Lanzadera #40: El decálogo pop de Sienna

Lanzadera #40: El decálogo pop de Sienna

Este año Sienna ha lanzado su segundo disco de estudio, Tiempos de impacto, con diez canciones para recuperar la fe en el pop del futuro.

Sin apenas una darse cuenta, la escucha de Tiempos de impacto (autoeditado, 2020) de Sienna sorprende con una realidad que pocas veces se menciona: el pop puede ser reivindicativo. Y quizás estemos en un momento en el que la banalidad que siempre se ha achacado al género musical más popular esté perdiendo fuelle ante una mutación en su naturaleza: la posibilidad de usar esa facilidad de encaje melódico en el oyente en favor del tirón de orejas, del reprender a las actitudes. De toque de atención.

Sienna no utiliza la fuerza bruta para imponerse. Tampoco excede en sus gorgoritos aunque su técnica y posibilidades vocales pudieran llevarle a un abismo tonal. No. Modula la voz a su gusto, se recrea en ciertas palabras y paladea ciertas frases. La sonoridad fue hecha para que se hiciera notable y el valenciano, como cantante notable que también es, se sirve de su mejor instrumento para mostrarnos lo que él quiere. La banalidad de los encuentros fugaces. El rumbo social en el que deriva el ser humano. La urgencia de los presentes y las memorias efímeras. Pasiones. Traiciones. Ficciones. Toxicidad. Todo ello se encuentra en Tiempos de impacto, su último álbum de estudio.

Sienna no pretende ser un nuevo trovador. No quiere ser el mensajero al que todos miren con desdén. Es elegante sin ser un crooner. Es crítico sin ser cantautor. No suena a impostor. Hace pop y está en el mundo. Y eso se demuestra en las diez canciones que conforman Tiempos de impacto. «Solo te noto a ti» utiliza la fórmula del hit: pegadiza, coreable y directa. Ofrece su versión más guitarrera, una faceta que prima más en este último disco. Las estructuras de sus canciones son clásicas del pop, su fraseo también. Pero su mensaje es actual. Como demuestra el primer tema, «Una presa que atacar», o «Anestesiados» (y su percusión que recuerda a unos primeros Arctic Monkeys) con sus épicos estribillos. Actual como su sonido, que combina a la perfección el pop español de los noventa de personajes como Manolo García y de los grupos rompefestivales como Viva Suecia con ejemplos como la pegadiza «Al pulmón y huesos». Sienna también muestra su lado más emotivo en canciones como «La cabeza y el juicio» o «El destello», canciones que funcionan como el robo de una página de su diario personal. O nos hace partícipes de sus libertades artísticas con «La ley de atracción», un verso libre que añade tintes rock a su naturaleza pop. Podemos decir sin despeinarnos que Sienna es el animal pop que necesitamos en esta nueva década.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable segundopremio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.