Un batido de Soyla

Un batido de Soyla

Escuchamos el trabajo de debut de Soyla, novel banda barcelonesa formada por componentes veteranos de otras formaciones.

Aunque la música en directo ha sido apuntillada sin piedad durante los últimos meses, un buen número de propuestas han optado por la publicación de nuevo material. Así, numerosos músicos en activo han dado a conocer un inagotable torrente de sencillos junto a algún que otro EP, con los más atrevidos llegando a publicar álbumes. Incluso un puñado de bandas ha llegado a publicar su primer álbum en las habitualmente desérticas fechas veraniegas, a sabiendas de la dificultad de defenderlo en directo, pero quizá confiando en la llegada de tiempos mejores: este ha sido el caso de Soyla.

Soyla es un quinteto afincado en Barcelona y formado por Micky Laborde (voz y guitarra), Jordi Pegenaute (guitarra), Patricia Serrano (guitarra), Bernat Guardia (bajo) y Pep Terricabras (batería). La condición novel de la banda no se extiende a sus integrantes, veteranos de otras formaciones. Tal vez esta sea una de las razones por las que la propuesta de Soyla ha aparecido ya dotada de madurez y, tras la publicación de los sencillos «Ángel sobre Berlín» en marzo y «Ola imperfecta» en abril, en julio hemos recibido el álbum homónimo Soyla (autoeditado, 2020).

El debut de Soyla cuenta con el esperable muestrario extraído del inagotable fondo de armario del pop, abarcando desde la musculatura sónica de la inicial «6 gigas» hasta la delicadeza de «Guardián del centeno», reservada para el cierre del álbum. La banda parece moverse con mayor soltura en los medios tiempos, que proporcionan un excelente marco para desarrollar melodías al tiempo que esquivan cualquier atisbo de letargo. La energía de «Ola imperfecta» o el inesperado groove presente en temas como «Voces» terminan de redondear la personalidad sonora del disco. Sin embargo, «Imperio de sal» es uno de los temas más interesantes, desde una primera estrofa poblada por enérgicos acordes y ritmos de timbales que no tarda en dar paso a un explosivo estribillo en el que incluso llegamos a escuchar una trompeta. No obstante, este álbum se caracteriza principalmente por unas guitarras eléctricas que corren con la mayor parte del trabajo melódico y armónico y en el que la instrumentación adicional se ciñe a la realización de pequeñas tareas de soporte. Este carácter mayoritariamente orgánico del debut de Soyla lo dota de gran interés, distinguiéndolo de otras propuestas en las que los sintetizadores de apoyo llegan a proyectar una alargada sombra sobre los propios músicos. La producción de Manuel Colmenero (Vetusta Morla, Nena Daconte) se deja sentir de esta manera, potenciando el sonido de un grupo tan eminentemente guitarrero como Soyla sin edulcorarlo más de lo necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.