Nogato + Aiko en Wurlitzer Ballroom

Nogato + Aiko en Wurlitzer Ballroom

Acudimos al encuentro de Nogato y Aiko de la mano de Ciudad Oasis, que una noche más nos convocó en la Wurlitzer Ballroom.

Fotografía: Juan Cascón

El concierto organizado el pasado 8 de noviembre por la discográfica Ciudad Oasis dio comienzo ya entrada la noche. Aiko fueron las primeras en saltar al escenario de la Wurlitzer Ballroom, dispuestas a deslumbrar con un montón de novedades en un formato bastante curioso. De Aiko ya conocíamos a Tere (guitarra y voz) de bandas como Repion o 90 Días, o a Jaime (batería y voz) de bandas como Altair. La formación la completaban Lara (guitarra y voz) y Bárbara (teclado y voz).

«La peste» fue el primer tema que interpretaron, cautivando a la sala ya desde el comienzo. «Astenia primaveral» fue el segundo, con un título que hace referencia al término clínico que describe el cansancio que aparece por síntomas como el exceso de trabajo, el estrés o por la derivación que puede aparecer a partir de otra enfermedad. Las chicas ya estaban puestas a tono con el repertorio que les había servido de apertura cuando llegó el momento de «Ya te vale», canción que —según comentaron— va sobre el despecho, al igual que prácticamente todo su repertorio. Despecho o no, se nota que hay rabia en sus letras: además de melodías de pop muy pegadizo, Aiko tiene frases tan contundentes y afiladas como «quiero poner una hoja de reclamación a esta relación». Constantemente acompañada por las voces de Bárbara y Lara, Tere hacía notar a través de sus aspavientos que no podía contener más emociones en su interior.

Fue Jaime quién presentó «A mí ya me iba mal de antes», preguntando entre risas si lo había hecho bien antes de lanzarse a hacer coros junto a las chicas. «¿Por qué no dices la verdad?» se trata de una de las pocas canciones que tienen circulando por la red y, según dijeron, contiene más despecho que ninguna otra. Seguidamente le tocó el turno a «Truchita (nunca volveré!!)», una canción en la que no perdieron la oportunidad para que Dani —de Ojo Pipa— subiese a cantar junto a Aiko.

El concierto se estaba haciendo corto, pero el repertorio se estaba acabando. Quedaban tan solo tres temas y fue el momento del dilema existencial de si la canción que venía a continuación se llamaría realmente «Si me conoces tanto (¿por qué me haces sufrir?)» o si tan solo era un título provisional. El penúltimo tema fue una «Ay, como se entere la Celi», supuestamente la canción que había dado nombre al grupo. Una cosa llevó a la otra y ya estábamos en el final. La guitarra suave y rítmica de Lara, las baterías precisas de Jaime, los teclados de Bárbara —que sonoramente recordaban a un matasuegras, o incluso a un kazoo— y la guitarra y voz distorsionadas y rotas de Tere dieron entrada a «Quiero conocer a otras personas (por tu actitud)». Con este estribillo en la cabeza, Aiko se despidió del público y el público de Aiko.

Aiko - Fotografía: Juan Cascón
Aiko – Fotografía: Juan Cascón
Aiko - Fotografía: Juan Cascón
Aiko – Fotografía: Juan Cascón
Aiko - Fotografía: Juan Cascón
Aiko – Fotografía: Juan Cascón
navigate_before
navigate_next

Por su parte, Nogato llegaba presentando su primer largo homónimo, Nogato (Ciudad Oasis, 2019), publicado a principios de la semana. Era un trabajo que ya llevábamos tiempo esperando y que parecía que no iba a llegar el día en el que pudiésemos disfrutar de él. Enrique (guitarra y voz), Micho (bajo y voz), Roca (guitarra y voz) y Zumaco (batería) forman esta banda establecida en Madrid, pero de origen gallego en su mayor parte.

A pesar de la altas horas de la noche, Nogato fue capaz de congregar a gran número de asistentes para disfrutar con esta presentación del disco, en el que afirman cantar sobre lo que les preocupa y lo que les hace felices. Esta no era la primera vez que el cuarteto pisaba el escenario de la Wurlitzer Ballroom e inundaron las cuatro paredes de la sala con su característico emo punk, que nos remite inevitablemente a bandas con esa misma esencia, como Jaime 4 President, Neck Deep o Wild Animals. «Solo aquí» fue uno de los puntos fuertes de la noche, tan lleno de euforia como de placidez. Con la melodía pegadiza de «El arrepentimiento», Nogato demostró ser una banda que en directo gana en presencia sobre el escenario.

Nogato - Fotografía: Juan Cascón
Nogato – Fotografía: Juan Cascón
Nogato - Fotografía: Juan Cascón
Nogato – Fotografía: Juan Cascón
Nogato - Fotografía: Juan Cascón
Nogato – Fotografía: Juan Cascón
Nogato - Fotografía: Juan Cascón
Nogato – Fotografía: Juan Cascón
navigate_before
navigate_next

Últimamente visitar la Wurlitzer Ballroom es todo un acierto: buen ambiente, buena música y buenas noches en las que descubrir nuevas bandas que realmente merecen la pena.

Nogato + Aiko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.