Fario + Tipos Bravos en El Sol

Fario + Tipos Bravos en El Sol

Asistimos a la presentación en la sala El Sol de Tres peces, un disco que podríamos considerar como el «segundo primer álbum» de Fario.

Fotografía: Eva Sanabria

Al llegar a la sala El Sol el pasado jueves 27 de febrero no pude dejar de fijarme en que la sala había sido peculiarmente engalanada. El entablado del escenario estaba cubierto de plásticos: no como un huerto almeriense, sino más bien como si alguien se dispusiera a darle una nueva mano a la pintura del techo. No hubo excesivo tiempo para ponderar qué clase de ritual obligaba a proteger de tal manera las venerables tablas de la sala porque Paco Loco y sus huestes salieron a escena con la puntualidad requerida por todo espectáculo que se precie de serlo. Tipos Bravos es la banda formada por Muni Camón, Paco Loco, Pablo Errea y Esteban Perles, sacados del retiro por Fario para escoltarlos durante la presentación en Madrid de Tres peces (Lago/Cráter, 2019). No obstante, el propio Paco Loco reveló durante el concierto que no es que la banda esté retirada, sino que tocan muy poco —«Nos vemos en veinticinco o treinta años», señaló al término del concierto. En todo caso, el cuarteto ofreció una media hora de rock teñido de surf, destacando una canción que presentaron como «Cocteau Twins» y uno de los últimos temas, antes del cual Paco nos conminó al silencio para que no nos perdiéramos lo mejor. «Como si fuésemos Nacho Vegas», señaló con ánimo jocoso.

Tipos Bravos - Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos – Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos - Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos – Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos - Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos – Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos - Fotografía: Eva Sanabria
Tipos Bravos – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

La puesta en escena de Fario obligó al interludio de rigor, mientras se preparaba la batería y se disponía el resto de instrumentos con su correspondiente cableado. Grandes globos llenos de helio se colocaron en el escenario mientras se esparcía una generosa cantidad de confeti plateado sobre los plásticos del suelo, permitiendo aventurar que la finalidad de estos era tan prosaica como facilitar la recogida posterior de todo el tinglado. Finalmente María, Montse y Javi ocuparon sus puestos mientras sonaba una base electrónica pregrabada y, tras realizar unas conexiones de última hora en la pedalera del guitarrista, el concierto pudo comenzar con los tarareos de «Charco», una elección ciertamente inusual como obertura. Pero aún más especial fue que el trío no tuviera miedo de emplear sus cartuchos de mayor calibre al comienzo de su actuación  y prosiguiera con la sobrecogedora «General Invierno» —su particular «Venus in Furs», aunque verse sobre guerras diferentes a las que narra la canción de The Velvet Underground— y la fantástica «Tempelhof», tan breve que no me habría importado que la tocaran una segunda vez. Las tres partes que conforman Fario desempeñan papeles igualmente importantes, pero el magnetismo de Montse en ocasiones roza lo ultraterreno.

Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next

La atmósfera se tornó más cósmica con «La viajera», presentada por Montse y donde contaron con la colaboración de Carlos Mestas en los sintetizadores y unas proyecciones protagonizadas por la sonda Voyager. «Federico» había sido la primera canción que escuché de la banda y poder oírla en directo tuvo mucho de reencuentro. «Volcán» fue la segunda canción no incluida en Tres peces que sonó aquella noche, presentada por Javier con cierto ánimo jocoso al recordarnos la relación entre el título del tema y el nombre de su discográfica. Los momentos de mayor intensidad llegaron con «El invisible», con Javier entretejiendo loops de guitarra sobre la implacable base rítmica construida por María y Montse. Y, por supuesto, con una «Oda al silencio» cuyo título tiene mucho de irónico. La calma llegó de nuevo con la deliciosa «Mar» antes de precipitarse hacia su final con «A un hombre abierto», en la que Montse y María dejaron sus instrumentos para regalarnos con una estupenda interpretación vocal sobre un arreglo de guitarra que consiguió capturar la intención original de la canción. Si algo me ha quedado claro tras asistir a este concierto es que la repercusión alcanzada por Fario aún tiene que igualar a una importancia artística sobresaliente.

Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
Fario - Fotografía: Eva Sanabria
Fario – Fotografía: Eva Sanabria
navigate_before
navigate_next
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.