Más chulo que un ocho: Sendoa Bilbao, desde las ondas

Más chulo que un ocho: Sendoa Bilbao, desde las ondas

Sendoa Bilbao está detrás del programa El oro de los pobres, pinchando temas en el pub Horacio y organizando eventos con La Nada Absoluta en Madrid.

Fotografía: Álvaro Jiménez.

En primer lugar háblanos de ti. ¿Quién es Sendoa Bilbao?
Soy un tipo que nació en 1980 en la margen izquierda vizcaína, en el seno de una familia grande y rodeado de una emergente escena cultural. Desde pequeño mi cabeza necesita dibujar, escribir y crear o estar cerca de donde surgen las ideas, ayudar a moverlas y agitar e impulsar de la escena. Siempre he escrito cosas, algunas son simples bocetos y otras acaban convirtiéndose en historias poemas, canciones o audiovisuales. Lo que escribo lo intento adaptar a ser mostrado al público. Me cuesta verme solo como un cantautor, actor, o locutor, así que todo junto sería como una especie de showman en mis eventos con La Nada Absoluta. Llevo seis años en Madrid y en estos momentos soy el encargado musical del Horacio, selecciono pinchadiscos y organizo conciertos. Cuando no curro, presento el programa de radio El oro de los pobres (Onda Verde, 107.9 FM), cocino, leo, paseo con Molly, disfruto de la familia y de bares y librerías. Esto es lo que creo que soy ahora, si me preguntas esto la semana que viene probablemente te cuente otra cosa.

¿Cuál es tu relación con la música?
La música siempre ha estado presente en casa. Siempre hemos tenido una buena colección de música con un buen abanico de estilos. Desde pequeño he tocado diferentes instrumentos, al final me quedé con la guitarra y la armónica y con eso voy componiendo canciones y cada cierto tiempo las toco en casa o en bares. Mis tíos y mi padre ya ponían música en guateques y fiestas. Yo era el encargado en amenizar los viajes seleccionando la música o grabando compact discs para el viaje. Siempre he trabajado en bares y en cada uno he acabado eligiendo la música que allí sonaba. Ahora soy pinchadiscos del pub Horacio que, después de unos años currándonoslo, es un local emergente en el que se mueve un ambiente muy interesante. Allí sobre todo suena rock and roll, soul, blues, underground y garage sin llegar a poner hits y canciones conocidas. Intento sentir el calor del bar y el ritmo que me transmite la gente y, según el estado de ánimo que traen, adapto la selección musical y el estilo. Ahora también me toca seleccionar otros disc jockeys para hacer agenda en el bar, así que ahora me estoy moviendo por los circuitos y saraos musicales de Madrid ojeando al personal.
Desde hace cuatro años dirijo el programa de radio El oro de los pobres, entrevisto a músicos y nos sumergimos en sus procesos creativos, sus manías, los momentos en los que surgen las ideas y las razones de crear y mostrarlo al mundo. Todo lo que hago converge y se entremezcla, las entrevistas me ayudan a afrontar mi papel en blanco, los entrevistados acaban siendo amigos y con ellos acabo conformando la selección musical del Horacio o acaban acompañándome en mis proyectos o al otro lado de la barra del bar.

Desde la perspectiva de la creación de las letras, ¿cómo ves el panorama actual musical?
Una buena canción no tiene porque incluir una buena letra. Tiene que ser un todo. Por eso diferencio poesía de letra de canción, no es la misma cosa porque en la canción la letra cabalga, se apoya en una melodía. En contra de lo previsto en el momento actual estamos en contacto con las letras y las palabras mucho más que hace veinte años gracias a los whatsapps, los facebooks y twitters. Creo que las letras de las canciones aún tienen que mutar y ser representativas del panorama que vivimos y romper con las típicos estribillos y estrofas tan vistas, creo que son cosas del siglo pasado. Aunque pareciera que todo está contado no es cierto, la música, las novelas y el cine tienen que mostrar las nuevas realidades e identidades que no han sido mostradas aún. Vivimos una efervescencia, la sociedad cambia a cada minuto, hay una revolución social bajo toda esta maraña de plataformas y redes sociales y no hay una escena que la represente. Y falta, sobre todo, una escena en Madrid, falta un conjunto de grupos que podamos decir que tenga sonido de aquí. Por un lado falta una red, un circuito de bares donde se puedan mover los grupos porque a los locales en los que se empieza a a mover algo de música el ayuntamiento y el vecindario solo ponen dificultades. Y por otro lado, existe un individualismo crucial entre las bandas que no ayuda nada a la escena. Pero la buena música y las buenas letras están ahí y casi todo lo bueno se mueve en otro lado, fuera de los cauces comerciales. Gente que escribe para públicos pequeños pero con crudeza y valentía. En ese grupo salvo entre otros a La Estrella de David, Ana Béjar, Félix Lineker, Aaron Rux, Pablo und Destruktion, Lorena Álvarez, Alberto Montero, Travis Bird, Charles Lavaigne, Joaquín Pascual, Perapertú, Broke Lord, Rafael Berrio, Ruper Ordorika, Tulsa, Fino Oyonarte, Alberto Acinas o Enrique Vaz Oliver.


Los ocho de Sendoa Bilbao

  1. Soulsavers – «Revival»
    Tiene algo de crepuscular con alma que me transporta y me calma. La canción pide que esta noche haya un alumbramiento, que se encienda la luz.
  2. The Animals – «It’s My Life»
    Quizá sea la canción que más me ha acompañado desde que descubrí el rock and roll y que sigue marcando el ritmo y la actitud a mis pinchadas.
  3. Rupel Ordorika – «Joan soseguz»
    Me lleva a las calles de Bilbao, me conecta con ese sentimiento de norte, de cielo nublado, En la letra dice que cuando el ánimo esté cambiante ve tranquilo, respira, déjate llevar que todo está bien.
  4. Tom Waits – «Come on up the House»
    Tom Waits
    es el más grande para mi. Me encantan las voces fuertes, graves y rotas. Tom Waits suena genial en el Horacio y se debería pinchar más.
  5. Rafael Berrio – «Yo ya me entiendo»
    Creo que es el mejor letrista en español. «El destino lo forja el temperamento».
  6. Franco Battiato – «Centro di gravità permanente»
    He caminado muchas veces por las calles de Madrid escuchando esta canción y visualizando cada escena que muestra. Son fotografías y cada vez que la escucho la veo más actual.
  7. Lou Reed – «Paranoia Key of E»
    Es una suerte de rock and roll que suena perfecta para una noche en un bar. Su letra es como un cut up contradictorio y bipolar.
  8. The Fall – Lost in Music
    Es una de las canciones que utilizo para levantar el bar cuando está a punto de encenderse. Ese principio es una joya y la letra habla de la música como refugio, como escondite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.