Federico Leites: pop, vanguardia y un mañana.

Federico Leites: pop, vanguardia y un mañana.

Desde Argentina, Federico Leites presenta Montarax, un disco de remezclas que buscan un nuevo sentido sobre sus canciones telúricas.

Fotografía: Maximiliano Conforti

Cuando pensamos en la amplitud estética, conceptual y hasta psicoespiritual de la música pop, sabemos con certeza que se trata de un territorio fértil e ideal para llevar adelante ideas sofisticadas que proponen cambios y aires refrescantes desde una posición libre de esnobismo o jactancia. Pensar en pop es pensar en rango, posibilidad, renovación; la oportunidad de englobar y contrabandear muchos conceptos en himnos con vocación de masividad y de canción popular. Claro que pop también significa diversión, desatacado, sensualidad y momentos más gloomy como melancolía, angustia y depresión: por algo las versiones literarias y cinematográficas de High Fidelity tienen el interrogante de «Did I listen to pop music because I was miserable? Or was I miserable because I listened to pop music?». Evitemos spoilers sobre la serie de Hulu.

De nuevo: pop es rango, profundidad y un alcance transformativo imposible de medir.

Federico Leites es un artista único en el nuevo panorama de música pop sudamericana. Introducirse en su universo significa dejarse llevar en un fluir orgánico donde el arte se transforma todo el tiempo, conectándose en puntos quizás imperceptibles para la mayoría mas no para Leites, quien encuentra inspiración o disparadores que logran llevar todo a un nuevo estadio conceptual.
Nativo de la provincia de Entre Ríos, Leites nació en Concordia y creció en Federación, San Salvador, Gualeguay y Paraná, donde su familia se asentó cuando él tenía doce años. En su temprana juventud, llegó a la ciudad de Rosario, involucrándose en el circuito de arte local, desarrollando sus dotes de cantor a la par de una formación en humanidades y arte.  Su música, nunca enclaustrada en ningún género o instrumentación, siempre siguió la dirección de su instinto y curiosidad, donde lo contemporáneo dejaba paso a una vanguardia que reconocía historia y raíces mientras se animaba a conjugar poesía, beats, canción de autor y más. El argentino tiene tres lanzamientos: Ataúd ataúd (autoeditado, 2013), Noforma, canciones al río de noche (autoeditado, 2016) y Montaraz (autoeditado, 2018).

Montaraz  significó un quiebre en la carrera de Leites. A la presentación oficial ante trescientas personas en el anfiteatro del Centro Cultural Parque España, le siguió una seguidilla de shows en más de siete ciudades por el territorio argentino. Montaraz, además, le valió una significativa presencia en diversos medios de comunicación.

La buena recepción de Montaraz permitió a Leites trazar vínculos con artistas de distintas generaciones, posibilitando nuevas oportunidades de llevar adelante las canciones. Leo García, Ana Prada y Teresa Parodi son algunas de las figuras con las que el entrerriano compartió escenario.

Por eso, dos años después de estrenado, el timeline de Montaraz se estiraba con más conciertos e invitaciones para Leites. De espíritu inquieto, mientras las fechas fueron tomando lugar, Leites desarrollaba algo más. De manera discreta, pero constante fue compaginando la posibilidad de reimaginar su álbum.

Apelando a una agenda afectiva con talentos provenientes de diversos ámbitos, Leites trabajó en un disco de remezclas que reformulara las canciones, logrando un nuevo concepto que indaga en el núcleo de cada una de ellas. Luego de meses de trabajo colaborativo que unió a Leites con puñado de artistas locales y otros desde Ciudad de México, Buenos Aires y Londres, llegó Montarax (Otras Formas, 2020) un disco de remixes compuesto por diez pistas.

Quisimos crear una obra nueva a partir de la visita de algunos artistas a nuestra canción paisaje, otorgándole un nuevo sentido.

Montarax nace a partir de su predecesor Montaraz, disco de canción paisaje de espíritu telúrico junto a Mauricio Vieiro. «Quisimos crear una obra nueva a partir de la visita de algunos artistas a nuestra canción paisaje otorgándole un nuevo sentido», comenta Leites en unas breves líneas que acompañan al lanzamiento.

En la producción de Montarax intervienen artistas de diferentes latitudes, logrando sonoridades diversas y originales. Las versiones de estos artistas vienen de influencias tan disimiles como el jazz contemporáneo, el minimal, new latam beats, latin house, pop, noise y ambient. En Montarax hay remixes de Leo García, Ibiza Pareo, Mariano Marcial, Ignacio Molinos, Tomás Crow, Haiir, Kme, Midu y Silvio Astier, Jetro Bra y Federico Baronio.

El primer simple de Montarax fue «Yang», un remix a cargo de Astier, que rápidamente encontró un buen recibimiento en las listas de neofolklore latinoamericano. «Yang» es también la pista que abre el disco. Aquí la transformación toma lugar profundizando en los contrastes entre energías, sin olvidar que son complementarias; una habita en la otra, teniendo el blanco algo de negro y viceversa. Lo bueno y lo malo se complementan, en partes, sin poder existir individualmente. El ropaje de Astier para «Yang» se torna terrenal e hipnótico; un folk de matices oscilantes. Sobre la percusión, ejercita los arreglos de voz en una sucesión de crescendos, haciendo de Leites un narrador, pero también un eco del viento que parece llegar e irse cuando lo imprescindible ya está dicho (o confesado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.