Entrevista a Alberto Rodway: «Si algún día dejamos el grupo de música montaremos un club de parapente o una tertulia flamenca»

Entrevista a Alberto Rodway: «Si algún día dejamos el grupo de música montaremos un club de parapente o una tertulia flamenca»

Con motivo de la reciente presentación del nuevo disco de Detergente Líquido entrevistamos a Alberto Rodway, cabeza visible del quinteto gaditano.

¿Qué tal estás viendo la acogida de vuestro nuevo disco, Con miedo al amor por las personas sin tiempo [autoeditado, 2018]?
Muy bien. Vemos que a la gente que es fiel a nosotros desde el principio le ha gustado y que hemos atraído más público nuevo. Nos está gustando mucho también la reacción de los medios y la respuesta que estamos teniendo en los conciertos, donde la gente ya canta las canciones nuevas pese a llevar sólo un par de meses en la calle.

¿Estás de acuerdo en que éste pueda considerarse vuestro disco más redondo? ¿Quizás el más maduro?
Sí. Aunque esta es la gilipollez que decimos todos los que hacemos discos, en este caso pienso que sí es cierto y que es nuestro mejor disco. Más que nada, porque está mucho más trabajado por nuestra parte. El primero fue un reflejo de lo que hacíamos entonces en el local, sin apenas producción aparte de eso. Fue un reflejo de la inmediatez de entonces, de la simple necesidad de tener un disco largo grabado. El segundo fue casi todo lo contrario. Llegamos al estudio con las canciones muy verdes en cuanto a arreglos y prácticamente fue un trabajo de producción, que fue fantástico y sacó un disco muy chulo. Para este tercer largo el camino que hemos tomado ha sido el de hacer nuestras las canciones en el local antes de grabarlas. Pensar nosotros los arreglos y el rollo de cada tema antes de meternos en el estudio. Allí, nuestro productor habitual también ha aportado mucho (Juan Antonio Mateos, de Grabaciones Sumergidas), pero consideramos el disco más de la banda que los anteriores. Hemos buscado deliberadamente un sonido más de guitarras, dejando un poco de lado el pop saltarín de bombo a negras.
A lo mejor todo este proceso ha conseguido un disco que suena más completo, más compacto, más a banda hecha. Si eso es sinónimo de madurez, pues será así. Lo que sí es cierto es que respecto al mensaje de las canciones, la madurez (inmadura) está ahí desde el primer disco. Quizás la diferencia es que cada vez expreso las cosas de manera más directa y con menos dobleces porque ya me da menos vergüenza.

Calificarnos como grupo simpático es haberse quedado en la superficie y no haber tenido ganas de profundizar.

Otro asunto que he detectado en algunas entrevistas y artículos sobre vosotros es que os suelen calificar como un grupo «simpático». ¿Qué piensas de eso? ¿Consideras que se resta cierta seriedad a vuestro proyecto?
Pues particularmente no es una cosa que me guste demasiado, y al resto de la banda creo que tampoco. Puede que nosotros como personas seamos simpáticos, pero nuestro objetivo como grupo no es quedar como una banda jovial y dicharachera. Pienso que calificarnos como grupo simpático es haberse quedado en la superficie y no haber tenido ganas de profundizar, o simplemente no tener la capacidad de hacerlo. En nuestras letras más que humor (que me parece que no hay mucho), quizá haya sarcasmo, ironía o mala leche. Además, el hecho de proceder de Cádiz, con los prejuicios que vivimos al respecto, tampoco nos ayuda en este tema.
Posiblemente sea culpa nuestra en gran parte, por nuestra forma de hacer las cosas. Pero es que somos así como personas. Yo por lo menos soy así. Me tomo las cosas muy en serio realmente, pero doy la impresión de que no lo hago porque siempre estoy pensando (y diciendo) coñas. Y puedo decir la cosa más seria del mundo, pero luego terminar con un chiste. Entiendo que esa actitud se traslada al grupo, y al final la gente se queda con la parte chiste, que hace menos daño y es más fácil de tragar, olvidando la parte seria que es realmente la importante.
Y no sé si nos quita seriedad como grupo. Quizá no, porque hay muchos grupos que se esfuerzan en ser simpáticos pese a no serlo, así que imagino que no tendrá nada que ver ser simpático con tener un proyecto profesionalmente pujante. Pero como he dicho antes puede que sí que le reste fuerza al mensaje de las canciones. Aunque de todas formas, al final cada oyente se queda con la parte que le interesa. Como todas las personas, somos un todo, con nuestras simpatías y nuestras manías. Y también tengo que decir que es mucho peor cuando nos califican de grupo fresquito. Eso directamente me da ganas de dar dos hostias al que lo haya dicho.

El videoclip de «Aunque no lo parezca, también llega la primavera a los descampados con escombros» fue dirigido por Daniel Cuenca. ¿Cómo surgió la idea de la grabación del videoclip con él?
Pues porque ya habíamos hecho con él el vídeo de «Grimas y meriendas» y nos lo pasamos muy bien y quedamos muy contentos. Si no recuerdo mal, hablamos el tema de que nos haría otro vídeo para este disco incluso antes de tenerlo grabado. Después la cosa fue ir cerrando los detalles, hablar un par de veces, vernos en la piscina del Contempopránea y ponernos a hacerlo. Dani tiene siempre ideas muy chulas y que se complementan con lo que contamos en las canciones. Además, adaptó el argumento de uno de los relatos del libro que escribí para usarlo en el vídeo, y a mí particularmente me gustó mucho eso.

Alberto Rodway - De dónde vienen las canciones tristes

Podría escribir una novela de seiscientas páginas, pero tengo que tener algo que contar: escribir por escribir no me vale.

Imagino que te refieres al libro de relatos que escribiste ¿De dónde vienen las canciones tristes? [Editorial Dalya, 2017]. La idea de escribir este libro me pareció muy original. ¿Te planteas algún día continuar con esta faceta de escritor o fue algo puntual para que la gente pueda entender mejor tu faceta de músico?
En realidad el libro no tiene por qué tener nada que ver con mi faceta musical, pero es cierto que como todo sale de mi mismo universo, es fácil encontrar relaciones entre una cosa y otra. El libro contiene una serie de relatos que escribí hace unos cuantos años ya. El grueso de los mismos será de 2010 o 2011. Fue una época en que me dio por hacerlo porque me ponía delante de un papel en blanco y me salía un rollo de quince páginas. Se ve que tenía cosas que sacar de la cabeza por entonces. Pero eran textos que guardaba para mí.
Esos relatos se quedaron en el disco duro del ordenador hasta el año pasado, en que di con ellos accidentalmente, los leí y no me parecieron muy malos. En cierto modo, con el discurrir del tiempo, los veía ya un poco ajenos a mí mismo, así que me daban menos vergüenza. Se los enseñé a un par de amigos y les gustaron; y se me ocurrió publicarlos por el simple hecho vanidoso de tener en mi estantería un libro con mi nombre, al lado de los de Carver o Fante.
No descarto en algún momento escribir más, pero no es mi prioridad ahora mismo. Podría escribir una novela de seiscientas páginas, pero tengo que tener algo que contar: escribir por escribir no me vale. En esos relatos, aunque seguro que son una birria literaria, estoy contando lo que me pasaba por la cabeza en esos años. Hay alguna adición posterior, pero básicamente, ¿De dónde vienen las canciones tristes? es como si hubiera impreso mis neuronas en ese momento. Ahora mismo no creo tener nada nuevo que contar, por lo menos, por escrito.

Volvamos a vuestro disco. Aunque producido por Grabaciones Sumergidas, Con miedo al amor por las personas sin tiempo ha sido editado por vosotros. ¿Habéis pensado en alguna discográfica para futuros trabajos o el formato de la autoedición es con el que más cómodos os sentís?
Siempre estamos pensando en ellas, pero no hemos tenido buenas experiencias por ahora. Estaremos encantados de trabajar para cualquier discográfica que apueste por nosotros tanto como lo hacemos nosotros mismos, y eso aún no lo hemos encontrado. Estamos cómodos con la autoedición pero estaríamos más cómodos si alguien más hiciera parte del trabajo y nosotros nos pudiéramos dedicar más tiempo simplemente a la música y menos a muchas cosas que la rodean que en realidad no me interesan demasiado.
Pero las cosas están así, y también está bonito ver como nosotros mismos con nuestros medios, nuestras ideas y nuestro esfuerzo vamos haciendo cosas muy chulas y que tienen aceptación. A mí me da un poco de pena pensar en lo que podríamos hacer si tuviéramos el apoyo adecuado, pero a su vez estoy muy orgulloso de lo que conseguimos. Como decimos muchas veces, somos un equipo de Segunda B jugando la Champions. A lo mejor perdemos al final, pero ya hemos jugado en Wembley y en el Bernabéu y eso no nos lo quita nadie. Además, intentamos rodearnos de un equipo de gente que nos ayuda en la que sí confiamos de verdad y que son tan partícipes de nuestros pequeños éxitos como nosotros mismos.

Todos nuestros títulos tienen un motivo, aunque algunos sólo los entiendo yo.

Si no te lo pregunto, reviento, ¿de dónde sacas esos títulos tan largos que tienen muchas de vuestras canciones?
De la vida diaria. Únicamente hay que atreverse a ponérselos a las canciones. Cualquier conversación que escuchas en la calle, cualquier relación de ideas o de conceptos es susceptible de ser un título para algo. Y todos nuestros títulos tienen un motivo, aunque algunos sólo los entiendo yo.
Nos hace más gracia un título que ya por sí solo dice algo. O que sea tan corto que no diga nada, como «Camión», pero que descoloque a todo el mundo.  Y aunque básicamente, los ponemos así porque nos gustan, también nos hemos dado cuenta de que el tema de los nombres de las canciones se ha convertido en una de las cosas que nos definen como grupo, así que es un tema que, a su vez, tratamos de explotar un poco.

Hace poco estuvisteis en Madrid en el Maravillas Club tocando con Nos Miran. Ya habíais colaborado en múltiples ocasiones con Sergio Rodríguez, ¿cómo surgió esta nueva colaboración?
Con Sergio llevamos ya unos años haciendo cosas. El se hizo fan de Detergente Líquido y yo era fan de Capitán Sunrise, así que la cosa fue muy fácil. Me parece, si no recuerdo mal, que la primera vez que hicimos algo juntos fue cuando me acompañó al piano en un concierto acústico que hice en Madrid hace tres años o así.
Para esta ocasión nosotros teníamos el Maravillas reservado desde antes del verano y le pedimos que tocaran también Nos Miran para lo típico que hacemos las bandas de fuera, que es buscar un grupo local que atraiga público. Aceptó y ya está. Dieron un concierto muy chulo

Los grupos de provincias como nosotros tenemos que tocar en Madrid porque si no, no existimos en el resto de España.

En cualquier caso venís mucho por Madrid. Por ejemplo, el año pasado os pudimos ver en Proyecto Waikiki a finales de diciembre. ¿La razón es que tenéis mejor acogida en la capital o simplemente os gusta moveros y que se os escuche por todos los sitios posibles?
Hay una razón básicamente, y es que los grupos de provincias como nosotros tenemos que tocar en Madrid porque si no, no existimos en el resto de España. Allí están los medios principales, y también está gran parte del público. Tenemos la suerte de tener cada vez mejor acogida en la capital, pero pienso que aunque no fuera nadie a nuestros bolos, tendríamos que ir igualmente si queremos seguir teniendo repercusión. Podemos dar cuarenta conciertos entre Cádiz y Sevilla pero nadie se entera. Damos uno en Madrid y tenemos todos los ojos encima. A lo mejor los que vivís allí no os dais cuenta de esto, pero los que lo vemos desde fuera sí, y no tenemos más remedio que adaptarnos e insistir. Es sólo otro hándicap más que tenemos que superar.
Por otro lado, también nos gusta ir a tocar fuera de nuestra casa, claro. Es nuestro objetivo: llevar nuestras canciones a tantos sitios como podamos y disfrutar de todo el proceso.

Cuando vas a ver un concierto, ¿eres más de salas pequeñas o de grandes festivales? ¿Y cuándo eres tú el que está en el escenario?
Para ver un concierto prefiero las salas pequeñas. Ves la cara de los que están tocando, te cantan a ti, estudias el equipo que llevan… es todo más cercano.
Para tocar las dos cosas tienen su encanto. En las salas pequeñas me gusta ver la reacción del público uno a uno, y en un festival grande disfruto de la magnitud de todo: los watios de sonido, el tamaño del escenario, la cantidad de gente que hay… Particularmente me gusta mucho ver el trabajo de los técnicos y los backliners en los festivales. Tengo mucha curiosidad por ver las tripas detrás de los conciertos grandes.

Aparte de Detergente Líquido y todas las colaboraciones que realizas con otros grupos y artistas, ¿tienes algún proyecto paralelo que no conozcamos?
Bueno, creo que ya todo el mundo sabe que yo soy quien está detrás de Que Bailen los Demás. Estoy planteando algún lanzamiento nuevo el año que viene. Respecto a colaboraciones, habitualmente hago lo que sea con quién sea que me llame. Últimamente me ha gustado mucho programar unas baterías para el primer EP de Nos Miran y, sobre todo, me ha hecho muchísima ilusión poder colaborar en las letras del segundo disco de mis amigos The Magic Mor (disco muy recomendable). Por ahí tengo planteada también una producción un poco rara en la que he puesto música a unos textos poéticos, pero no sé si saldrá adelante porque no depende de mí. Y unas canciones que hice para un proyecto cinematográfico del que creo que no puedo decir nada todavía, pero en el que también me hace mucha ilusión poder participar.

Con miedo al amor por las personas sin tiempo ha tenido cuatro adelantos a modo de single hasta la fecha: «Camión», «Al barrer tu casa», «Segunda balada de Villa Destrucción» y «Cumpleaños feliz. Otra vez». ¿Os planteáis seguir sacando singles para este disco? Si es así, voto sin duda por «Lloriqueos en la rotonda». Me parece un hit increíble. ¿A qué «puto infierno» te refieres en la letra?
Pues va a haber nuevos singles en breve, creo. Pero no voy a adelantar qué temas. Respecto al infierno de «Lloriqueos en la rotonda», en realidad es la canción en la que más dudas tuvimos en la letra. La letra original decía «puto invierno», pero mientras trabajábamos en los ensayos la cambiamos por «puto infierno» porque le daba más expresividad a la canción. Nos dimos cuenta de que estábamos usando demasiados tacos, así que empezamos a buscar otras cosas sin «puto». Pero justo antes de grabar la letra en el estudio no sabía lo que cantar y fue Ernie el que me dijo que cantara lo de «puto infierno», que al final era lo que mejor quedaba. Ese «puto infierno» es en realidad cualquier cosa que uno tenga en la cabeza y de la que desee escaparse, aún sabiendo que nunca va a hacerlo.

Creo que no me gustaría verme dentro de diez años en un escenario.

¿Dónde te ves dentro de diez años? ¿Te gustaría continuar con Detergente Líquido o te ves en nuevos proyectos?
Me encantaría seguir en Detergente Líquido, básicamente porque he llegado a un punto en el que una de las mayores motivaciones para hacer todo esto es poder hacerlo con esas personas. Todavía no hemos hecho nada realmente importante, pero ya nos hace ilusión comparar lo que tenemos con lo que teníamos hace unos años y ver como hemos progresado juntos.
Para mí ellos son mi apoyo en lo musical, ya que yo soy de lejos el menos dotado del grupo en esta materia, y también en muchos casos el apoyo personal para la vida diaria. Pienso que si algún día Detergente Líquido tiene que dejar la actividad como grupo de música montaremos un club de parapente o una tertulia flamenca, pero seguro que lo haré con ellos. No sé si estarán hasta los huevos de mí, pero yo de ellos todavía no.
De todas formas, este es un tema que he hablado algunas veces con ellos. A mí personalmente, creo que no me gustaría verme dentro de diez años en un escenario como ahora. No creo que fuera un espectáculo gratificante para nadie. Habría que reformular el concepto musical, pero de todas formas es algo que ya pensaremos. A lo mejor dentro de diez años he cambiado de opinión y me veo perfectamente. No tendré más remedio que aguantarme.

¿Qué planes tiene Detergente Líquido para el nuevo año? ¿Tenéis ya fechas confirmadas para 2019?
Pues los planes son seguir tocando y llevando por ahí nuestro nuevo disco. Tenemos tres fechas muy chulas ya cerradas, que haremos en una pequeña gira junto a Capitán Sunrise y están volando por ahí algunas más que ya iremos contando.

Detergente Líquido - Con miedo al amor por las personas sin tiempo

Estos son las próximos conciertos de Detergente Líquido compartiendo cartel con Capitán Sunrise:

  • Aranjuez: 28 febrero de 2018.
  • Zaragoza: 1 marzo de 2019.
  • Barcelona: 2 marzo de 2019.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola