Parquesvr + Chaqueta de Chándal en Wurlitzer Ballroom

Parquesvr + Chaqueta de Chándal en Wurlitzer Ballroom

Chaqueta de Chándal y Parquesvr presentaron sus discos ante una Wurlitzer Ballroom marcada por el sold out de días anteriores. Sudor y emergencia.

La que suscribe ha tenido la suerte de presenciar el aniversario de la Wurlitzer Ballroom y no recuerda otros conciertos con tantas cabezas pendientes del escenario. Hasta que llegó la noche del pasado 29 de noviembre. Si bien es cierto que una no acampa en la calle Tres Cruces cada fin de semana, sí que son frecuentes las visitas. Suficientes como para afirmar que en la presentación del disco de dos bandas no es habitual sudar prácticamente a las puertas del garito. Será que Chaqueta de Chándal y Parquesvr tienen cosas que contar.

Mi amor a primera escucha de Chaqueta de Chándal es conocido por los lectores de segundopremio. Un amor que debía de perpetuarse o evaporarse en el contacto físico del directo. De nada vale calentar motores virtualmente si después el encuentro real se convierte en la llegada de un paquete de Ali Express (sin acritudes). Las expectativas eran muy altas tras las publicación de Gimnasia menor (Bankrobber, 2019) y el miedo a la decepción tentaban a faltar a la cita y marcarse una despedida a la francesa. Pero no. La puntualidad hizo que pudiera acodarme tranquilamente a la barra del Wurli mientras las hordas iban entrando y tomando posiciones en las primeras filas para poguear. Unas primeras filas que fueron desplazándose hasta colapsar la mesa de merchandising: ni alfileres ni sardinas enlatadas. Ni Dios.

Chaqueta de Chándal no quiso hacerse esperar y empezaron sus cuarenta minutos sin respiro. «A moderno resabiado no le mires el dentado» barruntó en toda la sala como primera toma de contacto con los madrileños. Una primera toma que presagió lo que ya conocíamos los que veníamos con los deberes hechos de casa: que el trío barcelonés huele a presencia continua en los festivales del 2020, que su directo es tan contundente como su primera grabación y que su facilidad para crear himnos traspasa la barrera del sonido. De la ingravidez de «Inopia» pasando por la crítica de «Artículo segundo», del viaje sísmico de «Bajón en el Masnou» a las sombras de Manic Street Preachers en «El amigo del mal». Chaqueta de Chándal no hace prisioneros, crea adeptos mientras el himno del Partido Popular sobrevuela sus teclados o el sonido pretende ser protagonista decidiendo montarse en huelga el micrófono de Natalia. Con sus guitarras corrosivas, sus teclados principales y su batería contundente. Un futuro prometedor el de Chaqueta de Chándal.

Parquesvr
Parquesvr

Después de tomar aire durante diez minutos e intentar no perderse de camino a los aseos, Parquesvr tomó el testigo de los barceloneses. Tocaban en casa y presentaban disco, Talego quini (Raso Estudio, 2019). Sólo quedaba que alguien se presentara con una bolsa del SEPU después de comprar en el PRYCA y los oros formasen parte de sus accesorios en manos y cuello. Que se sepa el poderío que traemos, primo. Tras una intro rumbera para recordar nuestro pasado, Parquesvr empezó su particular pelea de gallos dando un repaso completo a su última grabación. Sus acólitos coreaban todas sus canciones aunque el disco apenas llevase un mes fuera. Pogos y litros de sudor al ritmo infernal de nuevos clásicos como «Conchi» (y la chica de la Monkey Week), los tours de «Lance Armstrong», las falsas imágenes de las redes sociales en «Tom Petty» (y su recuento de muertos ilustres) y la enorme «1992», uno de los puntos álgidos del directo de los madrileños. Uno de los temas dónde más de uno creía ver a Ñu y Leño. Vamos, a Rosendo Mercado. El directo de Parquesvr destacó por su enorme conexión con sus seguidores, su perfecta combinación de músculo tras los instrumentos y su capacidad para centrar todo el foco de atención sobre ellos. Sudor, actitud y crítica hacia el presente y el futuro político y social. Dos directos tan diferentes como entusiasmantes. Tan diferentes como combinativos. Dos bandas emergentes con las miras puestas hacia el cielo. Y sin techo visible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.