Miserias de la emergencia: siete consejos para grupos primerizos

Miserias de la emergencia: siete consejos para grupos primerizos

No hay dos definiciones iguales de grupo musical emergente, pero todo el mundo parece tener claro cuando una banda es principiante. ¿Nos atreveremos a repartir una ristra de consejos para los recién llegados a la escena?

¿Creías que tener un grupo era la vía rápida para molar y que solo tu falta de habilidad musical se interponía entre el éxito y tu grupo? Pues no: hay que tener en cuenta tantas cosas que resulta absolutamente fútil tratar de enumerarlas todas. Sin embargo, vamos a tratar de ayudarte subiéndonos a nuestro pequeño púlpito para ofrecerte estos siete consejos, con la dosis justa de paternalismo para que te conviertas en un dios del indie, una reina del pop o lo que sea que esté de moda esta temporada.

  1. Contacto.
    Las redes sociales hoy parten la pana, pero a la hora de mantener un contacto mínimamente profesional con quien sea se impone utilizar algo tan vintage —para algunos— como una dirección de correo electrónico. Los grupos de tamaño razonable además contarán con direcciones específicas para prensa y contratación, pero es posible que tú no las necesites. Todavía.

    No te pases de vintage

  2. Redes sociales.
    Salvo que no tengas demasiado interés en la promoción de tu proyecto, no hay razón para no mantener presencia en Facebook, Twitter, Instagram y tantas redes sociales como puedas gestionar de manera eficiente. Asegúrate de tener disponibles fotos promocionales que los blogueros puedan rapiñar para usar en sus artículos sobre tus correrías. Y no olvides mencionar siempre a sus autores: el gremio de fotógrafos siempre es uno de los más olvidados y maltratados en el ámbito musical.

    Sabemos que eres tan fan de Spotify como casi todo el mundo. ¿Pero por qué limitarte a una única plataforma de distribución?

  3. Música.
    Sabemos que eres tan fan de Spotify como casi todo el mundo. ¿Pero por qué limitarte a una única plataforma de distribución? Subir tus canciones a Bandcamp es un proceso mucho menos engorroso y que además puedes realizar sin intermediarios, aparte de ofrecer una cómoda plataforma para la venta de tu música y tu merchandising. Y aunque Soundcloud está un poco de capa caída, continúa siendo la mejor opción para ofrecer escuchas privadas a la prensa antes de que tu trabajo se publique.
  4. ¿Quién es quién?
    Me encanta encontrar listas de los componentes de un grupo indicando cuál es el rol de cada uno. Puede parecer una tontería innecesaria, pero evita que en las crónicas de vuestros conciertos o en las reseñas de vuestros discos un periodista acabe refiriéndose a «la chica de la guitarra», «el cantante», «el batería nuevo» o «el friki del sinte». Así, cuando tu banda se vaya al garete e inicies un nuevo proyecto, resultará mucho más sencillo que un bloguero pueda rastrear tu oscuro pasado.

    El bajista de Neandertal

  5. Notas de prensa.
    Periodistas y blogueros dedican horas sin fin a la búsqueda de propuestas interesantes, pero eso no significa que necesariamente vayan a encontrar la tuya. Tu presencia en la red será muy útil para que puedan encontrarte, pero también puedes echar una mano y enviar notas de prensa a las direcciones de tu lista de correo, si es que tienes una. No te desanimes si resulta difícil que los medios se hagan eco de tu proyecto a la primera y no desdeñes los blogs más pequeños. Existen páginas donde puedes pagar porque te reseñen, algo tan ético y auténtico como pagar por sexo o comprar seguidores en redes sociales: no lo hagas.
  6. Dosier.
    Ahora que ya sabes la información que conviene tener disponible, puedes facilitar aún más las cosas preparando un dosier de prensa en condiciones, que contenga una biografía, al menos una fotografía de calidad, enlaces a tus redes sociales, videoclips y plataformas de streaming donde poder escuchar —o descargar— tu trabajo.

    Deberías escatimar las invitaciones todo lo que puedas. ¿No son tus amigos? Pues que apoyen tu causa.

  7. Invitaciones y acreditaciones.
    No confundir estos dos conceptos: las invitaciones son sobre todo para tus amigos y las acreditaciones son para los medios de comunicación. Deberías escatimar las primeras todo lo que puedas (¿No son tus amigos? Pues que apoyen tu causa), pero si quieres que el blog de moda publique una crónica de tu concierto tendrás que acreditar a uno de sus redactores para que acuda a cubrirlo. Si tu proyecto despierta el suficiente interés, los medios contactarán contigo para solicitar acreditaciones, aunque también puedes ser proactivo y escribir para ofrecerlas o, directamente, para invitar a quien te interese.

    Músico emergente repartiendo invitaciones

Estos son tan solo algunos de los posibles consejos para un grupo que esté empezando. ¿Se te ocurre algún otro? ¡Cuéntanos tus experiencias!

Politólogo a mi pesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies.    Ver