Perro Fantasma presenta «Diego y Karina»

Perro Fantasma presenta «Diego y Karina»

El grupo franco-argentino Perro Fantasma ha presentado «Diego y Karina», nuevo sencillo que adelanta su inminente segundo disco.

Fotografía: Juan Curto

Perro Fantasma es un grupo franco-argentino surgido en la ciudad de Rosario sobre finales del verano de 2017. Formado como un dúo por Pauline Fondevila en voz y sintetizador y Federico Colombo en bajo, en la actualidad la formación en vivo se transforma en quinteto: con Germán Bertino en guitarra y Carla Colombo en teclados. El quinto Perro Fantasma es el VJ Francisco Castells, quien toma posición fuera del escenario, pero aporta un porcentaje significativo de la experiencia del grupo en vivo, creando una puesta orgánica y personal a partir de las ilustraciones de Fondevila.

En 2017 llegó su álbum debut homónimo Perro Fantasma (Polvo Bureau, 2017), que denota una influencia del lo-fi español de la década de los noventa. Distante de ser un producto derivativo, la personalidad diferente del grupo reside en la construcción constante de un imaginario donde el litoral argentino toma preponderancia entre elementos mágicos de noches neblinosas y veranos nocturnos lleno de sorpresas.

«Diego y Karina» corre profundo hacia una narrativa profunda de antihéroes que se plantan a lo determinado de un sistema que aplasta la existencia con calendarios vitales marcados y asfixiantes. Las aventuras bandidas de estos dos amantes, remiten a la ficción de Bonnie y Clyde, pero también pueden abrevar en Severino di Giovanni (obrero, periodista y poeta​ anarquista italiano fusilado en Buenos Aires) y América Scarfò de vida y experiencias tan reales como inolvidables.

Tan inspirada en ese imaginario como en el deseo personal de entregarse a la aventura, Fondevila se sumerge en una narrativa que se expande por la ciudad y hace cómplice a lo interminable de las rutas argentinas. Todo tiene un final, predecible, con una misma bala para dos corazones, pero, mientras todavía respiran libertad, van dejando un rastro de calaveras y serpientes. «La muerte no cambiará nada a nuestro amor/ Somos capaces de aguantar algo peor”, canta Fondevila, retando a algo más que a las autoridades, se trata, al final, de una bravuconada arrogante al destino.

Perro Fantasma - Fotografía: Juan Curto
Perro Fantasma – Fotografía: Juan Curto

La aparición de «Diego y Karina» ha funcionado como excusa para dialogar con la vocalista Pauline Fondevila acerca de la identidad del grupo mientras aparecen detalles sobre sus próximos pasos.

«Diego y Karina» trata sobre dos antihéroes en la mejor tradición Bonnie Parker y Clyde Barrow. No son simples bandidos, comparten un amor y un pacto de oponerse a un sistema, a una forma de vida determinada por la sociedad. ¿De dónde llega la inspiración para la historia?
Diego y Karina podrían ser nuestros alter ego románticos. Dos delincuentes animadas por una sed imparable de justicia social, que van por el país robando a los ricos para dar a los pobres. Es un sueño común a muchos creo, que sería simplemente él de tener una vida útil y excitante, y en eso creo que hay un Diego y Karina un poco en todos nosotros. Si claro, se pueden ver en filigrana un montón de otras parejas, dúos, asociaciones… Bonnie y Clyde, pero otros también que fuimos posteando en nuestra cuenta de Instagram. Thelma y Louise, Harold y Maude, Severino y América, Sailor y Lula, Bernardo y Bianca. Parejas anarquistas, amores malditos o que no van de por sí, dúos de asesinos, de justicieros, uniones no convencionales. Nos fascinan esas historias de amor que no desembocan en el sueño pequeñoburgués de tener una casa, hijos, vacaciones al mar, cuenta de Netflix, presentaciones a la familia, créditos. No es que no caemos en eso para nada, ¡hay algo de humor acá, está claro! Pero sí fantaseamos la pareja como algo diferente, no una burbujita, algo que hace bien para adentro, sino como una unión igualitaria (eso es fundamental en «Diego y Karina», los dos huyen y roban, los dos manejan fumando, los dos mueren en el mismo instante también) que puede generar revoluciones, utopías, proyectos para la comunidad como la redistribución de la riqueza, el asesinato de un presidente malo, un emprendimiento cultural o un disco.

Tanto los viajes como las rutas, el mar y los paisajes, son elementos vitales para el imaginario de Perro Fantasma. Eso se manifiesta en «The Promise by the Sea», canción de 2019, y ahora en  «Diego y Karina».
De estos elementos está compuesto nuestro imaginario. Y también puede ser parte de lo mismo que hablé antes. ¡Hay un marinero que vive adentro mío! Pero creo que viene de mi forma de escribir que es muy simple. Parto siempre de lo que tengo a mano, bajo la vista o el oído, de lo que está muy cerca de mí. Puede ser un atado de cigarrillos, una frase que escuche en una canción, una emoción en el medio de cual estoy inmersa, y lo más obvio muchas veces es el paisaje en cual estoy, o el paisaje que extraño, o él en cual sueño vivir otra vida que la mía. Sea un río, un campo de soja, un océano, un lago, una ciudad hecha de cuadras, una ruta bordeada de montañas y volcanes. A partir de ahí construyo imágenes que devienen relatos y canciones. «La promesa del mar» (su versión en castellano) viene directa de mi ciudad natal Le Havre, a la orilla del mar, y de un embalse en el centro de la ciudad, donde los niños de las escuelas públicas aprenden a navegar. La letra sería un himno de niños rebeldes. Diego y Karina son argentinos, probablemente santafesinos, y van en la ruta con parches de piratas, el baúl lleno de billetes que robaron en bancos y casas de millonarios. Su barco es un auto rojo de marca francesa, y su océano las rutas medio rotas de toda la Argentina.

Además de música y artista visual, sos escritora. ¿Cómo se diferencia el rol de narradora al momento de encarar una canción en comparación con cuento?
Hay diferencias, pero pocas. De formato, primero. En las novelas que escribo desarrollo un poco más. En los dos casos uso la primera persona, y en los dos casos me gusta estar al límite de lo recordado y de lo inventado, explorar la autoficción, siempre buscando cierta honestidad. Pero en las canciones uso más la segunda persona, me puedo dirigir directamente al otro, y sobretodo el «nosotros». En las canciones me pongo más en el rol de transmitir una palabra colectiva, sea una fantasía como en «Diego y Karina», o pensamientos, miedos, dudas, en otros temas. Siento que el hecho de tocar con gente me da cierta responsabilidad hacia ellos, y trato de incluirlos en mis historias. No en todas, claro, quedan cosas muy personales, pero sí, trato de salir de mi mundo y de buscar terrenos comunes. Trato de que los que tocan conmigo y no escriben, puedan sentir también la letra como propia, que no les sea demasiado ajena o hermética, trato de tomarlos en cuenta. Por eso siempre apunto a frases directas, sencillas y entendibles por cualquier persona. Trato de no usar un vocabulario rebuscado o específico a un grupo de gente o una comunidad en particular. Pero sí palabras precisas. ¡Me obsesiona la precisión! Un chat est un chat. Un pobre es un pobre. Los millonarios poseen casi todo. El océano está lleno de plástico. La muerte está al final de todo. Pero el amor y el arte son las aventuras de la vida que nos lo hace olvidar un rato. Aunque desde un lugar un poco distinto, lo que cuento, en las novelas como en las canciones, es básicamente lo  mismo.

2019 fue un periodo rico en actuaciones en vivo para Perro Fantasma. Además de los conciertos locales, Capital Federal los recibió en varias oportunidades, con conciertos en Niceto Club, Centro Cultural Matienzo y el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.
Una de las últimas actuaciones de Perro Fantasma fue el pasado mes de octubre, abriendo el concierto de Matilda en el Galpón de la Música para poco más de 350 personas. Esa noche el grupo mostró la solidez de un ensamble bien trabajado, con un sonido de mayor autoridad y la delicadeza necesaria para crear moods intimistas o ganarse la atención de multitudes neófitas.
Demostrando que el silencio no es tiempo perdido, cada nueva aparición del grupo confirmó que estaban concentrados, trabajando en lo que habría de venir.
Con la llegada de «Diego y Karina» en los primeros días de marzo Perro Fantasma comienza un 2020 que promete nuevo disco y renueva la expectativa que supo crear cuando irrumpió en escena con su disco homónimo a finales de 2017. Polvo Bureau auspiciará de casa disquera una vez más.
El nuevo álbum además, seguramente atraerá nuevas oportunidades de conciertos por la geografía argentina, oportunidad ideal de hacer, quizás, lo que más disfrutan sus integrantes: viajar y entregarse a experiencias generadoras de historias.
A medida que el verano austral llega a su fin, el trabajo de Perro Fantasma sigue en los últimos detalles del disco. Mientras tanto, tras la salida del simple, hay algunas importantes fechas confirmadas sobre el futuro inmediato del grupo: el viernes 3 abril llega el disco completo, siendo la presentación oficial el viernes 24 de abril en Distrito 7.

En los últimos tiempos han guardado silencio. Se entregaron a  una concentración casi total en las canciones que están por venir. ¿Cómo fue el proceso de grabación del nuevo disco?
Sí. Estábamos ocupados con el disco y los ensayos para la presentación que se viene. Hacemos todo nosotros, la grabación, la mezcla, la tapa, estábamos en esto. Grabamos, como el primer disco, en casa, los domingos sobretodo. Un proceso muy propio que ahora tenemos bastante bajo control.

En estos últimos quince meses el grupo tomó una formación diferente en los conciertos. Sumando guitarra (German Dutch Bertino) y teclados (Carla Colombo) ganaron un sonido con más cuerpo, además les permitió soltarse un poco a ustedes. En tu rol de vocalista, no estás tan atada al micrófono y al sintetizador.
Estamos Fede y yo a la hora de hacer los temas, seríamos el corazón de Perro Fantasma. Una vez hecho el primer disco pensamos en seguida como hacerlo existir en vivo. Sumamos entonces un guitarrista, Chino Macias en aquel momento, y una tecladista, Carla Colombo. Seguimos con la misma formación, nada más que con Germán Bertino ahora en la guitarra eléctrica. El vivo es fundamental para nosotros, es el alma del proyecto y Carla y Germán son imprescindibles cómplices. Los temas son una materia viva y al pasar por los instrumentos y la sensibilidad de ellos se subliman y toman vida, cuerpo y un nuevo sentido. El segundo disco viene muy de la mano del primero y lo grabamos principalmente entre los dos. Pero Carla grabó unos teclados en los temas que ya veníamos tocando en vivo y Germán la guitarra de «Diego y Karina». Seguramente esas participaciones son un gran aporte al sonido de la banda, que es lo que más importa al final: ¡que suene bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.