que os habrán hecho hasta la saciedad, ¿cantar en inglés cierra puertas en España?
Absolutamente sí. Digamos que hay un nicho de mercado muy bien definido en torno a la canción en español en el panorama musical. El inglés es un poco outlier en ese sentido. Es más difícil encontrar tu hueco. Que conste que no descartamos para nada escribir en español, pero de momento hacemos lo que nos gusta y nos encontramos cómodos. Hemos hecho un disco que nos gusta y eso es una suerte. Ya veremos qué pasa.

En ese sentido, como curiosidad, ganásteis el concurso Vodafone Yu Music Talent. ¿Qué supuso para vosotros este (pequeño gran) empujón? Y, ¿cómo fue la travesía después de ello?
El grupo pasó de ser un castillo en el aire a estar grabando un disco en un estudio profesional en Madrid, y tocar en salas tochísimas, como La Riviera o Razzmatazz, así que imagínate. Una locura. La travesía después de Vodafone fue un baño de realidad. No nos malinterpretéis, sabíamos perfectamente que la realidad no tenía nada que ver con tocar en Razzmatazz. Y la verdad es que nos vino muy bien. Chupar carretera y dormir en hostales es parte del camino, una muy divertida, por cierto. Ayuda a hacer piña y a ser consciente de lo que hay.

Os servisteis del crowdfunding para la financiación de Ikigai y, dato curioso, ¡se vendió una de las recompensas de 600 euros! ¿Os esperabais este apoyo?¿Se puede decir dónde fue ese showcase privado?
Eso llegó después, lo que nos dejó locos es que en las primeras veinticuatro horas habíamos llegado a los 1000€, lo cual te aseguro que era algo imposible de predecir. Además rebasamos el mínimo de 4000€ en menos de dos semanas. Un disparate. Uno de nosotros trabaja en una empresa que quiso darle una sorpresa para apoyarle en esto de la música. El showcase lo están reservando para un evento especial de la empresa que será dentro de poco.

Precisamente, en este disco grabasteis con Raúl de Lara, que últimamente nos visita bastante a menudo en segundopremio. ¿Cómo fue la experiencia? Nos han hablado maravillas todos.
Pues Raúl es un tipo que coge una canción y la sube de nivel, sencillamente. Lo cual es algo bastante difícil. Además, nos captó al instante. Nosotros queríamos un sonido muy diferente al del primer disco y no teníamos una referencia concreta, sino cosas como «esta guitarra de aquí, con unas atmósferas como estas, y nos gusta este sinte…» y nos entendimos estupendamente desde el primer momento. Además, personalmente, sacó lo mejor de mí, supo entenderme y aprovechar mis cualidades. Salí muy contento del estudio. Todos lo hicimos.

Otra pregunta curiosa: uno de los últimos vídeos que habéis subido al canal de Youtube de Ayoho es un tutorial de «Ukelelesong». ¿Cómo se os ocurrió la idea?
En realidad surgió porque muchas personas nos preguntaron cómo se tocaba en diferentes redes sociales. Acabábamos de dar un concierto genial en Murcia, la gente se había portado increíble, y queríamos devolver un poco de cariño. Se nos ocurrió que era una buena forma de hacerlo.

Hace unos días tocasteis en el Maravillas Club, precisamente con otros ganadores del citado concurso, Naranja.
Además son gente de puta madre. Nos hacía ilusión porque el concurso es algo que recordamos con muchísimo cariño, y que ellos hayan vivido lo que vivimos nosotros también hace que compartamos cosas. Ya conocimos a las Agoraphobia, que nos llevaron de fiesta por Santiago en una noche muy random y divertida (os queremos, Agoraphóbicas) y hemos estado en contacto con los Dear Audrey, aunque aún no nos conocemos en persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad