Entrevista a Desvariados: «El hogar de la música son las salas»

Entrevista a Desvariados: «El hogar de la música son las salas»

El rock’n’roll está más vivo que nunca y lo demuestran bandas como Desvariados. Hace unos días estuvimos hablando con Adri, voz y guitarra de los madrileños, sobre su pasada gira con Burning, su fichaje por Warner Music y la edición de su primer largo, Café Caimán.

Fotografía: Daniel Cruz

Según vuestra experiencia personal, ¿cuándo una banda deja de ser emergente? ¿Os incomoda ese adjetivo?
A veces incomoda porque te resta el ponerte esa etiqueta. Es como novel y lo único que te puede diferenciar de una banda grande es la gente que muevas porque tú puedes tocar igual o mejor que artistas consagrados. Supongo que una banda deja de ser emergente cuando la prensa deja de llamarla así.

Intuimos que la dedicación a la música ocupará un espacio muy grande de vuestro tiempo. En vuestras relaciones laborales, diarias, personales… ¿qué lleva consigo el dedicarse a la música?
Bueno, tienes que tener la suerte de tener a tu alrededor gente que realmente te apoye y crea en lo que haces porque a veces es insoportable [risas]. Todo el tiempo que tienes que dedicarle, la incompatibilidad de horarios…

¿Creéis que el modelo actual musical ayuda a las bandas emergentes? ¿En qué creéis que es necesario hacer (o no) cambios?
Yo creo que el modelo de música es el que es y hay que salir adelante teniendo en cuenta como funciona todo. A veces la gente se queja mucho, pero tienes que trabajar duro, ensayar mucho y tomártelo en serio. Y luego veremos qué pasa. Todo el mundo se piensa que su banda es la mejor del mundo, pero tienes que ser crítico y saber adaptarse. El problema no sólo es la industria, también está en el público y en el interés que tiene en la música.

¿Qué opinión tenéis de los festivales que inundan la programación?
Están bien porque son un escaparate para conocer bandas muy bueno, pero creo que el hogar de la música son las salas. Es ahí donde puedes ver y disfrutar de un concierto a gusto. En un festival se convierte más en un producto. Si una banda te gusta en un festival, ve a verles en sala porque te va a gustar mucho más.

En los últimos Presupuestos Generales del Estado se ha reducido al 10% el IVA de la música en directo, ¿qué suponen estas pequeñas victorias en el mundo emergente?
Yo no lo sé [risas]. Los conciertos siguen costando lo mismo y las salas cuestan lo mismo también. Los discos no bajan ni tampoco las entradas. Realmente al artista no le repercute.

¿Cómo os preparáis para un concierto?
Lo primero es ensayar [risas] y estar tranquilos. Hablar con los demás del grupo, decirles que estén tranquilos y que sabemos hacerlo. ¡Chupito de Jack Daniel’s para salir calentitos y a hacer rock’n’roll!

Para quien no os conozca, quienes sois, qué haceis y en qué concierto habéis desvariado más.
Somos Desvariados, hacemos rock’n’roll a nuestra manera. No somos Elvis Presley ni tampoco Chuck Berry, que la gente lo sepa [risas]. Y el concierto en el que más desvariamos fue el último que hicimos en la Sala El Sol, que había tanta gente y estaban tan a tope que se fue todo de las manos [risas].

Desvariados - Café Caimán

Acabáis de publicar la reedición de Café Caimán, vuestro primer disco, ¿Cómo han sido estos dos años desde Mamá, me quiere matar hasta esta reedición?
El rock’n’roll nos quiere matar igual o más que el día que hicimos la canción [risas], pero ha crecido la ilusión del grupo al ver que a la gente le gusta cada vez más, ves también que el tiempo que utilizas sirve para algo. También crece el trabajo para hacer mejores shows y tocar mejor. Somos los mismos pero con más ilusión y, por suerte, con más seguidores.

Como viene siendo habitual, me he fijado en el diseño del artwork de Café Caimán, modificado respecto a la primera edición.
Lo ha hecho la persona en la que hemos confiado todo el diseño gráfico de Café Caimán, tanto en versión original como en esta reedición o en nuestro merchandising. Se llama Carmela Maracas y es de Granada. Trabaja para Moco de Pavo y tiene un rollo muy macabro. Nunca le hemos dado ninguna idea, solamente el título del disco. En este caso, hay dos recipientes pasándose sangre de uno a otro como metáfora de esas colaboraciones que se encuentran en el disco.

Por cierto, en «Desayunar fuerte» habláis de los bares y los cubatas. ¿En qué bar/antro de Madrid habéis probado los peores cubatas y viceversa?
Los peores en Destino Gran Vía, que estaba en la Plaza de la Luna. Lo han cerrado y daban un garrafón… era barato, abría hasta tarde y la música era de toda la vida. Las mejores copas no te sé decir [risas].

El disco (anterior al menos) fue producido a medias entre vosotros mismos y Javier Salas, ¿cómo fue la experiencia?
Javi Salas realmente es técnico de sonido, pero se involucra mucho en el trabajo que hace. Aunque nosotros llevábamos las ideas muy claras cuando fuimos al estudio, Javi dio su opinión y en algunos temas tuvo ideas que nos molaron y se quedaron. En este disco, a la hora de mezclar fue un trabajo a medias entre Javi y yo, que era el componente de la banda que tenía más disponibilidad.

El disco está lleno de colaboraciones, ¿surgieron de manera casual, compartiendo local de ensayo, producciones?
Lo gracioso fue que antes de hablarlo con nadie ya pensamos en hacerlo (risas). El día que hablamos con Warner se lo dijimos sin habérselo pedido aún a nadie. Contábamos con que teníamos buenos amigos que seguramente se iban a prestar a ello. Fue el momento en el que Warner se interesó por Desvariados, hablamos de un próximo disco, pero queríamos seguir tocando e ir a otras ciudades y les pareció muy buena idea la reedición.

Imagino que te preguntarán por las más conocidas, así que yo haré lo propio con «Gallos», una canción muy Fito y el Sabina más rocanrolero («El último blues sincero», también por el solo de guitarra). ¿Cómo surgió? Y, en ese sentido, ¿cómo ves la escena madrileña de rock?
Nacho (cantante de Gallos) es amigo y me gustaba mucho lo que hacía su banda. Nos fuimos conociendo a nivel personal y surgió la oportunidad. Además, mola que cante mi canción y que él esté ahí rodeado de gente grande. Igual que a mi echaron una mano, si yo puedo ayudar a un compañero en el que creo, pues yo encantado. Él eligió la canción y ha quedado muy chula.
Respecto a la escena madrileña hay muchas bandas y cada una hace el rock’n’roll a su manera. La veo bien. Además de Gallos están Atraco, Miss Amanda Jones y hay muchos grupos que llevan muchos años. Ahora ya se nos hace caso a los que hacemos rock’n’roll pero llevamos mucho tiempo haciendo ruido.

En ese sentido, supongo que Burning sería una de vuestras influencias. ¿A partir de qué concierto se convirtieron en colegas más que en ídolos?
En el primero [risas]. No, en el segundo. Los primeros conciertos de la gira fueron Valencia y Barcelona. En Valencia muy bien y en Barcelona ya nos dijeron de ir con ellos al Magic. Me dijeron que fuera en la furgoneta de los mismos Burning y yo encantado. Se han portado superbien con nosotros y no dejamos de ser unos chavales. Muy muy guay. Siempre hemos estado cómodos con ellos. Cuando ves que son gente que te ayuda y te apoya te gustan todavía más. Antes les admirabas como artistas y ahroa también como personas.

«Esta es para ti» es una de mis favoritas. Urgente y canalla. ¿La inspiración viene de día o se encuentra más en los bares de noche?
En los bares no hay libretas para escribir [risas]. Pero igual sí algunas ideas. Depende de la temática de la canción. A la gente sí le gusta que hables de estas cosas y muchas veces encuentras lo auténtico de las personas a horas nocturnas [risas].

Otra de ellas es «Camina solo», en la que no habéis hecho dúo. Y, en este caso, hay mucho solo de guitarras y de todo. ¿Os soléis pelear porque cada uno tenga su hueco «independiente»?
A veces [risas]. En serio, no hay problemas. Como todos tocamos bien, nos sabemos repartir y no hay problema. En todo caso si varios quieren meter solos en la misma canción, los vamos sumando [risas].

Para terminar, ¿cuáles son vuestras últimas fechas y con quién os gustaría tocar?
Pues me apetece mucho el Montgorock y, más inmediatamente, tocamos hoy viernes 13 con Rubén Pozo en Cool Stage en Madrid. Y tocar, con Fito, sin duda.

En mi iPod cohabitan Britney Spears, Jamiroquai y Camellos. Binomio de Proyecto Waikiki y eterna estudiante. Vendo Opel Corsa aunque no tenga carné. M. O. es M. O.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies.    Ver