La austeridad de Nunca Nada

La austeridad de Nunca Nada

La prolífica escena oscura valenciana continúa en permanente ebullición, como muestra Discordia, el álbum de debut de Nunca Nada.

Cuatro años después de la disolución de Antiguo Régimen, el lado más oscuro del underground musical parece continuar gozando de buena salud gracias a los esfuerzos de una pequeña red de discográficas y salas de conciertos, por no mencionar las propias bandas. Entre las más recientes de estas últimas podemos encontrar a Nunca Nada, un nuevo proyecto surgido de las cenizas de Antiguo Régimen y formado por Joni (guitarra) y Malilla (batería), completando el trío con Miguel (bajo), teclista de los también valencianos Tercer Sol. El primer fruto de esta nueva proyecto ha sido nada menos que Discordia (BFE Records/Flexidiscos, 2021), un álbum surgido de las circunstancias vividas durante el último año. Ante la práctica imposibilidad de tocar en directo, cuando el grupo pudo reanudar sus ensayos optó por grabar sus canciones en formato de larga de duración como probable ejercicio de supervivencia hasta la llegada de tiempos mejores.

Al igual que el último trabajo de Antiguo Régimen, Discordia ha sido grabado por Pablo Peiró en el Sountess Studio y parece animado por una filosofía similar en la que la crudeza y la urgencia desempeñan un papel destacado, con las canciones cobrando vida principalmente a partir de primeras tomas en las que ni siquiera las guitarras han sido dobladas. La banda cita entre sus referentes a los esperables The Chameleons junto con Wire, aunque entre estos ecos del post-punk anglosajón resuenen también propuestas más cercanas, como Décima Víctima o incluso los coetáneos —y casi paisanos— Futuro Terror. Las principales diferencias con Antiguo Régimen son marcadas por el aspecto vocal, desprovisto de la languidez presente en la banda madre y dotado de un talante ciertamente punk y que en ocasiones recuerda al David Tibet más iracundo. Lejos de tratarse de una colección de sencillos, Discordia funciona mejor al ser entendido como un conjunto en el que podemos destacar algunas de sus canciones, como las epónimas «Nunca Nada» y «Discordia», sin olvidar una «Ayer» con la que su cara B comienza espléndidamente, animándonos a escuchar una segunda parte del disco que en nada desmerece a lo expuesto en su cara A.

Discordia está disponible en formato de disco de vinilo de doce pulgadas y en un buen número de servicios de streaming.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad