Edges, el sonido oscuro que llega desde Los Ángeles

Edges, el sonido oscuro que llega desde Los Ángeles

Edges llega a España para los amantes de los sonidos más oscuros, a medio camino entre el post-punk y el dream pop de sintetizadores.

Fotografía: Eduardo Mesa

Edges (nombre que podríamos españolizar como «Los Abismos») es el proyecto personal de Nick Ruvalcaba. Procedente de Los Ángeles, y recientemente afincado en Madrid como expat, este estadounidense nos trae como regalo un proyecto musical que sin duda va a dar mucho que hablar en el panorama independiente de nuestro país.

La música de Edges es de esas que entra directa a las neuronas a la primera escucha, provocando un cúmulo de sensaciones diversas. Desde las lánguidas —y a la vez coloristas— melodías de los The Cure del Disintegration (Fiction Records, 1989), pasando por el noise pop noventero de Placebo, su sonido evoca una mezcla de nostalgia y euforia difícil de describir con palabras.

Su trabajo más reciente es The Sunsick (autoeditado, 2019), un EP compuesto de cuatro temas mezclados por los productores estadounidenses Zachary Mouton y Ryan Frailich. Publicado en julio del pasado 2o19, el EP arranca con los etéreos teclados de la canción «Skyline». Enseguida las notas de bajo te atrapan para llevarte a una descarga de guitarras distorsionadas acompañadas de la particular voz susurrada de Nick.

El segundo corte da paso a la preciosa «Sunsick» donde el autor da rienda suelta a su versión más melódica y pop. La melancolía de sus letras nos arrastra entonces hacia una especie de abismo existencial.

De nuevo los ecos de voz, los ritmos electrónicos y las guitarras post-punk abren el siguiente tema, «Salamanca», donde Nick se lamenta de la poco amable escena musical de Los Angeles, a la vez que expresa su deseo de escapar a Europa y reunirse con su chica, lo que consiguió un año más tarde. El título Salamanca se convierte así en una oda a la ciudad natal de aquella chica que ansiaba, y que actualmente se ha convertido en su mujer. Una historia real con final muy feliz.

Por último, con «Serenade» regresa la energía y una nueva dosis de dream pop que, como su propia letra describe, es a la vez una canción de desesperación y una voz angelical inundando la noche como un resplandor.

Armado tan solo de un bajo, loops y preamplificadores, Nick es capaz de plantarse él solo frente al público y sonar casi como si llevase una banda detrás. Sus conciertos ya están empezando a prodigarse por diversos puntos de la geografía española y, por ejemplo, a finales del pasado mes de noviembre se estrenó en el Fotomatón Bar de Madrid, además de haber actuado también en otros lugares como Salamanca o Torrelavega. Esperemos que próximamente se anuncien nuevas citas y, en ese caso, os recomendamos encarecidamente que, si tenéis la oportunidad, no dejéis pasar la ocasión de verlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.