Lanzadera #42: Entrevista a The Tyets

Lanzadera #42: Entrevista a The Tyets

Charlamos con Xevi y Oriol, o lo que es lo mismo, The Tyets, y nos cuentan sobre su primer disco —El pipeig—, los conciertos de la «nueva normalidad» y su proyecto como productores.

¿Cómo nació The Tyets?
Oriol: Fue como lo recibió el público. Fue algo gradual. Todo empezó en nuestra ciudad, en Mataró, y de pronto en un día ya lo reventó bastante.
Xevi: Hicimos una canción para las Fiestas Mayores y se hizo el boom en la ciudad, entonces fue como «hostia, esto mola tío», el recibimiento estuvo guay. Luego yo me fui a México y pensamos «vamos a estar muy lejos durante medio año, ¿qué hacemos? ¿paramos o seguimos?». Decidimos seguir, y como hoy en día con un ordenador y un micro ya puedes hacerlo todo en tu casa, el primer EP lo grabamos a distancia y fue súper sencillo. Ahí nació todo, y cuando volví empezamos con «la casa que no té piscina» y ya para arriba.

¿Con qué tres palabras definiríais El pipeig [Luup Records, 2020]?
Oriol: Atrevido.
Xevi: Random/ecléctico, es muy variado.
Oriol: Algo gracioso.

En El pipeig os hemos escuchado cantar en varios idiomas. ¿La elección de mezclarlos es algo que sale natural mientras componéis o es buscado?
Xavi: Es natural, en el registro de idiomas que podemos hablar/chapurrear, depende del tipo de beat o el rollo que vaya a pillar la canción, naturalmente te sale. Aunque no tengas ni puta idea de hablar en italiano, si te nace ya vas a intentar tirarle en italiano. Yo hablo un poco inglés, le tiro en inglés, luego obviamente al castellano y el catalán, que es nuestra lengua principal. Pero es natural, pues aquí en inglés, aquí un trozo en catalán, aquí en castellano, y al final acabas haciendo un mix que es lo que es The Tyets.

Definís vuestro estilo como trapetón, una fusión entre el trap y el reguetón, pero habéis demostrado que The Tyets es más que eso, ¿vais a abandonarlo?
Oriol: No vamos a cambiar el trapetón porque ha gustado y la gente se ha quedado con esa palabra…
Xevi: Se sienten identificados.
Oriol: Pero sí que es verdad que empezamos con esa ola de «somos traperos», y al final nos hemos dado cuenta de que es un tipo de música más y podemos tener nuestra vida normal de músicos, no tenemos porqué fardar, ni el estilo nos lleva a hablar de lo que se habla normalmente en el trap o el reguetón.
Xevi: No vamos a hablar de drogas y putas cuando realmente en nuestra vida no hay ni drogas ni putas. Entonces hablamos del plan de hamaking que me monto con mis colegas. Rompemos con el status quo de lo que habla todo el mundo. Es atrevido, pero si a la gente le gusta, ¿por qué no seguir?

Además, este tipo de letras es lo que os hace conectar con el público, son situaciones con las que se pueden identificar fácilmente…
Oriol: En el disco se presenta una escena de «estamos yendo hacia el bar y vemos que la cola de la disco está a petar», pues nos vamos a tomar un cubata en otro lado.
Xevi: Es el day to day.

Es algo que ha pasado mucho con «Txarango al Canet Rock», es una canción que ha logrado empatizar con el público y nos ha dado nostalgia colectiva de no habernos pasado el verano en los festivales ni en las fiestas mayores, ¿es una canción pre o post confinamiento?
Oriol: Fue durante la pandemia. Teníamos una base fresquita del rollo, y cuando te ha salido una base así ya sabes para donde tienes que tirar la letra, aunque en ese momento no pensamos «vamos a hacer una canción para revivir los momentos que no podremos tener», porque no sabíamos que no habría conciertos ni nada.
Xevi: Fue más el hacer empatizar al público y para nosotros ponerle punto y final a una etapa adolescente, y ya es punto y aparte. Tenemos ya 22 años y nos viene la década de los 20 a los 30 que va a ser distinta, pero es bonito el mensaje.
Oriol: La colabo con La Fúmiga salió al cabo del tiempo, queríamos darle otro extra a esta canción y teníamos una idea de unas trompetas al final de la canción…
Xevi: Que son los pitos de Txarango.
Oriol: No se sabe mucho porque es una canción poco conocida de Txarango, pero las trompetas del final son suyas.
Xevi: La referencia no es decir una frase suya si no, literal, copiarles los pitos.

Lo de referenciar a otros artistas es algo muy vuestro también, ¿qué más hay oculto en el disco?
Xevi: En el disco lo ves muy claro si los conoces. Aminé, que es un trapero estadounidense muy bueno que nos flipa, le hemos puesto una referencia ultra clara de un hit suyo en un tema, pero como mucha gente seguro no lo conoce no va a saberlo. Pero están en todos los temas, en todos los temas hay muchísimas referencias, unas más escondidas y otras más claras.

«Bebesita», el primer single de El pipeig, ya era una canción que hemos podido escuchar en directo este verano. ¿Siempre supisteis que iba a estar dentro del disco o decidisteis incluirá después del gran recibimiento que tuvo entre el público?
Oriol: Era algo que ya estaba decidido que iba a ir.
Xevi: De hecho, íbamos a sacar primero «Txarango al Canet Rock» y luego «Bebesita», pero por temas logísticos, al final vimos que «Bebesita» estaba preparada para salir antes y le hicimos el cambiazo.
Oriol: Lo que no queríamos en el disco era hacer un recopilatorio de singles que ya hubiésemos sacado antes.
Xevi: Por ejemplo «Hamaking» ya no pintaba nada en el disco…
Oriol: Hasta mi madre se pensaba que el disco eran canciones de todo lo que habíamos sacado agrupado en un disco y alguna más, pero no, es todo nuevo y es algo que teníamos bastante claro. Si hacíamos un disco era…
Xevi: Para generar música nueva.

Habladme un poco del tracklist de El pipeig. ¿Habéis seguido algún tipo de patrón a la hora de elegir el orden de las nueve canciones?
Xevi: Lo que intentamos buscar es, al ser temas tan distintos de estilos entre sí, hay algunos que se parecen más entre ellos pero divergen mucho de otras canciones. Es una fluctuación entre moods, entre estados de ánimo. Las canciones más trap happy van juntas, pero luego te empalma con algo más cañero, después relaja un poco. Si lo escuchas de arriba a abajo, es dinámico, pasas por distintos estados de ánimo, por distintos estilos, pero está bien encajado, es como un engranaje.
Oriol: Hemos intentado poner la canción que es más chill, intentarla ligar con una canción más happy antes para introducirla un poco…
Xevi: El tema que estás escuchando te introduce al siguiente.

El lanzamiento de vuestro primer disco no es la única novedad que tenéis, ya que formáis parte del sello Sacramento, ¿cómo es la experiencia de ser curator y fichar a nuevos talentos?
Oriol: Sacramento es una propuesta que salió durante el confinamiento y nos lo propusieron desde Luup. Es un subsello de género urbano donde nosotros, con Bounties y Kids from Mars hacemos de «cazatalentos».
Xevi: Una versión catalana de Cactus Jack, el sello de Travis Scott.
Oriol: Hemos estado desde el confinamiento buscando grupos y propuestas muy nuevas, algo que le viésemos futuro pero que no estuviera muy desarrollado y es un sello para dar cabida a todos los grupos que normalmente no tienen este apoyo, porque la música urbana es algo donde cada uno se lo monta como puede…
Xevi: Es algo relativamente nuevo aquí… Es algo para gente que no tiene los suficientes recursos para poder promocionarse, tener un mánager o lo que sea, pero tiene talento, que pueda trabajar a gusto y bien y que haga lo que quiere. Que es algo que nosotros hemos vivido en este año y medio que estamos con Luup, nunca nos han prohibido hacer nada, nos aconsejan, pero la decisión es nuestra. Y para un artista que está empezando en la música urbana, que cada movida es distinta, que tengan un espacio libre.

También habéis montado vuestro propio estudio, La Kate Studio. ¿Qué tal la experiencia como productores?
Oriol: Estamos aquí gozándolo. Era un garaje antes.
Xevi: Era un local vacío, había sido una mini fábrica textil aquí en Mataró, y después se quedó vacío y entramos nosotros y era un local donde hacíamos música. Y poco a poco, con el dinero que teníamos ahorrado de The Tyets, ha ido íntegramente a construir esto. Porque nos gusta producir para nosotros y para otra gente, y porque la situación está un poco jodida ahora, y fue un poco encontrar una alternativa donde podamos trabajar regularmente sin miedo a que la covid nos joda conciertos.
Oriol: Ahora tenemos esto que estamos habilitando para hacer grabaciones de otros artistas…
Xevi: Aún no está abierto, estamos en proceso, faltan cuatro cosas.
Oriol: Tenemos un par de proyectos internacionales que estamos desarrollando…
Xevi: Estuvimos trabajando en un proyecto en México hace un mes y el 6 de diciembre iremos a Beirut a hacer otro proyecto allí. Normalmente cuando hacemos estos viajes producimos dos o tres canciones.
Oriol: Lo que nos gusta de La Kate es que es como otro mundo, tenemos todo el knowledge que hemos aprendido haciendo nuestra música, que es urbana, pero la oportunidad de poder trabajar con otro artista es otro rollo completamente diferente.
Xevi: Con otros productores también.
Oriol: Es otro mundo y, no tienes más libertad, pero mola poder tocar otros estilos y poder formarte en la música.
Xevi: Y ahora esperando para abrir y hacer proyectos a saco.

Aunque la covid os ha trastocado los planes, seguís haciendo cosas, y este verano habéis podido hacer algunos bolos demostrando que la cultura es segura. ¿Cómo ha sido esta experiencia de cambio de formato?
Xevi: Primero de todo tenemos que decir que nos consideramos unos afortunados por haber tenido entre septiembre y octubre quince conciertos, tal y como está el panorama, y el cambio de formato, al principio fue muy raro, me sentía muy muy raro en el escenario: no ves la reacción facial de la gente, si están sonriendo, no ves nada… es un poco frustrante como artista. Cuando vas haciendo conciertos te das cuenta que lo que prima es el feedback, hablar con el público, interactuar con ellos… ya en la recta final de conciertos era sobre todo esto, entre canciones interactuar mucho con el público, hacer preguntas, juegos… buscar el dinamismo que de por si, estar sentado no te da.
Oriol: También nos acostumbramos, del primer concierto al último… nosotros teníamos claro que teníamos que ir a tope, y sentados o no nuestra música es lo que es y tenemos que defenderla como sabemos. Pero es raro.
Xevi: La primera vez es muy raro.
Oriol: A los tres conciertos ya sabíamos de qué iba la cosa y supimos manejar la situación.
Xevi: Al final te manejas bien y haces un buen concierto.

¿Cómo enfocáis los conciertos de presentación de El pipeig? ¿Cambiará el formato con los bolos de verano?
Oriol: Teníamos que presentarlo en noviembre en El Clap, aquí en Mataró y se ha ido al garete. La gira del año que viene está, estamos trabajando para enfocarla en formato semibanda, vamos a añadirle instrumentos.
Xevi: Un upgrade de espectáculo. En vez de ser tres vamos a ser cuatro sobre el escenario.
Oriol: Se añaden instrumentos reales…
Xevi: Está pensado para un concierto sin covid pero obviamente sabiendo que posiblemente la gira se va a empezar y hasta mediados, o entera, que se haga en silla. Ahora tenemos pensado seguir produciendo en La Kate, echarle muchas horas y en febrero sacar nuevos temas. Ahora nos tomamos un respiro de nosotros y empezamos a componer para otra gente, y ya veremos de cara a febrero si podemos sacar algo. De hecho, lo vamos a sacar.
Oriol: Seguro.
Xevi: Y poco a poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable segundopremio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  piensasolutions.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. ver
Privacidad