Feli and the LemonShakers en Costello Club

Feli and the LemonShakers en Costello Club

La colorista propuesta de Feli and the LemonShakers inundó el Costello Club a mediados de la semana pasada.

El emblemático Costello Club fue el espacio escogido por Feli and the LemonShakers el pasado miércoles 23 de enero para presentar su último EP —Highlife (Mint 400 Records, 2018)— ante el público madrileño. La propuesta de este trío —cuyos origenes se reparten entre África, Estados Unidos, Malasia, Suecia, España y Chile— conjuga un buen número de elementos bajo el estandarte de un pop ciertamente sui generis, en el que la melodía se disputa la primacía con el ritmo.

Este empujón extra recibido por el aspecto rítmico quedó patente desde el principio de la actuación. La vocalista Felicia Soumah estaba pertrechada con un pad electrónico, además de una panoplia de instrumentos de pequeña percusión entre los que se hallaba un shaker con forma de limón. Pero el trío también había sido aumentado a quinteto para la ocasión, contando con la presencia de un percusionista adicional y un bajista que fueron presentados como Javier y James respectivamente. Estos no fueron los únicos músicos que tomaron parte en el concierto y en «Naïve» se sumó un nuevo invitado a la guitarra acústica. Pero, dejando de lado los matices soul de la fabulosa voz de Felicia, la guitarra eléctrica de Anwar Glenn es una de las características definitorias del sonido de la banda, con un timbre limpio inundado de chorus y apenas rasgado por una ocasional pizca de overdrive, ideal para esos fraseos a veces descritos como «africanos» y de sonido que remite al de bandas como Talking Heads o Vampire Weekend. Con «Like a Feather» se produjeron nuevos cambios sobre el escenario, con Carlos Fornié abandonando el parapeto ofrecido por su batería para emplearse con un yembé. No sería esta la ultima variación expermientada por  la puesta en escena y, durante la interpretación de una versión de «Let It Be» el baterista abandonó la percusión por completo para reemplazarla por un sintetizador.

Feli and the LemonShakers - Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers – Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers - Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers – Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers - Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers – Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers - Fotografía: Eva Sanabria
Feli and the LemonShakers – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next
El concierto entró en su fase final con «Au U», canción cuyo titulo significa «adiós» en la lengua paterna de Felicia y que la cantante dedicó a su familia. Javier y James regresaron entonces al escenario y, con la banda de nuevo al completo, Feli and the LemonShakers se lanzaron a un esprint final formado por dos hits inapelables. «Out of Bed» sonó enorme, pero «Get Through» alcanzó un cariz casi heroico. Tras interpretar estos temas centrales de los EP Naïve (autoeditado, 2016) y Highlife, Feli and the LemonShakers dieron su concierto por terminado. Las peticiones de bises procedentes de un sector del público hubieron de ser acalladas por un Carlos de aspecto tan cansado como feliz, que se excusó afirmando que la banda había agotado su repertorio. Un estupendo concierto de una banda a la que me encantará seguirle la pista y a la que solo la distancia geográfica entre sus componentes podría dificultar la publicación de un nuevo trabajo.

Feli and the LemonShakers - Costello Club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola