Arista Fiera muestra sus colores

Arista Fiera muestra sus colores

Volvemos la vista hacia el verano pasado para recuperar Cromatismo doméstico, tercer trabajo del trío granadino Arista Fiera.

Con motivo de la publicación de su primer álbum la formación de Arista Fiera se ha visto reducida de quinteto a trío y la banda ahora está compuesta por lo que podríamos denominar su núcleo duro: Isabel Galván (voz y teclado), Juan Ortega (bajo) y Gorka Gamarra (guitarra). No obstante, la instrumentación empleada por los granadinos no ha variado y las baterías acústicas y las intrincadas urdimbres de guitarras eléctricas continúan siendo partes destacadas de su sonido en este tercer capítulo de su discografía, que llega tras el mini-LP Simetría par (autoeditado, 2017) y el excelente EP Mi defensa personal (El Genio Equivocado, 2019).

En Cromatismo doméstico (El Genio Equivocado, 2020) el grupo ha repetido en el estudio Grabaciones Sumergidas, confiando nuevamente en el trabajo como productor de Juan Antonio Mateos. Sin embargo, el resultado no es tan continuista con Mi defensa personal como cabría esperar, con la pianística «Interludio» haciendo las veces de ecuador que divide el álbum en dos partes de desigual peso. El primero de estos bloques de cinco canciones cuenta con los cuatro sencillos que adelantaron el álbum, con una «Multitudes» que completa el conjunto formado por «No estás», «Tu familia», «El breve romance» y «Victoria». Tras el mencionado interludio instrumental Arista Fiera regresa a terrenos conocidos con «Walden», gracias a las texturas sintéticas y a un insistente ostinato de guitarra que se resuelve a través de un liberador estribillo que hace escasas concesiones al pop. Así mismo, la energía de «Decir que no» continúa proporcionando un asidero al oyente conocedor del trabajo previo de la banda.

Sin embargo, en esta segunda mitad del álbum Arista Fiera también muestra interés en recorrer nuevos parajes sonoros, como dan a entender la querencia pianística de «Cada vez que intento explicarlo» o las tendencias más convencionalmente pop presentes en una «Algo nuestro» que por momentos llega a recordar a The Cardigans. Por otra parte, los fraseos de sintetizador de carácter seudooriental de «Tiempo vivido» evocan la new wave en un marco más cercano al chill-out, cerrando un álbum que cuenta con mayor variedad sonora de la que esperaba encontrar e incluso adolece de cierta dispersión estilística. El carácter de los sencillos incluidos en la primera parte del disco —especialmente las estupendas «No estás» y «Tu familia»— mantiene bastante de la esencia original de la banda, al tiempo que las canciones de lo que podríamos llamar su cara B muestran un talante que no llega a resultar experimental, aunque sí explorador. La propensión al dream pop más preciosista ha reemplazado en buena parte al ruidismo shoegaze de la banda, ofreciendo un resultado de escucha más accesible sin que ello suponga la alienación de los seguidores del grupo, quienes probablemente se sientan como en casa durante la escucha de estas nuevas canciones.

Cromatismo doméstico está a la venta en formato de disco de vinilo, además de estar disponible en los servicios de streaming acostumbrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad