Trío de tríos en la Wurlitzer: No Fucks + Raro + Smell

Trío de tríos en la Wurlitzer: No Fucks + Raro + Smell

Con la frase «Trío de tríos» se anunció en redes sociales la calurosa noche del 25 de julio, en la que Wurlitzer Ballroom acogió a No Fucks, Raro y Smell.

Fotografía: Franco Higa

Las primeras tres personas en subirse al escenario la noche del pasado 25 de julio fueron Smell, quienes contaban con la reciente incorporación de Aroa (Raro), esta vez al bajo en vez de en su habitual batería. Lo impresionante de ver a esta novel banda era la puesta en escena y la actitud que mantuvieron sobre el escenario a lo largo de toda su actuación. Repito, resultó impactante ya que la vocalista Frances era una caja llena de sorpresas a la hora de moverse sobre la tarima del escenario, y más en concreto a la hora de tocar la batería. En ningún momento se sentó en el sillín de esta, sino que se limitó a tocar de pie unas baterías naífs como las de Moe Tucker (The Velvet Underground) u Olya Dyer (The Underground Youth). A su vez, en ciertos temas el puesto de percusionista se repartía entre ella, las secuencias pregrabadas y Aroa: como en la canción «New Song», donde Aroa abandonó el bajo por unos minutos y se sentó a la batería. Mientras tanto, Ferdi se encargaba de una guitarra llena de riffs contundentes, además de acompañar a Frances a la voz en momentos concretos.

Cabe mencionar que este era uno de sus primeros conciertos y del que ellos mismos remarcaron como más multitudinario hasta la fecha: la formación era como una mariposa saliendo de la crisálida. Material, ganas y calidad no les faltaba, incluso los nervios estaban presentes, revoloteando de un lado a otro de la sala. Es así, que Frances, volvió a pedir a su grupo tocar una nueva canción que habían titulado «Mells», ya que había olvidado cantar una estrofa. De manera que, entre risas, volvieron a tocar la canción para coronarla esta vez con la guinda del pastel. Acto seguido, Aroa se sentó al borde del escenario para interpretar una versión de «Satellite of Love» de Lou Reed. La atmósfera que se creó hizo que la presencia escénica de Frances acaparase cada una de las miradas de la sala esa noche. Ya en la recta final tocaron «Guadarrama», que da título al homónimo Guadarrama (autoeditado, 2019), con el acompañamiento de un pequeño kazoo que Frances se sacó de la manga. Finalmente, la agilidad y movimiento de «Karate Chop», sirvieron para cerrar el gran debut de Smell en una calurosa noche de la capital.

Smell - Fotografía: Franco Higa
Smell – Fotografía: Franco Higa
Smell - Fotografía: Franco Higa
Smell – Fotografía: Franco Higa
Smell - Fotografía: Franco Higa
Smell – Fotografía: Franco Higa
Smell - Fotografía: Franco Higa
Smell – Fotografía: Franco Higa
navigate_before
navigate_next

Llegó el turno de Raro y ni si quiera los ventiladores de la Wurlitzer Ballroom fueron capaces de darnos un respiro. Este trío comenzó con la ya más que sonada «Intro» instrumental de The XX. Tras ella llegó el turno de uno de sus primeros temas de su también primer EP homónimo, Raro (autoeditado, 2017). Se trataba de «Super 8», de resultado final pulido y melodioso. Los siguientes pasos del espectáculo estuvieron en consonancia con lo visto hasta ahora de estas tres jóvenes. «MADJ», «Punto de inflexión» o «Cuestión», fueron en consecuencia un primoroso y esmerado trabajo que aún no habíamos podido escuchar hasta la fecha. El ecuador del set lo marcó una versión de una de las bandas que actualmente están apuntando alto, sorprendiendo con una versión de «Barcelona City Tour» de las barcelonesas Mourn. Tras el juego vocal de diferentes armonías que proponían con esta interpretación, llegaron unos minutos de tranquilidad con la calma que traía su canción «El público», antes de plantear de nuevo un final de intensidad creciente. Esta montaña rusa de emociones comenzó con uno de sus singles más sonados, «Cosmos». No obstante, buena parte de los allí presentes se lanzó a cantar esta canción junto a las chicas, haciéndola la protagonista del repertorio de aquella noche. El grupo se reservó la última versión de la velada prácticamente para el final. «Miedo» de La Plata culminó con una batería y una nada fácil línea de bajo interpretadas por Aroa y Cris respectivamente. Finalmente, «Chica uuh», fue también abiertamente coreada por más de uno, sirviendo para poner el punto final de Raro sobre el escenario de la Wurlitzer.

Raro - Fotografía: Franco Higa
Raro – Fotografía: Franco Higa
Raro - Fotografía: Franco Higa
Raro – Fotografía: Franco Higa
navigate_before
navigate_next

Para rematar la noche se subieron sobre el escenario No Fucks, pero lamentablemente no hubo tiempo para más. Sin embargo, los comentarios que me llegaron y cotilleando por redes sociales, cabe decir que todo fueron felicitaciones.

No Fucks + Raro + Smell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.