Ángel Calvo y los Trenes de Larga Distancia publican Siglo XXI

Ángel Calvo y los Trenes de Larga Distancia publican Siglo XXI

Escuchamos Siglo XXI, el nuevo LP de los murcianos Ángel Calvo y los Trenes de Larga Distancia publicado por Murmullo Records.

Ángel Calvo y los Trenes de Larga Distancia están de estreno. Tras varios adelantos en estos pasados meses, por fin ve la luz Siglo XXI (Murmullo Records, 2021), un disco magnífico, necesario, lleno de melodías y de letras, de canciones que tienen algo que contar, que nos muestran el mundo interior del autor, sus preocupaciones, inquietudes, miedos y una visión mundo desde el prisma de un millennial desencantado, que tal vez aprecie la belleza en otras cosas alejados de la música urbana. Historias que pasan entre estribillos descaradamente pop, de batería, bajo y crudas guitarras sin ser estridentes, donde el protagonismo siempre lo tiene la canción.

Hablando de desencanto, el disco —editado en formato de doce pulgadas y digital— se abre con una solemne «Siglo XXI», que da título al álbum y que podría ser perfectamente la canción del año. Un grito de guerra pop, donde reivindica su amor por la música como refugio de todas las cosas que asedian este siglo en una ciudad cualquiera de nuestro país, pongamos Murcia (la ultraderecha, la música urbana, anglicismos…). Una canción que se resuelve con un estribillo magistral con la conclusión de que «Puede que sea mejor saber quien soy y ser quien soy».

También es sobresaliente su último sencillo hasta la fecha, se titula «Anticiclón» y vuelve a ser un estribillo demoledor, otra canción de pop costumbrista y embaucadora. Una canción en la que destaca la sencillez, un acertado coro femenino y con un punto de acidez que habla de derrota y comprimidos de 10 mg.  En una línea de pop rápido, desenfadado e idealizando el amor están «Lo que queramos» y «A-30», otras canciones que prometen ser muy importantes en sus conciertos con estribillos muy coreables.

Sin embargo, el álbum también tiene otros sabores, algunos más baladísticos, con canciones lentas como «La narrativa de la última bala» en la que nos cuenta una breve historia de amor de una forma muy cotidiana y emotiva. En esa línea va también «Luz de Murcia entre tú y yo», inspirada en una música de Nacho Vegas, una balada de desamor que nos acerca incluso a esa España de los setenta. También es sorprendente «Carriles» en los que con ritmos sureños nos cuenta cosas de la provincia de Murcia.

Habrá que esperar a ver qué tal funciona este álbum, pero tiene todo para que con un poco de apoyo pueda ser uno de los discos del año y, a buen seguro, uno de los artistas que más veremos en carteles de festivales en los próximos años. Una dosis de savia nueva y de gente joven revisando la vieja fórmula del pop, demostrando que sigue funcionando cuando, en vez de complicarnos la vida, contamos de una manera sencilla y fácil de entender las cosas que nos pasan con el único objetivo de ahuyentar nuestros fantasmas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: segundopremio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a piensasolutions que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad