Lanzadera #18: El responso pop de Escuelas Pías

Lanzadera #18: El responso pop de Escuelas Pías

Continuamos nuestro periplo escolapio examinando Música ligera para un funeral, el segundo trabajo de larga duración de los sevillanos Escuelas Pías.

Siempre resulta difícil determinar qué es lo que ha llevado a un grupo a publicar un EP en lugar de un álbum, o un sencillo antes que un mini-LP. En el caso de Escuelas Pías el desconcierto aparente comienza hace unos años con la aparición de Pequeñas desviaciones (El Genio Equivocado, 2017) poco después de la publicación de su primer álbum. Se trataba de un recopilatorio de lo que podríamos llamar «descartes» —sin que ello desmerezca en absoluto a su contenido—, tras el cual se había anunciado la futura llegada de un segundo álbum. Pero pasaron los meses y en lugar del prometido trabajo de larga duración el grupo publicó un nuevo EP —Mapa espacial para personajes secundarios (El Genio Equivocado, 2018)—, que además introducía notables cambios estilísticos en su sonido. Esta evolución no lo era tanto en concepto como en ejecución: Escuelas Pías continuaba siendo un grupo de raíz electrónica puntuado por la guitarra de Cristian Bohórquez y la voz de Davis Rodríguez. Pero algo había cambiado por el camino y la languidez anteriormente exhibida por la banda había dado paso a bases rítmicas mucho más atrevidas. El nuevo talante también revelaba filias por grupos como New Order, hasta ahora no explicitadas aunque en absoluto desconocidas para cualquier seguidor familiarizado con la trayectoria previa de Davis y Cristian.

Finalmente Música ligera para un funeral (El Genio Equivocado, 2018) llegó a finales del año pasado, precedido por los sencillos «Agujero negro» y «Me muevo». El pop de Escuelas Pías hace ahora unas mínimas concesiones al baile, al tiempo que ha ganado en complejidad y matices melódicos. Este gusto por la melodía no es en absoluto un nuevo hallazgo para los sevillanos, aunque ahora se revele de maneras novedosas, como la interesante línea de bajo de «Galletas de la suerte». La voz de Davis continúa gozando de gran prominencia, si bien las guitarras de Cristian han adquirido una personalidad más acusada: quizá en parte motivada por la desaparición de Blacanova, grupo que hasta fecha reciente fuera el principal vehículo expresivo del guitarrista y productor sevillano. De hecho, canciones como «Carrie Page» recurren a la ya conocida influencia de The Cure y Slowdive en sus arreglos de guitarra, aunque no resulte fácil adscribir a Escuelas Pías a un estilo concreto ni mucho menos establecer comparaciones con anteriores proyectos. La propuesta de Escuelas Pías continúa siendo soñadora, si bien con Música ligera para un funeral el grupo parece haber desterrado todo atisbo de somnolencia en favor de un sonido ubicado en algún lugar indefinido, pero muy cercano a la encrucijada donde el synth pop y el dream pop se encuentran.

La próxima ocasión para ver a Escuelas Pías en directo tendrá lugar el viernes 1 de marzo en la sala Almodobar de Barcelona en compañía de Algora. Las entradas están disponibles en entradium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.segundopremio.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola