Summer in the City: Fiesta jubileo Juan de Pablos

Summer in the City: Fiesta jubileo Juan de Pablos

Dos días de conciertos memorables para celebrar la fiesta de jubilación del veterano locutor Juan de Pablos, en una sala El Sol llena de seguidores de Flor de pasión.

El fin de semana pasado, 30 y 31 de agosto, volví a la sala El Sol para celebrar la fiesta de jubilación de uno de los locutores de Radio 3 más importantes del panorama musical de los últimos años. Juan de Pablos ha dedicado la mayor parte de su vida a la radio, en primer lugar en la emisora Popular FM con el programa Ozono, y posteriormente dirigiendo durante más de treinta años el programa Flor de pasión en Radio Nacional de España. La celebración se llevó a cabo durante estos dos días consecutivos con numerosos conciertos. Sin duda un divertido y emotivo evento.

En Alicante y Valencia —actual residencia del ya retirado locutor— se han celebrado durante este año fiestas similares con gran éxito, en las que ha invitado a casi la totalidad de los grupos presentes en esta ocasión en la sala El Sol de Madrid, que se encuentra actualmente celebrando su cuadragésimo aniversario. Grupos que el propio Juan de Pablos ha descubierto a lo largo de la emisión de su programa, viejos conocidos y amigos, pero también grupos que ha conocido este mismo verano. Estas nuevas formaciones cuentan en algunos casos solo con algunos singles y están empezando su carrera como promesas atractivas dentro del panorama musical actual. Todos y cada uno de los artistas invitados transmitieron su agradecimiento al locutor, ya que muchos de ellos le deben gran parte de su difusión inicial entre el público más radiofónico y posterior éxito comercial.

El cartel, dividido en dos jornadas, se presentó al público como una especie de minifestival, al que se podía acceder con un abono o con la entrada única de la noche elegida.

Con su carisma y voz particular, tan reconocida por los fans de su programa, y un entusiasmo y energía que no dejó de sorprendernos, Juan de Pablos dirigió la fiesta con el énfasis que le caracteriza. Admiración total y gratitud absoluta hacia el personal técnico que estuvo presente y atento a todo lo que iba ocurriendo en el escenario: cambio de cables, instrumentos, micrófonos de las bandas que se iban turnando en el escenario con propuestas y estilos diferentes. Todo bajo control, mucha profesionalidad y sobre todo un dinamismo característico de la sala El Sol.

Haciendo el quite, entre grupo y grupo, la música de DJ amenizaba la espera bajo la atenta mirada de Juan de Pablos que no dejó indiferente a un público entregadísimo desde el primer momento. Me sorprendió muy gratamente ver a un público muy variado y de muy diferentes edades, desde grupos de amigos veinteañeros a personas de más de cuarenta años: una mezcla muy interesante donde todos juntos rindieron homenaje al gurú de las ondas.

Juan de Pablos

Viernes 30 de agosto

Los dos días de actuaciones tuvieron una afluencia numerosa de público, que hizo que desde la primera actuación tuviéramos ese ambiente que nos gusta tanto en los conciertos.

Desde luego Juan de Pablos sabe pinchar y dar el lugar perfecto a cada grupo. Durante la fiesta, los discos que habitualmente llevaba a la radio en su maletín se convirtieron en bandas de carne y hueso. Con sus particulares maneras de chico tímido y un experto pero cercano discurso se tomaba el micrófono para presentar a su primer invitado.

Confeti de Odio —o lo que es lo mismo, Lucas de la Iglesia— se plantó con desparpajo en el escenario armado de un teléfono móvil con las pistas de sus temas entre los que encontramos los divertidos «Tu puta barba» y «Pocos likes». Descaro no le faltó y enseguida sintonizó con el público con sus bailes y movimientos arrítmicos pero magnéticos.

La siguiente presentación se llevó a cabo por Rebeca acompañada a la guitarra por un jovencísimo secuaz. A pesar de confesar que estaba un poco nerviosa y no sabía dónde poner las manos presentó con solvencia algunos temas acompañada de bases pregrabadas en su ordenador, temas que incluían algunas canciones como «Celos», «Cuki q me has exo» o una versión del clásico «Un ramito de violetas» de Cecilia.

Gatomidi tomó el relevo en el escenario y la subida de watios se notó enseguida. Este trío afincado en Madrid se presentó a dúo con bases electrónicas y con la guitarra eléctrica potente de Nolasco Contreras mientras Jimena Quejigo se calzaba un bajo Fender con una divertida bandolera de Hello Kitty, dándole bien con las baquetas a un timbal que decidió quitarle momentáneamente a una batería expectante durante todas las actuaciones. Los chicos llevan trabajando el post-punk desde 2011 con varios trabajos discográficos a sus espaldas. Pudimos escuchar su último sencillo «Feel» y temas de The Flowers’ Cavern (Molusco Records, 2017), su último álbum

La noche se fue caldeando y llegó el momento a los arancetanos Rufus T. Firefly. Aquí ya se presentó una banda al uso con varios integrantes y una energía de rock alternativo oscura que está dando guerra desde 2006. Siete trabajos discográficos a sus espaldas —entre los que se encuentra su más que recomendable disco Loto (Lago Naranja Records, 2018)— avalan la trayectoria de esta banda con una dinámica creativa constante. Durante su actuación más de un pisotón me llevé por los bailes descontrolados de algunos de sus seguidores que salieron de las penumbras del fondo de la sala para colocarse en primera línea de escenario y disfrutar de algunos temas que les supieron a poco.

Al fondo del escenario y entre las cortinas se podía ver a un Juan de Pablos disfrutón que nos parecía decir «si es que esto no os lo podéis perder». Sus bailes eclécticos y espasmódicos mientras sonaba la banda hacían que los que estábamos ahí nos contagiáramos de su energía. Acabada la actuación, el lío de cables y pedales por ahí y por allá seguía mientras los músicos iban desconectando y guardando instrumentos. Juan de Pablos se acercaba entonces al micrófono para presentar a otro de sus descubrimientos del verano. En este momento de la noche les llegaba el turno a Ginebras que están rompiendo todo con su, de momento, único single: «Todas mis ex tienen novio». Energía nueva y diversión en su máxima expresión, las chicas tienen una complicidad total y eso desde luego se nota en el escenario. Aquí también me llevé algún que otro pisotón.

Con los barceloneses F.A.N.T.A. llegamos al punk rock sin apenas descanso. Se lanzaron al escenario como balas y empalmaron varios temas de su repertorio, quizás con la intención de tocar más para un público que tarareaba sus canciones y mandaba sugerencias a gritos. «Amor en descomposición» o «Nunca vi en directo a los Ramones» fueron de los más impactantes.

Los albaceteños Interceptores, dando caña desde 2007, siguieron con una tendencia punk contundente con temas como «Animal de compañía» o el conocido «Mi novia es una zombi» de Los Vegetales. Contaron con la participación de Alfonso Torcuato-Meteoro, un viejo conocido suyo.

Yawners, Elena Nieto a la guitarra con el batería Martín Muñoz, son la clara demostración de que no todo va a ser reguetón para la gente que pertenece a la etapa milenial. Gracias a Yawners por pillar la guitarra e insistir en algo de música con sentido o sin sentido pero música al fin y al cabo. Pop punk a dúo con bases electrónicas fue la guinda del pastel de este género que se paseó durante toda la noche en varios paquetitos, desde los más sofisticados hasta los más electrónicos. Su último disco, Just Calm Down (La Castanya, 2019), fue para mí uno de los grandes descubrimientos de la noche.

Los pamploneses Exnovios, activos desde 2015, dieron fin a la jornada de conciertos y de emociones con un pop que suena a The Byrds y a The Beatles, pero también tienen algo del gamberrismo de Los Brincos o los peruanos Los Saicos. Temas de su debut homónimo y Amor droga (El Nebula Recordings, 2017) tuvieron cabida en esta pequeña muestra de su talento.

Confeti de Odio - Fotografía: Pedro Andrade
Confeti de Odio – Fotografía: Pedro Andrade
Rebeca- Fotografía: Pedro Andrade
Rebeca- Fotografía: Pedro Andrade
Gatomidi- Fotografía: Pedro Andrade
Gatomidi- Fotografía: Pedro Andrade
Gatomidi- Fotografía: Pedro Andrade
Gatomidi- Fotografía: Pedro Andrade
Rufus T. Firefly - Fotografía: Pedro Andrade
Rufus T. Firefly – Fotografía: Pedro Andrade
Rufus T. Firefly - Fotografía: Pedro Andrade
Rufus T. Firefly – Fotografía: Pedro Andrade
Ginebras- Fotografía: Pedro Andrade
Ginebras- Fotografía: Pedro Andrade
Ginebras- Fotografía: Pedro Andrade
Ginebras- Fotografía: Pedro Andrade
F.A.N.T.A. - Fotografía: Pedro Andrade
F.A.N.T.A. – Fotografía: Pedro Andrade
Interceptores - Fotografía: Pedro Andrade
Interceptores – Fotografía: Pedro Andrade
Interceptores - Fotografía: Pedro Andrade
Interceptores – Fotografía: Pedro Andrade
Yawners - Fotografía: Pedro Andrade
Yawners – Fotografía: Pedro Andrade
Exnovios - Fotografía: Pedro Andrade
Exnovios – Fotografía: Pedro Andrade
navigate_before
navigate_next

Sábado 31 de agosto

El sábado comenzó con la misma afluencia de público y energía que el día anterior. En esta ocasión el público era notablemente mayor, pero no por ello menos bailongo. Juan de Pablos en su línea, divertido, agradecido y sonriente durante toda la noche.

Yani Martinelli inauguró la noche con su guitarra y una propuesta más folk que a veces recordaba a un melancólico Nick Drake y al eclécticismo de David Bowie. Tuvimos la oportunidad de escuchar algunas de las canciones de su último disco, Fairytale Delirium (Fox Food Records, 2019).

Charlie Mysterio nos ofreció una sesión de temas con una cadencia propia del pop y punk con un sintetizador con el que en determinados momentos generaba un ambiente disco que enseguida se hizo notar en un público con ganas de marcha.

Cápsula de Sueños presentó algunos temas como «Sueños» y alguna versión del célebre Serge Gainsbourg, así como el mítico bolero «Perfidia» compuesto por Alberto Domínguez en 1939. Los más mayores no pudimos contenernos y le seguimos en los coros a un Paco Tamarit muy inspirado con su guitarra, sutil y evocadora.

El prolífico Parade nos presentó su último single «Deriva sentimental» con alguno de sus hits más sonados como «No más rocanrol» y una versión del «Prima di vederti» de su adorado Gino Paoli. La actuación de Parade traía sorpresas y casi al finalizar la actuación Kiki d’Akí se metió al público en el bolsillo presentando su último single, «Ojos de cristal».

Desde Barcelona llegaron los Cola Jet Set, formación que comenzó por el año 2001 tras la separación de los integrantes de Los Fresones Rebeldes. Un conjunto lleno de arreglos de guitarra y violín con melodías muy pegadizas que cuenta ya con tres trabajos discográficos. Temas como «Fin del mundo» o «El amor mejora» hicieron saltar a sus seguidores.

Lógicamente, momentos después se instalaron en el escenario Los Fresones Rebeldes, que fueron sin duda la sensación de la noche y que compartieron músicos con Cola Jet Set, con Felipe Fresón haciendo doblete a la guitarra en ambos grupos. No faltaron las palabras de condolencia y pesar de Juan de Pablos en su presentación del grupo por la reciente pérdida de Inés Bayo, su primera vocalista. La actuación pasó por varios temas muy conocidos por todos como «Esa chispa», «El Talgo del amor» y, por supuesto, una «Al amanecer» que fue de las canciones más celebradas de la noche.

Las alicantinas Las Infrarrojas, que metieron acordes cargados de distorsión grunge para dar una buena carga de punk rock melódico, power pop y garage sesentero, nos tocaron varios de sus temas entre los cuales hay que destacar «Infrarrojas» de su EP homónimo y también «Darkest Night» o «La misión».

Santiago Delgado y los Runaway Lovers hicieron de su rock and roll cincuentero habitual un homenaje directo a un Juan de Pablos emocionado y orgulloso. A destacar su actuación con el blues «Juan de Pablos» en el que se describe su disparatado y diverso amor por la música durante todos sus años de carrera. «Lo mismo pincha a Elvis que te pone a Marisol», así es Juan de Pablos.

Por supuesto, el fin de fiesta fue abanderado por la sintonía del programa Flor de Pasión: «Attends ou va-t-en» de Paul Mauriat, insignia del programa que ya forma parte de nuestra memoria sonora.

Yani Martinelli - Fotografía: Pedro Andrade
Yani Martinelli – Fotografía: Pedro Andrade
Cápsula de sueños - Fotografía: Pedro Andrade
Cápsula de sueños – Fotografía: Pedro Andrade
Parade - Fotografía: Pedro Andrade
Parade – Fotografía: Pedro Andrade
Parade - Fotografía: Pedro Andrade
Parade – Fotografía: Pedro Andrade
Charlie Mysterio - Fotografía: Pedro Andrade
Charlie Mysterio – Fotografía: Pedro Andrade
Cola Jet Set - Fotografía: Pedro Andrade
Cola Jet Set – Fotografía: Pedro Andrade
Fresones Rebeldes - Fotografía: Pedro Andrade
Fresones Rebeldes – Fotografía: Pedro Andrade
Las Infrarrojas - Fotografía: Pedro Andrade
Las Infrarrojas – Fotografía: Pedro Andrade
Las Infrarrojas - Fotografía: Pedro Andrade
Las Infrarrojas – Fotografía: Pedro Andrade
Santiago Delgado y Los Runaway Lovers- Fotografía: Pedro Andrade
Santiago Delgado y Los Runaway Lovers- Fotografía: Pedro Andrade
navigate_before
navigate_next
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.