Denea + Clot en Juglar

Denea + Clot en Juglar

Seguimos la ruta de la gentrificación y abandonamos Malasaña por Lavapies para asistir a las actuaciones de Denea y Clot en la sala Juglar.

Fotografía: Eva Sanabria

Casi siempre que trato de describir el ambiente previo a un concierto recurro a los tópicos usuales sin que suela parecerme necesario mencionar el tamaño de la audiencia, tanto si el recinto estuvo repleto como si los músicos se limitaron a actuar ante cuatro amigos, un par de parroquianos habituales y servidor. Pero voy a hacer una excepción con el concierto que el pasado viernes 15 de junio reunió a los madrileños Denea y a los murcianos Clot sobre el escenario de la sala Juglar del barrio madrileño de Lavapiés, memorablemente abarrotada para tratarse de una velada protagonizada por un grupo procedente de otra ciudad y otro que ha estado actuando incesantemente durante el invierno pasado y la recién concluida primavera. Pero lo que realmente convierte en inusual el sold out en Juglar es que tuviera lugar en una noche de fútbol, ese deporte que continúa siendo un formidable enemigo de la música en directo pese a ciertas opiniones en contra.

Correspondió al equipo visitante inaugurar la noche y los componentes de Clot salieron a escena mientras se escuchaba la añeja sintonía de El coche fantástico. El vocalista Galadriel no perdió el tiempo y desde el primer momento dejó patente el talante reivindicativo de la banda, señalando que las obras del AVE en Murcia están dividiendo la ciudad en dos antes de arrancar con una versión de «Another Brick in the Wall» de Pink Floyd teñida por el mestizaje de estilos que practican. A partir de aquí los murcianos se dedicaron a su propio repertorio, con el concierto alcanzando su cenit con la espléndida «Forastero», sucedida por los riffs de guitarra aparentemente inspirados por ZZ Top de «Trileros» y culminando con «París», un tema disco de aires a Varry Brava. Mientras tanto, Galadriel aprovechaba para intercalar alguna que otra soflama, como el sarcasmo «Venezuela es la cuna del mal» o la más desesperanzada «España sigue siendo una, grande y libre». Tras una breve consulta para preguntar el tiempo que les restaba, el quinteto enfiló la recta final con algunas de las canciones más destacadas de su último trabajo —Aquí paz y después gloria (autoeditado, 2017)— que todavía quedaban pendientes, como «La fama».

Clot - Fotografía: Eva Sanabria
Clot – Fotografía: Eva Sanabria
Clot - Fotografía: Eva Sanabria
Clot – Fotografía: Eva Sanabria
Clot - Fotografía: Eva Sanabria
Clot – Fotografía: Eva Sanabria
Clot - Fotografía: Eva Sanabria
Clot – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

Tras el descanso de rigor, llegó el turno de Denea en calidad de equipo local. El quinteto madrileño ha estado notablemente ocupado durante los últimos meses, ofreciendo un sinfín de conciertos tanto en Madrid como fuera de los confines de la ciudad. Tan solo me faltaba por comprobar si el formato «en corto» que han paseado por tantos escenarios era la versión simplificada de un teórico espectáculo «en largo» o si, como llegué a especular jocosamente, este se trataba de algo quimérico que en realidad no existía. Pero, bromas aparte, la encarnación eléctrica de Denea difiere significativamente de su versión más contenida, con la batería aportando presencia escénica y potencia sonora al tiempo que las guitarras acústicas dejan paso a sus contrapartidas eléctricas. Quizá haya un margen menor para el preciosismo de los arreglos del piano de Irene, pero la banda se beneficia notablemente de la mayor energía desplegada por este formato, en especial un Aakon que no por estar más arropado se permitió el menor descuido. «100» y «Su templo» fueron las canciones escogidas para comenzar, con la faceta más rockera de la banda comenzando a asomar en la también temprana «2 de noviembre». Sin embargo, el momento más destacado de la actuación de los madrileños llegó con el binomio formado por «Detrás de una vela» —algo tributaria de Vetusta Morla— seguida de una «No me ves» que fue probablemente mi canción preferida de la noche, gracias a una melódica línea de bajo interpretada con gusto exquisito. Con el toque de queda aproximándose pudimos escuchar «Tu voz», que quizá fuera la más coreada por la motivadísima audiencia, aunque «Nervios» y «La luz» fueron las protagonistas indiscutibles de esta parte final del concierto, con la banda retirándose del escenario entre aplausos justo después de hacerse un selfie para la posteridad.

Denea - Fotografía: Eva Sanabria
Denea – Fotografía: Eva Sanabria
Denea - Fotografía: Eva Sanabria
Denea – Fotografía: Eva Sanabria
Denea - Fotografía: Eva Sanabria
Denea – Fotografía: Eva Sanabria
Denea - Fotografía: Eva Sanabria
Denea – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad