El baile cósmico y decadente de No Fucks

El baile cósmico y decadente de No Fucks

El calor nos ha llevado a intentar regresar al invierno a base de rescatar trabajos publicados hace unos meses, como el mini-LP de los gijoneses No Fucks.

La discográfica barcelonesa Discos de Kirlian se caracteriza por llevar a cabo ediciones cuidadas, ya sea en CD o en vinilo. El inagotable universo del pop es siempre su objeto de atención y así es como hemos recibido el primer trabajo con cierta entidad de los asturianos No Fucks.

No Fucks (Discos de Kirlian, 2019) podría parecer un álbum hecho y derecho hasta que al pesarlo en la balanza apreciamos la ligereza aportada por sus 22 minutos. No obstante, hasta diez canciones han hallado acomodo en tan breve duración. Ello no hace sino poner de manifiesto la filiación más punk de la banda, que marida razonablemente bien con sus aspectos pop. «Punkipop» funciona así como una especie de manifiesto fundacional del trío formado actualmente por Elisa (voz y batería), Stephen (voz y guitarra) y Dani (bajo), además de dar fe del carácter recopilatorio del mini-LP. Al menos seis de las canciones incluidas en No Fucks forman parte de una deshilvanada discografía previa compuesta en su mayor parte por sencillos y maquetas. Este trabajo es por tanto una especie de limpieza de primavera, que rescata las piezas clave de su trabajo anterior además de incluir algunas canciones nuevas.

Una de las más notables de estas últimas probablemente sea «Control parental», con una melodía desenfadada sobre la que contrasta una letra pretendidamente nihilista. A su vez, «Muerte por asco» es uno de los temas más señalados de su repertorio más antiguo, con una Elisa que canta de manera monocorde un estribillo sin redentora melodía pop. «Muerte por asco» es así una descendiente lejana de «Boredom», un tema de Buzzcocks que además contenía un solo —o más bien un antisolo— que también viene a ser un antecedente del solo onomatopéyico presente en «Quiero ser un gato», otro de los temas más señalados del disco. Aunque me he referido únicamente a los temas en castellano, no hay que dejar de mencionar que casi la mitad de las canciones de No Fucks están cantadas en inglés, destacando la muy la garajera «Chillax» con un sample procedente de Hora de Aventuras empleado como introducción.

Aunque lo dicho hasta ahora podría llevar a pensar en No Fucks como un recopilatorio sin un auténtico hilo conductor, resulta incuestionable que todas las canciones que contiene proceden de parecidos lugares. Aunque el grueso de la grabación y producción del mini-LP se reparte entre el Kaiju Estudio de Linda Guilala y Circo Perrotti de Jorge Muñoz-Cobo, no cabe duda de que el trabajo de Carlos René en la masterización —además de la producción de «Control parental»— ha contribuido a dar unidad al conjunto. No Fucks queda así como un testimonio de las primeras etapas de un grupo cuya trayectoria ya rebasa holgadamente el lustro.

No Fucks está disponible en una casi agotada edición en vinilo de diez pulgadas, además de en las plataformas de streaming usuales.

 

El próximo concierto de No Fucks tendrá lugar el próximo jueves 18 de julio en la sala Siroco de Madrid junto a Nuevos Tiempos Romanos y Chloral, en un evento incluido en la programación de julio del festival urbano Summer in the City. Las entradas están disponibles a través de Wegow.

Summer in the City: No Fucks

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.