Perapertú: vida más allá de Malasaña (y del malasañeo)

Perapertú: vida más allá de Malasaña (y del malasañeo)

Aprovechando la tregua de la lluvia, el pasado sábado 3 de noviembre cambiamos las saturadas calles de Malasaña por la tranquilidad y el buen rollo de Lavapiés; teníamos una cita muy importante con Perapertú y Algora.

Fotografía: Inés López

Después de los tercios que inauguraron la noche, nos adentramos en la Juglar, donde, desde la taquilla, ya se podían oír las primeras notas de la mano de Algora.

Nunca antes había escuchado ninguna de sus canciones —para qué mentir— y no me considero demasiado fan del género ni de los grupos donde suenan instrumentos que no puedo ver, pero consiguió vencer mis prejuicios y me conquistó totalmente.

Sus melodías desenfadadas nos hipnotizaron. Aunque lo más destacado de sus canciones son las letras, sinceras y alejadas de las pretensiones y de lo políticamente correcto.

«Los ojos de Pablo» y«El amado distraído» se hicieron un huequecito en nuestro repertorio habitual y consiguieron que las hayamos seguido tarareando hasta hoy. No obstante, el momento que nunca olvidaremos será cuando escuchamos por primera vez «Muerdealmohadas». Sin lugar a dudas, fue la introducción perfecta para esta gran noche.

Algora - Fotografía: Inés López
Algora – Fotografía: Inés López

Sube al escenario Perapertú, y no nos cuadran las cuentas: pocas personas para todo lo que se puede escuchar en su disco, así que tenemos curiosidad por ver cómo se las van a arreglar.

Perapertú comienzan, tímidos, aunque muy acertados, a dar las primeras notas —esto pinta muy bien—. En «Cézanne» sube al escenario un nuevo componente y nos deja boquiabiertos gracias a los vientos, tan olvidados en la escena indie actual. Termina el tema e invitan al escenario a otro miembro que parece terminar de dar el toque mágico a las canciones; el estilo varía con él y cogen más ritmo. Para nuestra sorpresa, el grupo todavía no estaba completo: al comenzar a sonar «En Dakar» sube al escenario su última componente —y menos mal, porque empezaba a preocuparnos que fuera uno de esos espectáculos en los que todos jugamos un papel fundamental porque nos habíamos dejado los crótalos en casa—.

La voz masculina y la femenina crean una armonía perfecta con los demás instrumentos y, ahora sí, no podemos sino dejarnos llevar por la música y cantar las canciones como si no hubiera un mañana. Cada uno de ellos aporta algo muy personal que se puede apreciar a simple vista, pero nos quedamos con Yago y su perfección tras las teclas, con Juanma —que por desgracia no volverá a subir al escenario junto a la banda en un tiempo— y su maravilloso flow al bajo, y con Ahmed, que además de destacar en lo musical, consigue meterse al público en el bolsillo con su personalidad, algo muy importante en un frontman.

El concierto avanza, «Curare» llega con mucha fuerza y bailamos, hasta que nos damos cuenta de que somos los únicos que lo hacemos, y que el público, aunque canturrea, parece no comprender que un concierto está compuesto por la banda, pero también por el público, que debe dar cierto feedback. Sin embargo, decidimos que esto solo tiene que animarnos más, así que bailamos y cantamos como fans enloquecidos hasta que termina uno de los conciertos más divertidos y curiosos a los que he asistido.

Perapertú - Fotografía: Inés López
Perapertú – Fotografía: Inés López

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.