Luan Mei: «No se me da nada bien encasillarme»

Luan Mei: «No se me da nada bien encasillarme»

Aprovechamos la oportunidad de hablar con Luan Mei sobre sus planes de futuro con motivo del lanzamiento de «Elements», su sencillo de debut.

Para quien no te conozca, cuéntanos quién está detrás de la identidad de Luan Mei. ¿Cuál es tu historia? ¿De dónde viene ese nombre?
Allá por 2014 me hacía llamar Wolhemian y la gente que me conoce de siempre lo sabe bien. Wolhemian venía de una mezcla entre las palabras «bohemio» y «wolf», pronunciada en alemán: por aquella época tenía una obsesión con los lobos, no sé por qué exactamente. Fue justo cuando empecé a escribir mis propios temas y, de hecho, sólo tocaba la guitarra acústica. Me gustaban mucho Ben Howard, Jack Johnson, Ben Harper y música acústica del palo, de ahí lo de «bohemio», supongo.
Cuando marché a Brighton en 2016, con 18 años, mi pelo largo, sombrero y guitarra acústica, descubrí, a raíz de escuchar mil géneros diferentes aquí y empezar a escribir mucho más a menudo, que mi estilo de música no era el rollo singer-songwriter acústico y chill. Me obsesioné locamente con la guitarra eléctrica, con movidas funk, descubrí el neo soul, además mis melodías eran superpegadizas, como en el pop, con un ritmo supermarcado.
Me di cuenta entonces de que yo ya no era Wolhemian, que ella se había quedado en mi yo de 16 años en Madrid, y que probablemente no volvería nunca, formando así el principio de algo maravilloso. Tuve una crisis de identidad tanto musical como de nombre artístico por meses. Mi nombre de pila es Ruth, y probé a combinarlo como Ruth Wolhemian y con mil cosas más, pero nada me convencía. Quería algo que sonase… universal. A pesar de vivir entre España e Inglaterra, no quería un nombre español ni un nombre inglés. Quería algo simple, sencillo y sin nacionalidad.
Vivir aquí por mi cuenta me ha ayudado a forjar una identidad y una actitud mucho más fuerte, potente, como un león —o comes, o te comen—. Además, aunque parezca una tontería, cuando me corté el pelo en 2017 me volví una persona muchísimo más extravertida y perdí el miedo a prácticamente todo. Me había convertido en un león, o «luan», en albanés. No preguntéis por qué. Lo busqué en todos los idiomas y me gustó muchísimo su sonoridad. Mei es simplemente una especie de accesorio para Luan, ya que lo sentía incompleto. Necesitaba algo que sonase suave, como una ola —o al menos así lo describe la sinestesia en mi cabeza—. Luan Mei es suave, chill, fresca pero cálida, muy amigable y espontánea.

«Elements» ha sido tu primer single. ¿Cómo ha sido el proceso hasta llegar a la grabación? ¿Qué destacarías de esa experiencia?
Escribí «Elements» en abril de 2017 y recuerdo terminarlo una tarde justo antes de ir a un micro abierto en el pub The Dorset de Brighton. Quería llevar el tema más o menos terminado para testearlo en el micro abierto y ver cómo reaccionaba la peña que estaba por allí. Cuando lo toqué, todo el mundo se quedó flipando y, de hecho, el camarero grabó la canción entera. No dejaba de sonreír.
En 2018 solía tocar en jams en Brighton y un miércoles decidí pasarme por el pub Pitcher & Piano y tocar unos temas e improvisar con otros músicos. Allí conocí a Batz, el actual productor de «Elements». El es de Zaragoza, y llevaba sólo dos meses en la ciudad. Vino precisamente por la música, planeando quedarse a largo plazo, y ya esa noche empezamos a maquinar planes musicales juntos.
En invierno de 2018 Batz y yo arrancamos con ideas, croquis, referencias, influencias, objetivos, etc. Empezamos con las guitarras, pequeños motivos tanto melódicos como rítmicos, líneas de bajo, etc. En enero grabamos todas las voces en Small Pond, aquí en Brighton. Sólo nos llevó dos horas, el resto quedaba en manos de Batz. Él me iba enviando ideas, yo las aceptaba o las rechazaba, cambiábamos cosillas, pero ambos teníamos prácticamente la misma idea en términos generales.
Lo claro y sencillo que me ha resultado trabajar con Batz, especialmente en cuanto a entendimiento mutuo, ha sido desde luego lo más destacable. Tenemos muchos objetivos en común y resulta muy enriquecedor crear a su lado.

Cuéntanos qué se esconde tras «Elements». ¿Es una puerta abierta hacia el futuro?
¡Desde luego! Siento que «Elements» es la puerta de las puertas, vaya. Es el primer trabajo que saco oficialmente en toda mi vida y desde luego que no será el último. Por ahora sólo lleva un mes fuera y ya tengo muchísimas cosas pensadas que hacer sólo con este single. Se vienen vainas guays, definitivamente. Por ahora lo mantendré en secreto.
Y sin duda alguna esto sólo acaba de empezar. Este verano de 2019 viene cargadito de sorpresas… ¿Más singles? ¿Un EP? ¿Un videoclip? Quién sabe.

Algunas influencias de Milky Chance se pueden encontrar por ejemplo en este debut, ¿cierto?
Totalmente. Cuando escribí «Elements» en abril de 2017, fue la época en la que Milky Chance sonaba en mis auriculares como mínimo una vez al día. Me tenían hipnotizada musicalmente y eran, y siguen siendo, uno de mis artistas favoritos y una de mis principales referencias. Milky Chance tienen un sonido muy único desde mi punto de vista: empezando por el hecho de que no son de un género puro, lo cual me atrae de una manera muy especial. Insisten en ritmos supermarcados, melodías pegadizas y armonías sutiles, sin olvidar el tono de voz roto y cálido de Clemens Rehbein. En mi mente su música es colorida, huele a frescura, es como una macedonia de flores de diferentes especies y colores.

¿Qué dirías que te influye e inspira musical y extramusicalmente?
Siempre hay artistas fijos, los que te calan y al final te acompañan siempre, como en mi caso pueden ser Amy Winehouse, Milky Chance, Parcels, Phum Viphurit, Tash Sultana, Alt-J, Tom Misch, AnnenMayKantereit, Fil Bo Riva o Bruno Mars. Probablementeme deje a alguien por ahí y estoy segura al doscientos por cien de que cuando escribo hay influencias implícitas, melodías o ideas que se cuelan en tu cabeza similares a algún artista que escuchaste y ni recuerdas en el momento, pero ahí están.
Extramusicalmente me inspira mi vida, como primer elemento —tiene sentido, ¿no?—. Mudarme a otro país con 18 años, hacer vida aquí, música, conocer a miles de personas diferentes de todas partes del mundo, lugares, etc. Tiendo a autoanalizarme a menudo, a comparar, cómo he ido cambiando desde que llegué aquí y el impacto que ha tenido en mí y mi forma de ver las cosas. Me inspiran las personas que tengo alrededor, los lugares nuevos, las diferentes formas de ver el mundo, momentos y vivencias específicas, la naturaleza.

¿Te atreverías a encasillarte dentro de un género musical o no eres de etiquetas?
Respecto a géneros, no se me da nada bien encasillarme, pero supongo que de algún modo he de hacerlo. Cada canción tiene un rollo diferente, a pesar de siempre mantener esa esencia que lo hace mi sonido característico. Mi forma de tocar la guitarra tiende a ser un poco más funky e indie. Y mi forma de cantar tiene muchísimos elementos del soul. Hay pop, funk, indie y soul así que, ¿cómo clasificarlo? Ni idea.
Es un sonido fresco como el agua, cálido como el sol y lleno de colores como las flores en primavera: verde, amarillo, naranja, rosa, azul. De hecho, un amigo mío me llama Soulzzie refiriéndose a la mezcla entre soul, indie y jazz por la tendencia que tengo a veces de tocar progresiones cromáticas.

Lo que siento respecto a Brighton es una conciencia más extendida o interiorizada acerca del apoyo a artistas emergentes y a pequeñas salas independientes.

Tienes la ventaja de poder vivir entre la escena musical emergente de Brighton y Madrid. ¿Qué diferencias encuentras entre ellas? ¿Crees que es necesario algún cambio en estos modelos?
La verdad es que por desgracia no he podido conocer la escena emergente de Madrid desde dentro, ya que vine a Brighton con 18 y en casi tres años, las veces que voy a Madrid es de vacaciones o para ver a familia y amigos. Aún no he tenido la oportunidad de tocar en garitos de Madrid y la verdad es que es una pena, pero sé que en algún momento ocurrirá, tiempo al tiempo. Tuve la oportunidad de tocar junto a la poeta Paloma Seddano en el concurso Desafía Unplugged en la sala Alevosía —lo ganamos— y fue una experiencia brutal. También he tocado una vez en Calvario y, yendo a conciertos de amigos como Ángel Calvo y Ainoa Buitrago, he de decir que el público de Madrid es superacogedor.
Lo que siento respecto a Brighton es una conciencia más extendida o interiorizada acerca del apoyo a artistas emergentes y a pequeñas salas independientes, etc. Aunque también, y es algo que ocurre a menudo en Brighton, es que en pequeños conciertos emergentes donde tocan varios artistas, el público acude a ver las primeras bandas sin hacer el pequeño esfuerzo de quedarse hasta el cabeza de cartel. He visto mil veces cabezas de carteles llenando ni la mitad de la sala, cuando, antes de éstos, estaba a rebosar. Puede que vayas a ver a tus colegas, pero quedarte una hora más para apoyar al resto creo que no es mucho pedir y se agradece muchísimo.

Hacer un esfuerzo por acudir a conciertos de artistas que no conoces no te va a a quitar nada y probablemente te dará algo nuevo.

Por otro lado, ¿eres más de tocar en festivales o en sala? ¿Qué opinión tienes sobre los festivales?
Teniendo en cuenta que llevo menos de un año como Luan Mei en la escena musical, hasta ahora sólo he tocado en dos festivales en Brighton: uno de ellos, FEMFEST, festival independiente de mujeres músicas que se celebra el 8 de marzo todos los años, se lleva a cabo en una sala, por lo que no son las típicas vibras de festival de verano en el exterior. El segundo, The Great Escape, es una festival de música emergente de todos los géneros que se celebra tres días de mayo en más de treinta salas de Brighton. Tuve la oportunidad de tocar como street performance —en la calle, vaya— gracias a BIMM, la escuela de música donde he estudiado. Y fue una experiencia mágica.
Impaciente estoy ya por tocar en festivales al aire libre, honestamente, pero poco a poco. Creo que, conociéndome, disfrutaría más tocando en un festi que en una sala, aunque cada uno te brinda un ambiente y sensaciones diferentes, ¿no? Está por descubrir aún.
Los festivales me parecen una maravilla para, insisto otra vez, artistas emergentes, descubrir nueva música, géneros, etc. Entiendo que la mayoría de público quiera ver a cabezas de cartel y artistas ya asentados en la escena. Pero, de verdad, hacer un esfuerzo por acudir a conciertos de artistas que no conoces no te va a a quitar nada y probablemente te dará algo nuevo.

¿Qué se puede esperar de un concierto de Luan Mei?
Definitivamente, si vienes a uno de mis conciertos el buen rollo, la naturalidad y las risas no van a faltar sin duda alguna, además de verme bailando mientras toco y canto y a veces liándome con los cables —no puedo dejar de moverme y en ocasiones la lío un poco en el escenario—. Vas a verme pateando el suelo con los pies marcando aún más el ritmo sin dejar de sonreír ni un segundo. Eso sí, cuando me pongo intensa con algunos temas más tranquilitos puedo afectarte, para bien. Sólo un poco, lo prometo.
Tengo por ahora algunas fechas en Brighton este mes de julio. En Madrid no tengo nada planeado aún, pero me encantaría organizar algo para otoño ya que para entonces habré sacado más cositas a la luz.

Para acabar, ¿qué banda o artista emergente nos recomendarías que merezca la pena escuchar?
Qué locura, me prometí hace un año escuchar por lo menos una banda o artista nuevo cada día y lo estoy cumpliendo al pie de la letra. Fíchense Parcels, una banda australiana de electropop/funk/disco, Phum Viphurit, músico tailandés del rollo neo soul/indie folk, Kaycie Satterfield, música estadounidense de folk/jazz/neo soul y The Hidden, una banda italiana establecida en Brighton de rock/grunge con melodías superpegadizas y riffs de guitarra melódicos a tope.

Luan Mei tiene dos fechas programadas en Brighton durante el mes de julio:

  • 21 de julio: White Rabbit.
  • 24 de julio: Mesmerist.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.