Chaqueta de Chándal practican la gimnasia menor

Chaqueta de Chándal practican la gimnasia menor

Chaqueta de Chándal irrumpe con Gimnasia menor, un primer disco excelso cargado de psicodelia y rock para quienes buscan su nueva banda revelación.

No sabemos si esta Chaqueta de Chándal se lleva de postureo por Malasaña imitando a sus habitantes malogrados de los años noventa. Ni si sus mangas se ajustan a las muñecas y nos salvan de las noches de verano castellanas. Si se cuelga a la cintura por fardar más que para abrigar. Pero sí que la propuesta de esta nueva Chaqueta de Chándal nos gusta y mucho. Gimnasia menor (Bankrobber, 2019) es el título de su primer largo, nueve temas contestatarios que escupen su ira contra la sociedad y política actual ayudados por sintetizadores monstruosos y una querencia por el pop, el rock y la psicodelia. Y cierta mala baba. Rufus T. Firefly y Perro podrían ser sus vecinos de corrala.

Ya conocíamos un tercio de Gimnasia menor, como si de las clases gratuitas para integrarte a la secta se tratase. El curso introductorio se saldó con nota con «A moderno resabiado no le mires el dentado», «Bajón en el Masnou» y «El amigo del mal», avances que nos indicaban que Chaqueta de Chándal le hacía ojitos a la psicodelia, al ruido y las canciones maduradas sin tener en cuenta su duración. «Inopia», magnífica palabra, da inicio al disco con la primera de las muchas hostias verbales a la actualidad. En esta nueva generación perdida que muchos han aniquilado bajo la etiqueta cool del milenialismo en el que parece ser que lo mediocre vende y la preparación emigra sin remedio inmediato. Antihimno como el presente en la viejoven «Hablemos del mineralismo» o la oda al post-rock de la comprometida (políticamente) «Artículo segundo». Los sintetizadores fantasmagóricos de «Señor, llévame pronto» y la libertad portátil de nuestras comunicaciones en la que una actualización salva nuestra vida. Mención aparte merece el final con la ¿canción de amor? popera «El espíritu de Luis Moya» y el torbellino sintetizador, eléctrico y casi gaitero de «Maldito parné». Y la usura. Sin palabras.

La escucha de Gimnasia menor trae consigo microinfartos musicales y una necesidad incontrolable de ver en directo a Chaqueta de Chándal. Si a ti también te ha pasado y vives cerca de Madrid, sólo te digo una cosa: viernes 29 de noviembre en la Wurlitzer Ballroom en compañía de Parquesvr. Las entradas están a la venta a través de Wegow.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.