Lanzadera #25: Entrevista a Sugarcrush

Lanzadera #25: Entrevista a Sugarcrush

Los manchegos Sugarcrush se apean de nuestra Lanzadera, pero no sin antes ser ligeramente interrogados sobre su reciente Discazo.

En primer lugar, contadnos qué es Sugarcrush, qué música hacéis y quién es el goloso del grupo.
Aunque parezca difícil de creer, Sugarcrush somos un grupo de música formado por músicos… bueno, no se nos puede considerar ni músicos, pero si… Un grupo de música.
Respecto a lo del goloso del grupo, nosotros somos más de salao que de dulce [risas].

La etiqueta punk surge de manera inevitable al describir vuestra música. ¿Os gusta emplear este término para referiros a lo que hacéis?
Nosotros siempre decimos que hacemos trans-yeyé, que es como una forma de no encasillarnos en ningún estilo. Sí es cierto que tenemos muchas canciones de estilo punk; tal vez sea porque nuestras canciones son muy directas, cortas y concuerda con la identidad de ese estilo, pero también tenemos temas más poperos y algunos incluso más grunge. El flamenco grunge es un nuevo estilo que también estamos barajando para próximos temas.

Vuestra discografía es un ejemplo de reciclaje, con canciones como «El verano» que han llegado a aparecer hasta en tres trabajos diferentes. ¿Os gusta continuar trabajando en vuestros temas una vez terminados? ¿Cuándo dais una canción por finalizada?
Nosotros solemos decir que «El verano» es a Sugarcrush lo mismo que «No gires» a Varry Brava. La hemos grabado tres veces para mejorar el sonido hasta dejarla como nos gusta, y aún así todavía no está al cien por cien. Somos muy meticulosos en ese aspecto [risas].

En general, ¿cómo funciona vuestro proceso creativo, tanto musical como líricamente?
No tenemos diseñado ningún sistema de creación de canciones. Hay veces que alguien viene con una melodía, una frase en la cabeza, un riff de guitarra o surge en el local algo sobre la marcha. Básicamente lo hacemos entre los tres, pero donde más surge la inspiración es en el coche de camino a nuestros respectivos trabajos. Cogemos el teléfono, tarareamos algo por el móvil para que se grabe y luego en el local ya vemos si surge la magia, o era solo potagia y hay que desechar la idea.

El verano es una época del año más propicia para el «Grand Prix de Ramón García» que para la aparición de nuevos trabajos discográficos. ¿Por qué habéis elegido este momento y no otro para publicar vuestro primer álbum?
La verdad es que nuestros discos pueden ser perfectamente un Caribe Mix. Tenemos canciones muy de época estival, la verdad: por eso creemos que era el mejor momento para lanzar el disco. Además en verano las neuronas están más flojas y se asimilan mejor nuestras letras [risas].

Vuestras letras llevan el sentido del humor por bandera, aunque en ocasiones elementos de crítica pasan al primer plano. ¿Creéis que, como grupo, tenéis un mensaje que transmitir?
Sí claro, mensaje hay en todas las canciones. Otra cosa es la transcendencia que le quiera dar cada persona.
En cuanto a temática, entre otros temas hablamos de la edad cuando llegas a los treinta, de festivales de música, de el poco interés que nos dan las opiniones de ciertas personas, de rupturas sentimentales, pero desde un punto de vista más pragmático y menos poético hay de todo.

Dejando a un lado la opinión que exponéis en «Los festis», ¿qué opináis realmente de los festivales veraniegos y su creciente peso en el ámbito de la música en directo?
A nosotros nos gustan los festivales, no nos vamos a engañar. Somos los primeros que, si podemos, vamos de público. Nos parece que es una forma de darse a conocer para los grupos poco conocidos. También es cierto en en muchos de esos festivales la variedad de grupos es poca: es decir, siempre van los mismos grupos a casi todos los festivales y no nos referimos ya solo a cabezas de cartel sino a muchos de la letra pequeña.

Como grupo de Ciudad Real, ¿qué opinión tenéis de la escena castellano-manchega? ¿Hasta qué punto os condiciona vuestra relativa cercanía a Madrid?
Nosotros lo que vivimos más de cerca es la escena culiparda —la de Ciudad Real— y la verdad que en esta ciudad hay muchos grupos y pocas salas… bueno, en realidad solo dos salas [risas]. Y le cuesta mucho moverse a la gente cada vez que hay música en directo.
En el resto de la Mancha no sabemos exactamente cómo estará. Sí es cierto que hemos tocado en Cuenca, Albacete o Toledo, pero claro siempre respaldados por algún grupo local que también mueva algo de gente.
Respecto a lo de la cercanía de Madrid, evidentemente es una ventaja. No solo a la hora de hacer conciertos cada vez que podemos, sino de entrevistas o de grabar, como ha sido nuestro caso, en Protège Moi.

Todavía no habéis presentado oficialmente vuestro Discazo [autoeditado, 2019] más que en un pequeño número de conciertos. ¿Qué planes tiene Sugarcrush para el otoño?
De momento estaremos en septiembre en Burgos y Ciudad Real, y en octubre en Zaragoza. Hay algunas cosas en el aire pero como nosotros somos muy hippies y somos nuestro propio mánager nos lo tomamos con calma [risas].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.