The Black Holes, la no-muerte del punk

The Black Holes, la no-muerte del punk

Revisamos The Black Holes, la primera novela gráfica del autor y editor extremeño Borja González.

The Black Holes (Reservoir Books, 2017) es la primera novela gráfica «de largo aliento» —según reza la brevísima semblanza biográfica incluida en páginas interiores— de Borja González, un autor cuya obra anterior ha visto la luz gracias a la autoedición y su trabajo en editoriales independientes como la desaparecida El Verano del Cohete. Pese a que título, blurb y campaña publicitaria de su último libro transmiten la idea de una obra dedicada a narrar la historia de una banda de punk formada por mujeres, The Black Holes discurre por vías que se distancian de la intención puramente narrativa.

La ilustración de portada —una joven ataviada con botas altas, vestido corto y blandiendo un keytar— arroja las primeras pistas sobre la obra aún antes de que lleguemos a la primera página. Sí, The Black Holes se trata de un cómic en el que la música desempeña un papel que será a un tiempo algo tan fundamental como accesorio. Este tebeo emplea lo musical casi a modo de pretexto para ofrecer una serie de reflexiones sobre la juventud, la inadaptación y la necesidad de crear. Aunque dotado de la complejidad aportada por la existencia de dos líneas temporales entrelazadas, el componente narrativo se pone completamente al servicio de estos temas y el argumento pasa a ocupar un lugar secundario frente a un mensaje que principalmente se transmite apelando a la fuerza de lo simbólico.Borja González - The Black HolesA primera vista The Black Holes resulta visualmente impactante, pese a un diseño de personajes que en ciertos aspectos roza lo esquemático —González no ha juzgado necesario dotar de rostro a sus criaturas— y que contrasta con los más elaborados y en ocasiones preciosistas fondos. Para colorear el conjunto se ha optado por una atractiva paleta donde priman los verdes y los rojos apagados, sin que ello impida la frecuente aparición de otros tonos e incluso algún comedido estallido cromático.Borja González - The Black HolesSin embargo, hay algunos aspectos de The Black Holes que no he sido capaz de apreciar positivamente. No alcanzo a comprender el propósito al que responde lo deliberadamente anacrónico del castellano empleado en la línea temporal de 1856, plagado por los mismos modismos contemporáneos que aparecen en la línea de 2016: esta ausencia de barreras lingüísticas ayuda a difuminar las diferencias entre los personajes de ambas épocas pero el precio quizá sea arriesgar la inmersión del lector. Y por otra parte, aunque el lenguaje corporal de los personajes sin rostro diseñados por González los dota de no poca capacidad expresiva, esta prácticamente desaparece en cuanto las viñetas pasan a emplear medios y primeros planos. Con todo, The Black Holes resulta una obra gráficamente muy atractiva, más propensa a arrastrarnos a un estado de ensoñación reflexiva que hacia la aventura y la anécdota. La descripción «una fábula bella y macabra sobre los anhelos de la juventud» que podemos leer en la contraportada hace justicia a un cómic del que sucesivas lecturas nos permitirán acceder a nuevas capas de significados no accesibles al primer vistazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.